xalapa
18
Search
Viernes, 19 de Abril de 2019
  • :
  • :

Expediente 2019: Pasiones desbocadas

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

26 de marzo de 2019

Nada encarna más los alcances vertiginosos de la república amorosa en Veracruz como el trascendido pleito a muerte entre el presidente municipal y la síndica de Coatzacoalcos.

Primero, fue interno. Con bajo perfil. Pero conforme ha transcurrido el cuatrienio llegó a la cancha pública, y ahora, expuesto sin rodeos, con firmeza, por la síndica en la cancha mediática a través de un desplegado.

Despiadado. Inclemente. Brutal. Lleno de crudeza. Una realidad avasallante descarrilando por completo la Cartilla Moral y la Cuarta Transformación y los principios y los valores y la autoridad moral de cada uno.

Bien escribió Morris West en “El arlequín” de que los grandes imperios y emporios se destruyen desde adentro.

Fue, y por ejemplo, el caso del PRI. Y del PAN. Y del PRD, entre otros tantos partidos políticos.

En la carta abierta del 21 de marzo, publicada quizá en homenaje a Benito Juárez, la síndica Yazmín Martínez Irigoyen retrata “al pie de la letra” al presidente municipal, Víctor Manuel Carranza Rosaldo.

Los siguientes enunciados, premisas universales y adjetivos calificativos:

Uno. Antes que nada, la síndica se declara con “una trayectoria intachable y una conducta incorruptible” en la vida pública.

Entonces, denuncia al edil de “amenazas, despojo de facultades y usurpación de funciones”… para obstaculizar sus funciones constitucionales.

Dos. “Fui despojada de mis facultades legales por parte del presidente municipal, sin tener la fundamentación y motivación legal alguna”.

Tres. La orden del alcalde a su gabinete en implicarla “en actos de organización criminal, situación que pone en riesgo la vida de mi persona, hijos y familia”.

Cuatro. El alcalde “ha falsificado documentos como lo son Actas de Cabildo y Actas de Donaciones… que se encuentran debidamente bajo custodia del secretario del Ayuntamiento”.

Cinco. La solicitud del alcalde a la Comisión de Honor y Justicia del comité ejecutivo de MORENA “solicitando mi expulsión así como la pérdida de mis derechos políticos”.

Seis. La síndica ha denunciado “desvíos de recursos destinados a obras públicas y contratos, que son asignados en forma directa a personas y amistades del presidente municipal, secretario, tesorero y coordinador jurídico del Ayuntamiento”.

Y siete: “Hago responsable, dice la síndica, de cualquier atentado físico en mi contra y de mi familia al presidente municipal, secretario, tesorero y coordinador jurídico municipal”.

¡Qué bonita familia en Veracruz!

¡Los históricos ajustes de cuenta de las tribus y hordas del PRI, PAN y PRD, en su máxima dimensión!

El burdo pleito por el poder político con la ambición y la codicia por delante, pues en todo caso, un Ayuntamiento solo dura 4 años y en 4 años, caray, el más canijo belicismo, troglodita, pasiones desbocadas, insólito por tratarse de la república amorosa, los señores que llegaron al poder predicando la buena nueva de un país, un Veracruz, un municipio lleno de honestidad y ética.

NADIE ESTABLECE LA MESURA

Por un lado, el pleito atroz por el poder público entre el alcalde y la síndica.

Por el otro, la falta de mesura, prudencia y frialdad política y humana de los dos.

Por el otro, la sórdida pelea, cierto, por el poder, pero también por el billete fácil, los negocios por los simples negocios, igual, igualito que en el tiempo priista y panista.

Y por el otro, sin que nadie ni los casi treinta diputados locales de MORENA llamando con firmeza a la cordura ni tampoco el gobierno de Veracruz, conciliando en nombre del buen gobierno, pero más, mucho más, en nombre del presidente de la república.

Ha de recordarse que el pleito empezó en casa y ahora está en la cancha pública, y al paso que van, solo falta, como advierte la síndica, que se atraviese un atentado físico en contra de los funcionarios públicos, pero también de sus familias.

Simple y llanamente, porque la guerra entre las partes ha crecido en tierra fértil, imparable, desbocada, descarrilada, sin que ningún jefe restablezca el buen entendimiento.

Y si alguien por ahí dijera que así se expresan el alcalde y la síndica porque hay libertad, pobrecitos con un argumento que cae por su propio peso.

El pleito ya es viejo y las elites de la izquierda lo han dejado crecer, quizá, porque les conviene para que un tercero salga beneficiado.

Pero con todo, una cosita es la denuncia mediática… que ya expuso en desplegado en el Diario de Xalapa.

Otra, la denuncia penal en la Fiscalía por el presunto desvío de recursos.

Otra, la denuncia legislativa en la Comisión de Vigilancia del Congreso.

Y otra, la denuncia fiscal en el ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, por los presuntos trastupijes denunciados por la síndica.

RÍO REVUELTO

Varias tribus han estado desde galería mirando los toros en el coso.

Una. La tribu del gobernador y “El dos del palacio”.

Dos. La tribu de los diputados locales, Amado Cruz Malpica, Mónica Robles Barajas y Gonzalo Guízar Valladares.

Tres. La tribu de la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

Cuatro. La tribu de la cúspide política de MORENA.

Cinco. La tribu de la Comisión de Vigilancia de la LXV Legislatura, integrada en los mandos superiores por gente de MORENA.

Seis. La tribu del diputado presidente de la Junta de Coordinación Política, JUCOPO.

Todos, la mayoría, dejando crecer que el alcalde y la síndica se exhiban en sus presuntos abusos y excesos del poder por encima de los graves pendientes sociales de Coatzacoalcos.

Pero más aún, por encima de los principios y valores que tanto predica el presidente de la república.

Así, ha de recordarse, empezó la caída del PRI, cuando desde adentro permitieron la corrupción pública y cuando las hordas, las elites y las cúpulas se despedazaban entre sí para adueñarse del poder absoluto y total, el poder total y absoluto que corrompe de manera absoluta, como todo indica, y según el desplegado de la síndica, se está dando en Coatzacoalcos.

Y, bueno, si hay tantas tribus en la contemplación mística, entonces, algunas están o estarán soñando, esperando y deseando beneficiarse “ante el río revuelto”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *