xalapa
22
Search
Sabado, 23 de Junio de 2018
  • :
  • :

Golpe de Tecla: ¿Quién Sigue?

Noe Zavaleta  (1 de 1)El número es frio y por demás escalofriante, en el actual sexenio de Javier Duarte de Ochoa (50 meses transcurridos, 22 por transcurrir) cada 136 días es asesinado un periodista en Veracruz. Es decir, cada 4 meses y medio, el gremio periodístico se encuentra de luto, asiste a entierros, ofrenda a sus colegas y difuntos en las plazas públicas del centro, norte, sur y costa de la entidad, para pasado unos días, semanas tal vez, regresar a su rutina del diario reportear, con más miedo, pero con menos compañeros.

En cada cuatrimestre, más 15 días, autoridades gubernamentales, de procuración de justicia, policíacas y demás, tienen que “tragarse” protestas, consignas, reproches y reclamos, porque al inicio del actual gobierno nos dijeron que vivíamos en un “Veracruz seguro” donde “no pasa nada”.

Con Moisés Sánchez Cerezo convertido en el onceavo periodista asesinado en la entidad –según corroboró el examen de ADN que práctico la Fiscalía General del Estado-, solo cabría preguntarse, en una estela de violencia, impunidad, negligencia y opacidad: ¿Quién sigue?.

Y el ¿Quién sigue?, multiplicarlo por diez por lo siguiente: Porqué al alcalde de Medellín, Omar Reyes le “estorbaba” el reportero de “La Unión” y le “alborataba el panal” y por eso lo mando a matar.

¿Quién sigue?, porque en los homicidios de Moisés Sánchez, en los de Miguel Ángel López Velasco y Misael López Solana y quien sabe ¿en cuántos más?,  hubo ex policías intermunicipales involucrados.

¿Quién sigue?, porque el Fiscal General del Estado (FGE), Luis Ángel Bravo Contreras admitió que el homicidio se cometió porque el reportero de “La Unión” incomodaba al alcalde panista de Medellín por “hacer uso de su derecho a la libertad de expresión”, y a raíz de ahí, sus asesores, su jefe de prensa, sus troles, boletinaron que “resuelve” la Fiscalía asesinato de Moisés Sánchez, como si en el “resolver”, como dato principal, no omitieran que hay 5 presuntos asesinos sueltos. Un ex policía que degolló, otro que lo “cercano” e “hizo cachitos”.

¿Quién sigue?, porque en el Congreso Local y en los bunkers partidistas, los del PRI (José Ramón Gutiérrez, Tonatiuh Pola y Alfredo Ferrari) y del PAN (Gustavo Madero, José de Jesús Mancha, Domingo Bahena, Sergio Vaca y Juan Bueno Torio), sus miembros ya nos dejaron en claro, que lo urgente y apremiante es, no la muerte de Moisés Sánchez, sino politizar el asunto: Los rojos para refundir en la cárcel al alcalde panista y desplomar el prestigio –si es que queda algo- de la oposición, y los azules de defender, si tienen, su moral y contener el auto de formal prisión del edil medillense.

¿Quién sigue?, porque la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (Ceapp) y esa misma comisión en el pleno Legislativo ya demostraron que son un elefante blanco.

¿Quién sigue?, porque en este sexenio, el gobernador, Javier Duarte ha minimizado cada uno de los reporteros caídos en un círculo no virtuoso de violencia e inseguridad: “Era taxista”, sobre Moisés, “tenía rencillas con los vecinos”, “el móvil fue el robo”, sobre Regina.

¿Quién sigue?, porque en las ejecuciones de Víctor Manuel Báez, Gabriel Huge, Guillermo Luna, Yolanda Ordaz y Esteban Rodríguez, la extinta Procuraduría General de Justicia (PGJE) sospechó de la delincuencia organizada, victimizó y criminalizó a los caídos, dio vista a la PGR, pero también dio vuelta a la página.

¿Quién sigue?, porque en cada uno de los medios donde un reportero fue asesinado o desaparecido, los dueños de periódicos y portales informativos alzaron la voz, un día, una semana, escasos los que protestaron un mes y días después, las portadas volvieron a ser las mismas de siempre.

¿Quién sigue?, porque desde el altiplano, en la sede de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam ya nos dijo que hay “verdades históricas”, “verdades legales” y “análisis lógico casuales” con los que la sociedad en el país tiene que aprender a vivir cuando hay desaparecidos y asesinados.

¿Quién sigue?, porque desde Los Pinos, el presidente, Enrique Peña ya pidió a los mexicanos –y por ende a los 8 millones de veracruzanos- que en estos momentos de la historia de México, donde hay pena, tragedia y dolor no “podemos quedarnos ahí”.

 

CONTRACRÓNICA 1

Gladis Rocío Martínez García es una niña humilde de la colonia Campo de Tiro  en la periferia de Xalapa, necesita una operación de corazón abierto, cuyo costo es de 500 mil pesos. Su familia pide apoyo a la sociedad en general. ¿Qué político, empresario, candidato, autoridad, alcalde o gobernador se apunta para apoyarla?

Aquí el link de su historia completa, realizada por Rosa Vázquez de Crónica de Xalapa: http://cronicadexalapa.com/nina-de-10-anos-necesita-medio-millon-de-pesos-para-seguir-viviendo/

Comentarios. E-mail: nzavaleta10@gmail.com Twitter. @zavaleta_noe

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *