xalapa
22
Search
Jueves, 29 de Junio de 2017
  • :
  • :

Expediente 2017: Los ricos también roban…

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
09 de mayo de 2017

En la administración del Acuario de Veracruz están a punto de un infarto. Y si el duartazgo alcanzó la fama nacional de que “metían las manos” a la ubre presupuestal, todo indica que ningún organismo oficial, descentralizado, paraestatal, quedó fuera.
Así, y ahora cuando el ingeniero Baltazar Pazos de la Torre ha sido designado el nuevo presidente, el olor de la cloaca lo estaría llevando a un trastupije cometido en tiempo de su antecesor, Anselmo Estandía, el alcalde de Boca del Río que prohibió la entrada al pueblo de los franeleros, los pedigüeños y los migrantes, el mismito que estuvo preso un día, con todo y rape de cabello.
De acuerdo con la ley, el cargo de presidente en el Acuario es honorario. Digamos, la más alta filantropía social.
Pero cuando hacia el mes de diciembre del año anterior la Yunicidad entró al palacio de Xalapa, en el Acuario les entraron las prisas y se amarraron para el futuro que venía.
Una de las operaciones fue firmar contratos de prestación de servicios profesionales por 150 mil pesos mensuales, más dos bonos anuales de trescientos mil pesos y cuyo beneficiario sería, o fue, ni más ni menos, que Anselmo Estandía.
El tejemaneje fue operado a través del gerente del Acuario y signado como una especie de asesoría a cargo de Estandía para, digamos, y entre cosas, que si el sucesor deseaba comprar pingüinos en el otro extremo del mundo, Estandía lo orientara, tan experto que es.
Pero, además, la asesoría duraría cinco años, es decir, los dos de la Yunicidad, más tres años del próximo gobernador que iniciará en el mes de diciembre del año 2018.
Lo peor es que ahora cuando el equipo del nuevo presidente ha empezado a revisar las cuentitas y los papelitos y los contratos descubrieron, por ejemplo, que cuando Estandía despachaba en la presidencia honoraria también cobraba los mismos honorarios anuales por “prestación de servicios profesionales”.
Todavía así el PRI de Renato Alarcón y de la delegada del CEN, Lorena Martínez, ofrecieron a la señora Teresa Malpica de Estandía la candidatura a la presidencia municipal de Boca del Río.
¡Cosas veredes, mi querido Cid!

LOS ENTUERTOS VAN APARECIENDO

De acuerdo con la ley, el anterior operativo contable se llama simulación, y por tanto, un delito. Un delito para denunciarse en la Fiscalía, porque se trata, además, de dinero público.
Y más, por lo siguiente:
El biólogo del Acuario, cuyo trabajo es garantiza la vida de los animales en exhibición, sólo percibe quince mil pesos al mes.
Más todavía: el Acuario le paga al dueño de los pingüinos… por tenerlos en exposición, cuando, caray, ha de ser al revés.
Todavía más: están apareciendo contratos de mantenimiento con empresas de limpieza por 700 mil mensuales y que de igual manera como las empresas fantasmas de Javier Duarte, nadie conoce.
Más aún: hacia finales del año anterior, Anselmo Estandía y su gerente estaban listos para solicitar un préstamo de trece millones de pesos y de pronto, ajá, marcha atrás, se ignora si, por ejemplo, porque Javier Duarte ya andaba escondido en Guatemala y era inminente la detención de varios duartistas.
Ahora, claro, y antes de iniciar su nueva presidencia, pues fue el presidente fundador con Dante Delgado Rannauro de gobernador, Baltazar Pazos de la Torre ha de iniciar, mínimo, una auditoría.
Y por lo pronto, cabildear lo suficiente para que los contratos de prestación de servicio profesional de Anselmo Estandía… sean rescindidos, pues la ciencia jurídica enseña que todo mal ha de cortarse de raíz.
Y ni modo de por tratarse de un bien público, entre empresarios se encubran.
“Soy tu amigo” decía aquel, “pero más amigo soy de la verdad”.
Y más por lo siguiente: según la ley de Responsabilidades de Funcionarios Públicos, si el sucesor calla los ilícitos del anterior se vuelve cómplice y hasta incide en un delito.

LA PUNTA DEL ICEBERG

El Acuario fue fundado por Dante Delgado, al mismo tiempo que creara la plaza comercial de Boca del Río y el paso a desnivel en la avenida Adolfo Ruiz Cortines, allí donde, por cierto, los malandros tiraran 36 cadáveres en el duartazgo en la víspera del congreso nacional de procuradores de Justicia y de presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia del país.
El Acuario y la primera plaza comercial iniciaron el repunte del turismo en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, con tanta intensidad que desde entonces ninguna otra obra pública ha sido erigida, aun cuando de paso arrasó por completo con el Veracruz histórico, en el zócalo jarocho.
Bienes públicos, entonces, para que con todo y presidencia honoraria, la piñata del Acuario haya sido ordeñada.
La punta del iceberg apenas, apenitas, la están moviendo. Sólo falta descubrir por ahí un nuevo trastupije de Javier Duarte y que nunca se dieron en el Acuario cuando Baltazar Pazos y Marcelino Fernández fueron los titulares, ellos sí con una presidencia honoraria.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *