xalapa
18
Search
Domingo, 26 de Enero de 2020
  • :
  • :

Expediente 2019: Lo peor de la vida

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

14 de diciembre de 2019

Lo peor de la vida es terminar el año en medio del desencanto social. Y más peor, que ninguna lucecita alumbre el largo y extenso túnel de la desesperanza. Y más peor, en un camino kilométrico cargando una cruz más pesada. Y con el tiroteo de los fariseos encima.

Por ejemplo, como sucede en Veracruz:

La inseguridad, la incertidumbre, la zozobra y la impunidad.

El desempleo, el subempleo y los salarios de hambre.

La pésima calidad educativa de todo el sistema pedagógico.

La más pésima calidad de salud pública.

Y con la pesadilla de una dinastía política en el poder sexenal en el triunfalismo, soberbios y mesiánicos, seguros, los pobrecitos, de que ellos son unos ángeles de la pureza y todos sus antecesores, sin excepción, unos pillos y ladrones.

Y como ocurre hoy, con un ejército de chairos y “Siervos de la nación” glorificando a sus jefes encumbrados en el poder como el último caso de la senadora Gloria Sánchez “tirando su espada” por el secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, y lanzándose contra los conservadores y neoliberales “a tiro por viaje”.

Y más peor entre lo peor, desde el anonimato de las redes sociales, tuiters y facebooks, anexos y conexos, destrozando vidas y honras ajenas.

6 de los 8 millones de habitantes de Veracruz, aseguran el INEGI y el CONEVAL, en la miseria y la pobreza.

Y en la miseria, donde la dignidad humana suele perderse a cambio de llevar el itacate y la torta a casa, tiempo cuando la vida de cada jefe de familia está atrapada y sin salida en el peor abismo social, al grado de que solo el suicidio pareciera la única solución desesperada.

78 gobernadores han ocupado y usufructuado la silla embrujada del palacio de Xalapa. Y el único legado histórico que dejaron, todos juntos, sin excepción, es un Veracruz, pródigo en recursos naturales, y al mismo tiempo, jodido.

LOS POLÍTICOS SE GLORIFICAN ELLOS SOLITOS

Por vez primera, aquí, entre nosotros, la desaparición forzada, aquella derivada de la alianza sórdida y siniestra de los políticos, los jefes policiacos, los policías y los carteles y cartelitos.

Por vez primera en su historia, Veracruz en el primer lugar nacional en secuestros y feminicidios.

Por vez primera, Veracruz, campeón nacional en la producción y exportación de trabajadoras sexuales, mujeres subastando su cuerpo para garantizar el pan y la tortilla en casa.

Y como siempre, el triunfalismo de la elite política en turno glorificándose a sí mismo.

Por eso, el terrible y creciente desencanto social de norte a sur y de este a oeste en un Veracruz donde, y entre otras cositas emanadas de la caja de Pandora, de donde salen todos los males del mundo, familias en el éxodo buscando la tierra prometida porque aquí hay un tiradero de cadáveres que paraliza el corazón y perturba cada amanecer.

Y decenas, cientos, miles quizá de comercios, negocios y changarros porque la extorsión de los malandros resulta inverosímil, y más, mucho más insólita la impunidad.

Y decenas, cientos de niños huérfanos y de mujeres y hombres viudos y de padres ancianos a la deriva social porque el jefe de familia ha sido asesinado.

Y por vez primera, mujeres secuestradas, desaparecidas, quizá ultrajadas, asesinadas, cercenadas, decapitadas y arrojados sus cadáveres en la vía pública y en los ríos para escurrir aguas abajo y cadáveres colgando de los puentes y cabezas humanas colocadas en las mesas de bares y antros para sembrar y multiplicar el terror y el horror, la angustia y el pánico, el miedo y la zozobra.

Por eso, el año por terminar en la desesperanza, diga lo que diga, declare lo que declare, festine lo que festine el gobierno de Veracruz.

Simple y llanamente, es la realidad inevitable, impostergable, inocultable.

GOLPES DE PECHO

Se dirá que el país está igual que Veracruz.

Y cierto, cierto, cierto.

Pero allá que cada gobernador se encargue de su entidad federativa. Porque aquí, entre nosotros, todos los días se vive y padece el infierno.

Y en medio de las llamas tragando vidas, la autoridad ha caído en el principio de Peter.

No pueden. Están rebasadas. Los malandros se adueñaron de la agenda pública.

Y aun cuando el infierno comenzó con Javier Duarte en el mes de diciembre del año 2010, hace un año, hace doce meses, inició el tiempo de la izquierda en el palacio de Xalapa. Y la izquierda sigue dándose “golpe de pechos”, prometiendo lo imposible, jurando y perjurando en la declaración mediática que “el índice de violencia y estamos contentos, muy contentos” y que en los feminicidios “ahí la llevamos”.

Y desde luego, más allá de que pocos, excepcionales ciudadanos les creerán, la población electoral se pitorrea del mundo rosáceo creado y recreado por el reino de Cuitlalandia.

Y si inculpan a sus antecesores, sus antecesores han sido juzgados por la historia y allá ellos en su tiempo porque hoy el destino social está en manos de MORENA.

Y en un año, los Morenistas han llevado a la población que los eligió al desencanto.

Y en caída libre al barranco más profundo de la desesperanza social es quedarse atrapado en “el viaje al abismo” que así denominaba el escritor William Styron el viaje a la depresión, allí donde una mañana a las 6 horas al despertar, Ernest Hemingway se levantó y se fue derecho, derechito a su sala de armas, tomó una escopeta y se pegó un tiro en la boca.

Nadie, claro, pensaría que en el desencanto un ciudadano pudiera suicidarse, pero vivir con la desesperanza es como una muerte en vida.

Lo peor es que el ajuste de cuentas se expresa en las urnas a la hora de elegir presidentes municipales y diputados locales y federales.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *