xalapa
22
Search
Jueves, 18 de Enero de 2018
  • :
  • :

José Antonio Meade, el priista versátil

MEADE2

 

 

José Antonio Meade es un superviviente. Al menos lo fue en 2012 durante el cambio de Gobierno de Felipe Calderón, del PAN, al de Enrique Peña Nieto, del PRI. Es poco común en México que un partido político conserve a sus oponentes en puestos clave de la Administración federal. Meade dejó entonces la Secretaría de Hacienda y, con el mandato del partido tricolor, saltó a Relaciones Exteriores. En cinco años, pasaría a través de dos carteras más hasta llegar nuevamente a Hacienda. Esta mañana ha dejado de ser miembro del gabinete por primera vez en siete años. Desde hoy trazará un camino para volver a Palacio Nacional en 2018. Ya no como colaborador de alguien más sino como presidente de la República.

Meade nació en la Ciudad de México en 1969. Los temas financieros han sido herencia por ambas partes de su familia. Su abuelo materno, José Kuribreña, fue abogado para Bancomer, el banco que posteriormente fue comprado por el español BBVA. Su padre, Dionisio Meade, también fue un funcionario especializado en organismos financieros en el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000). Esta influencia hizo que Meade entrara a estudiar Economía al Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Esa universidad funciona como semillero de la élite de los funcionarios públicos mexicanos. Allí fue donde conoció a Juana Cuevas, su esposa y madre de los tres hijos de la pareja. Cuevas es una pintora interesada en el arte popular mexicano. Posteriormente, José Antonio se fue al extranjero para estudiar un doctorado, también en Economía, en Yale.

Meade conoció, a su paso por el ITAM, a Luis Videgaray, el canciller de Peña Nieto y uno de los hombres más cercanos al presidente. Se dice que él, el hombre que fue repudiado por traer a Donald Trump a México, es el verdadero arquitecto de la candidatura presidencial de Meade. “Es una de las inteligencias más notables y deslumbrantes que he conocido”, dijo en agosto el encargado de Relaciones Exteriores.

Los primeros pasos de Meade como funcionario público se dieron en el Gobierno de Vicente Fox. El exgobernador de Guanajuato sacó al PRI de Los Pinos en el año 2000. Meade se encargó de sanear las finanzas de un banco estatal encargado de otorgar créditos a campesinos. La operación, que tendría un costo de más de dos mil millones de dólares, requirió una intensa negociación con los legisladores. Fue desde entonces que Meade comenzó a forjar la fama de hábil operador político siempre abierto al diálogo. Esto se le reconoce, sobre todo, por la oposición. Diputados y senadores de partidos de otros colores le han reconocido su disposición a oír a los otros y alcanzar acuerdos concretos.

En enero de 2011, Felipe Calderón lo hizo secretario de Energía. Meses después lo movió a Palacio Nacional, donde despacha el secretario de Hacienda. Con el regreso del PRI a Los Pinos Meade fue designado secretario de Relaciones Exteriores. Peña Nieto le agradeció este lunes su defensa a los mexicanos en ese puesto. En agosto de 2015, se convirtió en el operador de los programas sociales y en la cabeza de la lucha contra la pobreza desde la Secretaría de Desarrollo Social. En septiembre de 2016 Meade volvió a tomar las riendas de la economía mexicana, a la que deja con un discreto crecimiento entre el 1,8% y el 2,3%.

En agosto de 2017, el PRI comenzó a trazar el camino de Meade a Los Pinos. El partido retiró en su Asamblea Nacional los candados que evitaban postular a la presidencia a un simpatizante que no fuera militante. El gran beneficiado por la medida fue Meade, quien ha navegado durante 15 años las turbulentas aguas partidistas sin ser miembro de partido político alguno. Recientemente, un senador le preguntó durante una comparecencia bajo juramento por quién votó en las elecciones de 2012, cuando trabajaba para el panista Calderón. “Voté por el presidente Peña Nieto”, respondió. Meade dejó así las ambigüedades partidistas. Esta mañana el mandatario mexicano ha dado su respaldo a su exsecretario de Hacienda. “Muchas gracias, Pepe. Te deseo el mayor de los éxitos”, dijo. La campaña ha comenzado.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *