xalapa
18
Search
Miércoles, 23 de Octubre de 2019
  • :
  • :

Hallan “narco entierro” en Coatzacoalcos

unnamed

FOTO: LIBERAL DEL SUR

POR IGNACIO CARVAJAL

“Juancho” es un obrero que hace unas horas hizo sus últimas oraciones, se arrepintió de todos sus pecados y errores de la vida. Estaba resignado. Varios sicarios lo tenían al bordo de una fosa clandestina que él mismo cavó, en un predio de la localidad de Barrillas.

Pero la oportuna llegada de las autoridades, como milagro, le regresó el aliento. Los sicarios se dieron a la fuga cuando notaron a la policía y Juancho, y su amigo, “Pedro” fueron rescatados de ser decapitados.

“Nos dijeron que le haríamos compañía a otros, que cuando menos había cien personas enterradas en donde nos iban a meter a nosotros, que ellos las habían matado”, dijo Juancho –el martes- a las autoridades, durante sus primeras declaraciones ante la Agencia Quinta del Ministerio Público de Coatzacoalcos. El mismo día, siguiendo esas pistas, peritos exhumaron a tres hombres decapitados en el predio donde rescataron a Juancho y a Pedro.

Las autoridades en Coatzacoalcos no han informado de manera oficial, pero un policía, a reserva de anonimato, dijo que “se extrajeron los cuerpos de tres hombres y no tenían cabeza, los encontraron semi-enterrados en las Barrillas”.

La fuente también dijo que antes de exhumar a los decapitados, tuvieron que presentarse a las cuatro de la madrugada del martes a una vivienda asentada sobre el derecho de vía, en la colonia Francisco Villa, ante el reporte del asesinato de los tres miembros de una familia.

Es decir, con seis víctimas producto de la operación de grupos criminales, es como inicia sus periodos para el sur de Veracruz el nuevo Fiscal, Luis Ángel Bravo Contreras.

Los dos obreros rescatados por las autoridades en Barrillas no pueden creer haber salido ilesos. Juancho es el que más lastimado, se muestra. Se encuentra declarando ante una secretaria en la Quinta Agencia del MP. Han pasado más de seis horas desde que fue devuelto a la vida y ahora trata de hilar ideas, recordar rostros o voces.

Un oficial le muestra una imagen: es sospechoso entrecano, de frente amplia y sonrisa distinguida. “No lo conozco, no sé quién es, no conocí a nadie en el lugar en donde me tuvieron. Todo el tiempo nos tuvieron con la cara tapada. Eran muchas voces”, cuenta.

“Me duele mucho el cuerpo, nos dieron de batazos y nos madrearon mucho”, relata el hombre que dice ser obrero del área petroquímica. Viste de negro, anda sucio, con restos de arena en el cuerpo y ropa. No trae zapatos, los delincuentes se los despojaron.

Pasan los minutos, las horas, el hombre no regresa en sí. Uno por la golpiza que recibió y otra porque ahora teme que regresen por él y lo devuelvan a la fosa que lo obligaron a cavar.

“Nos decían que allí había muchos muertos, más de 100, que les haríamos compañía seguramente”, relató en medio de gimoteos y dolores en el cuerpo.

El pecado de los dos supervivientes: haber reñido con un grupo de desconocidos durante su última parranda en un bar del puerto de Coatzacoalcos. El alcohol los hizo sentirse valientes, fanfarrones y desafiaron a las personas equivocadas. No los dejaron ni si quiera irse del bar, cuando ya los tenían abordo de unidades automotrices en donde los fueron golpeando hasta el cansancio antes de depositarlos en un arenal de Las Barrillas, donde fueron sometidos a más golpes y vejaciones.

El lugar en donde les libraron de la muerte, es una amplia zona de arena, médanos y playa, ubicada en la nueva zona de desarrollo inmobiliario de Coatzacoalcos, y que se ubica a unos 30 minutos de la zona centro y a unos 20 el aeropuerto de Cánticas

En los primeros trabajos de búsqueda, los peritos de la fiscalía veracruzana dieron con tres víctimas a las que se les cortó la cabeza. Estaban semienterrados entre los arenales, en pleno proceso de descomposición. Las personas rescatadas insistieron en las confesiones de sus captores antes de ser echados a correr por la policía: En ese sitio hay más de 100 víctimas y por eso este miércoles se retomarían los trabajos de búsqueda de más cuerpos.

En 2014 la Procuraduría General de la República (PGR) informó que en ocho años habían encontrado 400 fosas clandestinas de las cuales habían exhumado más de cuatro mil víctimas. En ese informe detallaron que Veracruz figuraba entre los estados con mayor número de entierros de este sitio, empleados por la delincuencia organizada para esconder sus ejecutados.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *