xalapa
18
Search
Jueves, 27 de Junio de 2019
  • :
  • :

Expediente 2019: Veracruz, estremecido

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez

25 de febrero de 2019

En menos de 48 horas, dos sismos estremecieron a Veracruz. Sismo legislativo y político, el fracaso para destituir al Fiscal. Sismo policiaco, político y social, la rebelión indígena en Soledad Atzompa, en el corazón de la sierra de Zongolica. Seis presuntos secuestradores linchados. Tres automóviles, incendiados. Una barricada de los vecinos encorajinados a la entrada del pueblo, igual, digamos, que las barricadas de los estudiantes en París, Checoslovaquia, Estados Unidos y México en 1968.
Pueblo ardido. Haciéndose justicia por su propia mano. Triple fracaso. Fracaso de la secretaría de Seguridad Pública. Fracaso del Fiscal. Fracaso del secretario General de Gobierno, responsable de la política-política.
En el fondo, el gran fracaso de Cuitlalandia. La falta, claro, de operadores políticos expertos, capaces y hábiles para la negociación y los acuerdos, experimentados, fogueados en el campo de batalla, zorros, conocedores de la naturaleza humana, talones de Aquiles de los adversarios, opositores y enemigos para saber pactar.
El arte político de anticiparse a los hechos como el famoso topo de Carlos Marx que emergía a la superficie para olfatear los vientos sociales y si las circunstancias eran desfavorables se hundía de nuevo para seguir cabildeando desde el sótano del poder.
Una cosita es la frivolidad. El sabadaba. El fifí. El salsero. La tuitorreadea, creyendo que con las redes sociales, los facebook, el whatsapp y con los twitters, basta y sobra para tener contenta y satisfecha a la población.
Al momento, el descrédito del gobierno de Veracruz.
Los desaciertos se acumulan como si tiraran gasolina al incendio caminante.
Los casos de Atzompa y el Fiscal tienen antecedentes. Entre otros, los siguientes:
Actopan, con los siete vecinos vejados en sus derechos humanos por la Fuerza Civil.
Límites de Isla y Rodríguez Clara. La emboscada de migrantes de Guatemala. Una mujer asesinada. 4 heridos. Entre ellos, un menor.
Veracruz. El migrante hondureño asesinado que con su esposa pedían limosna en las calles y avenidas.
Las mujeres secuestradas y asesinadas porque sus familias carecían de liquidez. Los Naranjos, por ejemplo.
La esposa del empresario de Coatzacoalcos, secuestrada frente a su casa luego de dejar a sus hijos en la escuela, decapitada.
Coatzacoalcos, con una sublevación ciudadana sin precedente y que ha tocado las puertas de la ONU.
Orizaba, con la marcha ciudadana contra el feminicidio.
Mariano Escobedo, con las mantas anunciando que ladrón que detenga… será linchado.
Nueve presidentas municipales integradas en un frente, entre otras cositas, para protegerse de la ola de violencia.
La ciudad de Veracruz, con el fraccionamiento Geo Los Pinos advirtiendo que a ladrón que detenga le cortarán las manos.
Soledad Atzompa, el decibel más alto de la rebelión ciudadana. Luego de que seis supuestos malandros fueron linchados y carbonizados, una barricada para vigilar la entrada y salida de personas al pueblo.
“Ahogado el niño”, la secretaría de Seguridad Pública envió policías…, ya para qué.

“EL ESTADO SOY YO”

La doctora Pola lo dice así: caso cerrado. Caso cerrado, por ahora, del Fiscal. Jorge Wínckler ganó la batalla en la LXV Legislatura. Los juicios políticos fueron declarados improcedentes. Y ante la falta de votos, gran fracaso de la bancada de MORENA, ni hablar, el asunto archivado.
El par de juicios políticos, desechados.
En la primera votación del viernes 22 de febrero, MORENA alcanzó 29 votos y le faltaron cinco para sentar al Fiscal en el banquillo de los acusados.
En la segunda votación, MORENA logró treinta votos y le faltan cuatro.
El Fiscal lo celebró asegurando que se trató de un respeto al Estado de Derecho, a la Constitución y a la autonomía de los órganos del Estado.
Un día antes lo dijo cuando fue humillado durante 90 minutos en Coatzacoalcos, prohibido su acceso a la Zona Naval en junta para la Construcción de la Paz:
El bloqueo no es contra mí, sino contra la institución… que representa.
Casi casi, el Estado soy yo que pronunciara a los 19 años de edad Luis XIV.
Por lo pronto, quizá, un compás de espera que en la vida pública esperar es una forma de hacer política.
Ya se verá en los hechos si el gobernador y el secretario General de Gobierno, tan obsesionado con la destitución del Fiscal, cambian de actitud y se recrudecerán en contra.
O gobiernan como ha de ser.
Simple y llanamente, Jorge Wínckler Ortiz les ganó la batalla.
Ahora, su despacho jurídico aumentará clientela.
Con sus abogados asesores, llevó el juicio penal más importante de su vida, el suyo.
Su plus aumenta, se multiplica, se dispara.
Los operadores políticos de Cuitlalandia (el secretario General de Gobierno, el más encendido, “y su pelele”, el diputado Juan Javier Gómez Cazarín), fallaron. Llegaron a su principio de Peter. Manifestaron su incapacidad. Todo el aparato gubernamental les fue insuficiente.

“EL PUEBLO MANDA Y YO OBEDEZCO”

Soledad Atzompa es un pueblo efervescente. Luego del linchamiento, el mismo presidente municipal lo reconoció. Es el pueblo, dijo. El pueblo manda y yo obedezco. El lema del subcomandante Marcos, ahora Galeano. El lema de AMLO. El lema de Carlos Marx. El lema de Lenin y León Trotsky. El lema de Pancho Villa.
En el duartazgo, de los trece pueblos de la montaña negra de Zongolica, Atzompa fue el más encendido.
Caminatas de Zongolica a Xalapa.
Marchas de indígenas y campesinas con su alcalde al frente, detenidos por decenas, cientos de policías de Arturo Bermúdez Zurita, secretario de Seguridad Pública, en Fortín.
Javier Duarte enviando al secretario General de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón, para negociar, y al mismo tiempo, rebasado.
Duarte, obligado a trasladarse a Fortín para firmar acuerdos siempre incumplidos. “Tomaduras de pelo”.
Y luego de un ratito, Atzompa volvió a rebelarse, igual, igualito cuando en el sexenio de Agustín Acosta Lagunes, el TINAM, Todos los Pueblos de Zongolica están Unidos, descalabraron la tarea de gobernar dado el menosprecio y el desdén oficial.
Pero, ni hablar, el secretario General de Gobierno, toda su vida en Baja California, y el secretario de Seguridad Pública, el policía que llegó del norte del país.
Atzompa, igual que otros pueblos indígenas, han de tener un microscopio permanente del gobierno de Veracruz, pues de lo contrario, defienden con todo su legítimo derecho a vivir con dignidad.
En Atzompa, la sublevación fue, ha sido y seguirá para vivir en paz, el legítimo sueño de todos en el mundo.

DESIGNIO BÍBLICO

De acuerdo con el designio bíblico, el Waterloo de Cuitlalandia se ha cumplido.
Miguel Ángel Yunes Linares. El nepotismo lo descarriló.
Javier Duarte. La corrupción hundió su sexenio.
Fidel Herrera Beltrán. La rebelión de los Zetas presos en el penal de Pacho Viejo, motín a bordo, lo paralizó.
Miguel Alemán Velasco. Los 29 muertos en el mercado Hidalgo de la ciudad de Veracruz lo evidenciaron. “No soy bombero” para estar ahí.
Patricio Chirinos Calero. El linchamiento y quemazón de un hombre en Tatahuicapan, amarrado a un árbol, prendido fuego, por una población ardida por una chica violada.
Agustín Acosta Lagunes. La Sonora Matancera, los carteles de ahora.
Rafael Hernández Ochoa. Dos Waterloos en su sexenio. El primero, el asesinato de siete campesinos en un poblado de Martínez de la Torre ordenado por unos latifundistas, familia de Teziutlán, Puebla, y que originó que el presidente Luis Echeverría Álvarez le dejara de contestar el teléfono rojo durante tres meses.
Y el segundo, el asesinato de indígenas en el pueblo de Tehuipango, sierra de Zongolica, por varios pistoleros que a caballo entraron al pueblo disparando a diestra y siniestra, sin ton ni son.
Casi tres meses después de tomar posesión, Cuitlalandia ha tenido dos derrotas, dos fracasos, dos evidencias en menos de 48 horas.
Una, el fracasado operativo para destituir al Fiscal.
Y dos, el linchamiento en Soledad Atzompa.
Par de sismos políticos y sociales en Veracruz que desdibujan y desacreditan a AMLO, el presidente, y a MORENA.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *