xalapa
22
Search
Martes, 19 de Junio de 2018
  • :
  • :

Fallece el escultor mexiquense Fernando Cano

Fernando cano

 

Ayer dejó de existir el artista mexiquense que hizo de la figura humana femenina una poesía de fuego y metal.

Nacido en el pueblo de El Oro, Estado de México el 29 de mayo de 1939, Fernando Cano fue un creador incansable que abordó con un estilo particular la técnica del hierro forjado, principalmente en piezas gran formato o monumentales

Desde la infancia tuvo un acercamiento con las bellas artes. Su padre, Juan Cano Huitrón trabajó la pintura y escultura, siendo contemporáneo del paisajista José María Velasco.

Por cuestiones familiares a una corta edad se trasladó a vivir a la Ciudad de México, donde se desarrolla en diferentes oficios y a la par estudió en la tradicional escuela de artes La Esmeralda.

Fernando cano

A la par de otras actividades, Cano logra instalar un taller de forja con otros colegas escultores y, posteriormente, viaja a países como Francia y España, además de la ciudad de Nueva York para realizar investigaciones de obra plástica.

Poco a poco se abre camino para dedicarse al arte escultórico.

Tiempo más tarde finca su residencia en la ciudad de Toluca donde se desarrolla con plenitud, destacando además su labor docente enseñando dibujo y la técnica del hierro forjado en instituciones emblemáticas como la Escuela de Bellas Artes de Toluca.

Asimismo, llevó por casi 30 años su tradicional taller de hierro forjado en el Calvario, donde trabajó hasta su fallecimiento, en donde aportó y compartió sus conocimientos con las nuevas generaciones.

Fernando Cano, a lo largo de su vida, se hizo acreedor a muchas distinciones, entre ellas, fue galardonado por dos ocasiones por el gobierno del Estado de México: en 1992, recibió la presea al mérito docente “León Guzmán” y en 2005, la Presea en la categoría de Artes y Letras “Sor Juana Inés de la Cruz”, por su trayectoria y gran talento; por sus aportaciones en el arte y en la cultura mexiquense.

El pueblo que le vio nacer lo nombró hijo predilecto y designó una plazoleta en su honor, allá en el año 2011. Sus obras emblemáticas se encuentran en los jardines de la Universidad Autónoma del Estado de México, institución que le otorgó el doctorado honoris causa el 10 de diciembre de 2013 y que además instituyó la Galería Universitaria “Fernando Cano” en el edificio histórico de Rectoría.

 

Fernando cano

 

Fue un artista incomparable y un extraordinario ser humano, las puertas de su casa siempre las abrió para recibir y compartir su afecto inconmensurable.

Le sobreviven su esposa la arquitecta Marthel Cano y sus hijos Fernando Iván y Juan Ignacio Cano Sánchez.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *