xalapa
18
Search
Lunes, 23 de Setiembre de 2019
  • :
  • :

Expediente 2106: Héctor Yunes, puntero

LUIS_VELAZQUEZHéctor Yunes Landa, el Yunes rojo, precandidato tricolor a la mini/gubernatura, ha endurecido el discurso. Y por tanto, su postura.

Antes, por ejemplo, juraba y perjuraba ante los mortales y ante Dios que encarcelaría a los políticos “pillos y ladrones”, pero en términos generales.

Ahora, ha puesto nombre y apellido a las cosas.

En Xalapa, el día de la bandera, Enrique Peña Nieto en Iguala, Javier Duarte en Gobernación, dijo lo siguiente:

“Veracruz tiene una enfermedad con dos tumores: Miguel Ángel Yunes Linares y Javier Duarte”.

En el caso del Yunes azul, para que “haga público su 3 de 3″, por aquello, amplió en el boletín, de “su fortuna inocultable”.

Y en el caso de Duarte, “para que aclare el destino de los 35 mil 421 millones de pesos que la Federación (es decir, el peñismo) envió a Veracruz”.

A primera vista podrá decirse, en la filosofía duartiana, que el rafagueo se debe al “tiempo electoral”.

Pero al mismo tiempo, hay una realidad insoslayable: en tiempo electoral, y siempre, la población quiere sangre en el coliseo, y a unos políticos en la cárcel.

El Yunes rojo camina, pues, con firmeza. Quizá, envalentonado…por la siguiente razón:

A principio de semana le entregaron una copia de la última encuesta aplicada por la secretaría de Gobernación y está así:

PRI, con el Yunes rojo; el 33.32 por ciento de la tendencia del voto de norte a sur y de este a oeste de Veracruz.

PAN y PRD, con el Yunes azul, el 26 por ciento.

MORENA, con Cuitláhuac García, el 14 por ciento.

Movimiento Ciudadano, con Armando Méndez, el 4 por ciento.

PT, sin candidato aún, el 2 por ciento.

Partido Encuentro Social, con Alejandro “El Pipo” Vázquez Cuevas, el 1.40 por ciento.

Población que está indecisa al momento: el 20 por ciento.

Tal cual, sin mencionar el partido político, siguiendo la premisa solo del nombre y el apellido, el resultado de la encuesta es el siguiente:

Héctor Yunes Landa: 34 por ciento.

Miguel Ángel Yunes Linares: el 29.72 por ciento.

Cuitláhuac García: 8 por ciento.

Juan Bueno Torio: 2.35 por ciento.

En la encuesta de la SEGOB federal incluyeron una preguntita sobre la carga negativa que los aspirantes arrastran.

Yunes Linares: 37 por ciento.

Yunes Landa: 17 por ciento.

El Yunes rojo tiene razones de peso para endurecer su discurso.

 

“OJALÁ JAVIER DUARTE PISARA LA CÁRCEL”

 

Apenas el fin de semana, el Yunes rojo arremetió de nuevo contra la corrupción política en Veracruz, que por cierto es una constante de los 7 aspirantes al trono imperial y faraónico del palacio de Xalapa.

Fue la primera vez en la precampaña que señaló sin rodeos ni ambages a Javier Duarte. Si es necesario, dijo, encarcelar a Duarte, será encarcelado.

Claro, al momento, ni Jaime “El bronco” Rodríguez ha enviado tras las rejas a su antecesor en la gubernatura de Nuevo León, Rodrigo Medina, ni tampoco Claudia Pavlovich al panista Guillermo Padrés en Sonora, cuando, y por ejemplo, el Yunes azul ha sostenido que 4 meses le serán suficientes para encarcelar a Duarte y a uno que otro duartista.

Pero el Yunes rojo ha puesto en la pasarela el nombre de Duarte, con lo que repuntará más en la encuesta, pues igual que Duarte Héctor es priista, y aun cuando nunca Héctor fue candidato de Duarte, la fama pública de la corrupción es insostenible.

Ahora sólo falta que si el Yunes rojo habla de la inseguridad se lance a la yugular de Arturo Bermúdez Zurita y si habla de la impunidad pronuncie el nombre de Luis Ángel Bravo Contreras y si habla del desorden administrativo y el caos financiero endilgue el nombre de Antonio Gómez Pelegrín y si habla de los trastupijes en la obra pública diga el nombre de Tomás Ruiz González y sus antecesores, y así, de manera sucesiva.

Y es que la inconformidad social en contra del duartismo rebasa todo protocolo partidista, incluso, hasta la hipotética cortesía política.

El mismo Yunes rojo lo dice de la siguiente manera:

El pueblo de Veracruz exige “se aplique correctamente la rendición de cuentas”.

Es más, ya lo pidió Manlio Fabio Beltrones, presidente del CEN del PRI.

Y si lo pidió (noticia de 8 columnas en La Jornada México) se debe a que tiene órdenes superiores, de igual manera como también el Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, cuando, primero, denunció las millonarias irregularidades, y segundo, cuando en la entrevista con Joaquín López-Dóriga dijo que “ojalá Javier Duarte pisara la cárcel”.

 

LA FAMILIA, DESCOBIJÁNDOSE ENTRE SÍ

 

La hermandad consanguínea entre los Yunes rojo y el azul quedará muy lastimada hacia el final de la campaña electoral, pero aún ocurriría el mismo desenlace entre las parejas que  pelean y la reconciliación es más intensa y febril.

Por lo pronto, los Yunes rojos y azul siguen bombardeándose, y Héctor ha recordado en el discurso y el boletín que su primo hermano tiene un trío de denuncias penales, una de ellas, interpuesta por los diputados federales de Javier Duarte.

En la Procuraduría General de la república, PGR, y en la Fiscalía de Veracruz.

Y la tercera, en la PGR “por uso de recursos de procedencia ilícita” que le habrían permitido, como dice el Yunes rojo, tener una mansión, un yate y propiedades en el extranjero.

La familia, descobijándose entre sí.

Sólo falta que las esposas y los hijos y los hermanos entren al ruedo.

Todo, por manejar los cien mil millones de pesos de presupuesto anual del gobierno de Veracruz, más los negocios lícitos e ilícitos, más el diezmo y el doble diezmo, más el tráfico de influencias en el altiplano, y en algunos casos, más las barbies y las reinis que siempre aparecen y tienen descarrilado a Javier Duarte.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *