xalapa
22
Search
Martes, 22 de Agosto de 2017
  • :
  • :

Gasoducto, el trazo hacia la devastación

Foto: Fabián Delgado

Foto: Fabián Delgado

Don Juan ha vivido durante 45 años a unos metros de la avenida 20 de Noviembre, una de las principales arterias donde será introducido un gasoducto, que servirá para abastecer a las industrias de dos empresas transnacionales: Nestlé y Coca Cola.

A sus 81 años, es jubilado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y teme que un ducto de gas natural quede en zonas urbanas de Emiliano Zapata, Xalapa y Coatepec. 

En su juventud, se preocupaba por hacer ejercicio, tener una dieta balanceada, evitar vicios como alcohol y cigarro, y siempre llevar el sustento diario y dotar tranquilidad a su esposa y sus tres hijas. 

Hoy, ese megaproyecto podría arrebatarle la seguridad a su familia y toda la población. 

Casi todos los días sintoniza su estación de radio preferida y escucha los noticiarios. De vez en vez, también ve las noticias en televisión abierta o privada. 

Está enterado de lo que declaran las autoridades sobre el gasoducto de la empresa Gas Natural del Noroeste S. A. de C. V. 

Aunque digan que se trata del método más seguro para el suministro de gas natural, sabe que mienten. 

“Estoy totalmente en contra de eso. Es un peligro para la gente, para todos los vecinos. Eso de que sea benéfico para los habitantes es mentira, es para beneficiar a unas cuantas empresas trasnacionales”. 

“NO QUEREMOS OTRO SAN JUANICO”

Recuerda que hace 33 años ocurrió una tragedia por fallas en los sistemas de almacenamiento de gas, en el Estado de México. 

Una serie de explosiones devastó a San Juan Ixhuatepec, en Tlalnepantla. Dejó un saldo de 498 muertos y cuatro mil 248 heridos.

El 19 de noviembre de 1984, dicho incidente cimbró al pueblo mejor conocido como San Juanico. 

La omisión por parte de las autoridades, quienes permitieron que las familias se asentaran a menos de 150 metros del gasoducto, despertó un infierno donde las llamas alcanzaron los 600 metros de altura, según reportaron medios de comunicación nacionales.

Don Juan, quien omitió su nombre completo por temor a represalias, reprueba que el gobierno permita el suministro y almacenamiento  de gas en zonas urbanas. 

Aunque el proyecto contempla compuertas cada determinada distancia para evitar una propagación del fuego en caso de un estallido, la gente se considera en riesgo. 

Sus vecinos también están en contra del proyecto para Xalapa y la región. Incluso, algunos han participado en las protestas que encabezaba el Movimiento Popular Independiente (MOPI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Cuando el Sol Azteca llegó al gobierno junto con el Partido Acción Nacional, cambió de posición. Pareciera que ahora el exdirigente del PRD y actual secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán, sólo obedece órdenes del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. 

En caso de que el proyecto se llevase a cabo en su totalidad, el pensionado y sus familiares buscarían alternativas para garantizar su seguridad. 

Tienen otra vivienda, pero en la Reserva Territorial de Xalapa, cerca de la carretera Xalapa-Veracruz, a la altura de la colonia Olmo, por donde pasará el gasoducto de Emiliano Zapata hacia la capital. 

En cualquiera de sus propiedades, el tubo de acero, de seis pulgadas, los arrincona. 

En mayo pasado, gente del colectivo Rescatemos Xalapa reveló que el trazo del gasoducto comenzaría desde Emiliano Zapata, Xalapa. Atravesaría Lázaro Cárdenas, 20 de Noviembre y Circuito Presidentes hasta llegar a Coatepec.

Y es que, ese mismo mes, en menos de diez minutos, el ayuntamiento de Xalapa aprobó el permiso de obra para la construcción de un gasoducto de 12 kilómetros. 

LA PARADOJA 

De manera paradójica, el gasoducto pasaría por las oficinas de la Secretaría de Protección Civil (PC), en Xalapa. 

De acuerdo con Emilio Rodríguez, integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas en Defensa Ambiental (Lavida), desde hace años la dependencia mencionada emitió un dictamen donde expuso que un ducto de esas características no era viable en zonas urbanas.

Sin embargo, en la actualidad considera lo contrario y está a favor de que la tubería atraviese las avenidas más transitadas de la capital del estado. 

El ambientalista ha analizado el proyecto para llevar a cabo la obra correspondiente. En él, se observa que el ducto pasaría por las oficinas de PC, instalaciones de algunas facultades de la Universidad Veracruzana (UV) y la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI). 

De allí, recorrería la carretera Xalapa-Coatepec hasta llegar a las industrias de Nestlé y Coca Cola, para abastecerlas de gas natural. 

“Como Asamblea Veracruzana hemos estado revisando el expediente, hemos encontrado bastantes cosas al respecto, que están de manera irregular”, narra el activista. 

Las mismas autoridades habían reconocido que algún imprevisto resultaría catastrófico si el gasoducto pasaba por zonas urbanas.

En gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares todo cambió. La empresa Gas Natural del Noroeste tiene luz verde para llevar a cabo los trabajos. 

INICIAN TRABAJOS 

Los trabajos iniciaron en el municipio de Emiliano Zapata, a unos 20 minutos de la capital veracruzana. 

El alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, tiene la intención de que la obra inicie y avance antes de que concluya su administración.

Y es que el presidente municipal  electo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Hipólito Rodríguez Herrero, ya se ha pronunciado en contra de los proyectos que ponen en riesgo a la población y el medio ambiente. 

El edil priista buscará garantizar la obra para que la siguiente administración no detenga el proyecto. 

“Es una obra que representa un impacto de interés comercial, concretamente en beneficio de la Coca Cola y la Nestlé, y restaurantes de la zona conurbada que tienen el acceso dentro de la Comisión Reguladora de Energía en la licencia de operación que se le dio a esta empresa (Gas Natural del Noroeste)”.

Los activistas han encabezado manifestaciones. Incluso, han recabado firmas para intentar detener los trabajos, pero no ha sido posible. 

Las autoridades, tanto estatales como municipales, han otorgado los permisos correspondientes. 

Hasta el exdiputado federal Uriel Flores Aguayo recabó firmas y las presentó al gobierno, pero no fueron tomadas en cuenta. 

OBRA AUTORITARIA 

Para Emilio Rodríguez, el problema más grave es que la población no fue consultada para la aprobación o desaprobación del proyecto. 

Se está llevando a cabo con autoritarismo, pues no existe ningún beneficio real para la ciudadanía. 

El año pasado, la obra fue detenida; sin embargo, los empresarios se basaron en lineamientos de la Reforma Energética para reactivar el proyecto. 

“Es preocupante porque un trazo de este tipo, que es pequeño, que es para un mercado muy local en la oligarquía xalapeña, con esta dada de baja y alta con la Reforma Energética, ellos logran que sea de interés nacional este trazo, aunque en los hechos no es así”.

La resistencia social podría ser la única salida para impedir que un gasoducto sea introducido demasiado cerca de las familias. 

FRACKING 

El proyecto para la introducción de un gasoducto contempla la aplicación del método de fracking (fracturación hidráulica) para la extracción del gas natural. 

El abogado Rafael Hernández Matías, vicepresidente del Observatorio y Contraloría Ciudadana del estado de Veracruz (OCCVER), promovió un amparo para frenar el megaproyecto mencionado. 

A su juicio, por congruencia ideológica, el gobierno mexicano debería rechazar la ejecución de megaproyectos, en caso de garantizar su permanencia en el Acuerdo de París. 

La construcción de presas hidroeléctricas, la minería a cielo abierto, el fracking y la introducción del gasoducto, representan un peligro a todas luces. 

El Acuerdo de París es un pacto dentro de la Convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del calentamiento global.

El acuerdo fue negociado durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático por los 195 países miembros, adoptado el 12 de diciembre de 2015 y abierto para firma el 22 de abril de 2016, para celebrar el Día de la Tierra.

“Es una contradicción y una clara violación al Acuerdo de París, el hecho de que en México se estén autorizando megaproyectos altamente nocivos, que contribuyen al calentamiento global y que dañan los ecosistemas, así como la forma de vida de la sociedad. Si México mantiene el Acuerdo de París debe evitar esto, el gasoducto y todos estos proyectos”. 

Y es que ambientalistas y activistas han denunciado los daños irreparables que los megaproyectos ocasionarían. 

“Y aunque el presidente Peña diga en un tuit de dos renglones que México sigue firme (en el Acuerdo de París), las acciones que se están realizando son contrarias. En vez de pensar en gasoductos se tendría que trabajar con universitarios y científicos mexicanos en un programa virtuoso para reducir la emisión de gases, lo cual además fomentaría el desarrollo económico del país”. 

MORENA, EN CONTRA 

Si el proyecto del gasoducto presenta inconsistencias y representa algún peligro para la población, Morena, partido que gobernará en Xalapa el próximo año, buscará echarlo abajo. 

El dirigente estatal de Morena, Manuel Huerta Ladrón de Guevara,  fue diputado federal y tuvo la oportunidad de debatir la propuesta. Ni siquiera se había realizado una consulta ciudadana. 

“Lo único que podría opinar es que también fui Director de Protección Civil y sé que la autoridad en cualquier momento si algo no está de acuerdo a la normatividad puede marcar una suspensión, inclusive puede haber algo que esté mal hecho y puede ordenar su retiro o derrumbe o lo que fuese la obra en cuestión”. 

El tema deberá ser retomado cuando inicie el proceso entrega-recepción de la administración municipal. 

“No se va a eximir nunca la responsabilidad legal a ninguna autoridad anterior, yo creo que los que hoy todavía gobiernan la ciudad capital deben de estar con mucho cuidado de las acciones que emprendan, sobre todo si no están fundamentadas en asuntos de carácter legal”. 

Cuando Huerta Ladrón de Guevara era legislador también se logró un punto de acuerdo para exigir al ayuntamiento de Xalapa y al gobierno del estado la realización de la consulta ciudadana. 

“Hasta donde estoy enterado, esto no ha ocurrido (consulta) y creo que en principio esto debe ser la posición de nuestras autoridades”. 

La mayoría de los militantes de Morena está en contra del proyecto y, por ello, cuando Hipólito Rodríguez sea alcalde, deberá analizarse a fondo. 

“Pero el partido, lo que exige, es que lo que se haga, sea conforme a la ley y en beneficio de los ciudadanos, yo creo que se requiere mucha información en la población y que debe hacer una consulta democrática, si esto se hace en el marco de la ley, debe actuar la autoridad, pero si no el Morena se va a oponer a que se instaure”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *