xalapa
22
Search
Sabado, 23 de Junio de 2018
  • :
  • :

Fiebre privatizadora en Veracruz

  • El gobierno estatal ya obtuvo el visto bueno del Congreso para concesionar el Sistema de Agua y Saneamiento de Veracruz durante 30 años a una empresa extranjera

  • En la lista negra, las Comisiones Municipales de Agua y Saneamiento de Xalapa, Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos

  • Los hoteles Xalapa y Chachalacas, el mismo Instituto de Pensiones y la Policía Auxiliar y Bancaria, en la lista negra

 

LUIS_VELAZQUEZDesde que el gobierno de Javier Duarte desapareció 16 organismos, entre ellos, Maquinaria de Veracruz, MAVER, para tapar los trastupijes de su antecesor, Fidel Herrera, fue dado el aviso de que rodarían más cabezas en la estructura gubernamental, que ahora se ha develado como una ola privatizadora que camina de norte a sur y de este a oeste del territorio jarocho.

Y en todos los casos para seguir tapando más ilícitos que, incluso, han llevado al país a uno de los primeros lugares de corrupción política en el mundo según la encuesta anual de Latinobarómetro.

Por ejemplo, en el Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano, SAS, que engloba a los municipios de Veracruz y Medellín (Boca del Río, con alcalde panista, se ha salido del Consejo de Administración para manejarse por la libre), todo está listo para que la dependencia, que capta unos 36 millones de pesos mensuales sea convertida en una asociación pública privada a través de una empresa mixta que usufructuará la concesión durante 30 años.

Incluso, una empresa de las 15 más poderosas en el mundo, la brasileña Odebrecht, la mismita que en Nanchital, en el sur de Veracruz, desarrolla el complejo industrial Etileno Siglo XXI con 17 mil trabajadores, por ahora, ha tocado las puertas del SAS para requerir información.

Y es que Odebrecht le quiere ganar la licitación internacional a las otras, entre ellas, y por ejemplo, las más poderosas: Aguas de Barcelona, protegida del exalcalde jarocho y diputado local José Ramón Gutiérrez; las francesas Suez, Chedemont y Vivendi, y la mexicana Ica, uno de los consorcios más pujantes de la república.

Claro, el negocio resulta jugoso a primera y segunda vista.

Por ejemplo, SAS tiene el monopolio del agua y, por tanto, ningún competidor en puerta.

Pero, además, capta un ingreso diario de un millón de pesos en los días más jodidos y un millón y medio de pesos, mínimo, en los mejores; ya ni los hoteles de cinco estrellas en Veracruz.

Y es que, bueno, SAS fue llevada a la quiebra porque los gobernantes priistas la convirtieron en una “caja chica” durante los tiempos electorales para financiar las campañas de candidatos a puestos de elección popular; también, para saciar la ambición inescrupulosa de uno que otro presidente municipal.

 

BLINDEN A PEPIN RUIZ ORDENARON MARLON RAMÍREZ Y PACO VALENCIA

 

Por ejemplo, según las versiones, los técnicos contables calculan que durante los tres años de José Ricardo Ruiz Carmona habrían sido desviados unos 150 millones de pesos por año; la misma cantidad durante el tiempo de la exdirectora Yolanda Gutiérrez Carlín.

Peor tantito, aseguran que un exalcalde tenía la costumbre de pedir cada semana, así nomás, hasta 700 mil pesos para “una emergencia política encargada por el jefe máximo”.

Por eso es que, incluso, cuando la oposición se fue encima de Ruiz Carmona, blindado como subsecretario de Desarrollo Social de donde acaba de ser despedido, el subsecretario de Gobierno, Marlon Ramírez, y el director de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, CAEV, el perredista Francisco Valencia, ordenaron al director José Aniceto Tello Allende que diera seguimiento a las auditorías, de tal forma que “fuera como fuera” Pepín Ruiz quedara declarado un ángel de la pureza.

Y ni hablar, por alguna razón esotérica, Pepe Tello se doblegó.

Así, con 45 de los 50 diputados locales dispuestos a seguir levantando el dedo semejante cuando aprobaron fast track la mini gubernatura de dos años, la Fiscalía General por nueve años, la reelección de diputados y alcaldes, síndicos y regidores por cuatro periodos consecutivos y el crédito de 5 mil millones de pesos, el gobierno de Veracruz alista el terreno para seguir privatizando y/o concesionando por 30 años otras dependencias.

Por lo pronto, hacia va allá la tendencia para privatizar el CMAS de Xalapa.

Pero, además, el ORFIS, Órgano de Fiscalización Especial, ha sugerido al Instituto de Pensiones que de un vez vayan poniendo “las barbas a remojar” para vender los hoteles Xalapa y Chachalacas, que fueran construidos durante el sexenio de Rafael Hernández Ochoa, 1974/1980, el padre putativo de Fidel Herrera, para avenir recursos frescos a la dependencia.

Y recursos frescos al IPE, ahora cuando en el país, y en el resto del mundo, los sistemas de seguridad social se han ido al pique porque cada vez más es la población jubilada que la en activo.

Más aún, cuando como ahora el gobierno de Veracruz adeuda un aproximado de 4,500 millones de pesos al IPE.

 

FIEBRE PRIVATIZADORA DEL DUARTISMO

 

Pero, además, y como parte de tal fiebre privatizadora, el diputado local, el petista Fidel Robles, expuso en la pasarela mediática que los sistemas de agua potable de Xalapa, Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos también deben concesionarse por 30 años, lo que resulta jugoso y redituable para cualquier empresa.

Incluso, también se habla de que la Policía Auxiliar y Bancaria, IPAX, figura en la lista de paraestatales que será privatizada, siendo tronada porque un montón de políticos contrataron sus servicios para sus residencias y nunca, jamás, han pagado la cuota correspondiente.

Claro, en la mayor parte de los casos se trataría de una licitación internacional, y más ahora cuando el presidente Enrique Peña Nieto está abriendo la inversión privada, hasta de Petróleos Mexicanos con los recursos naturales, a empresas transnacionales.

Y, bueno, semanas anteriores, en una visita a México el vicepresidente de la Bolivia de Evo Morales advirtió al continente latinoamericano que vender y/o concesionar la riqueza natural a compañías extranjeras significa un riesgo económico y financiero, que lleva a una esclavitud política y social.

SAS, del puerto jarocho, es la primera señal de la ola privatizadora del duartismo, todo, para estar a tono con el peñismo.

Pero además, y en unos casos, para tapar los trastupijes políticos.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *