xalapa
18
Search
Sabado, 24 de Agosto de 2019
  • :
  • :

La Apenas Veracruzana

Seguridad, rotundo fracaso del gobierno priista

 

FOTO DAVID ARCOSEl Gobierno de la prosperidad ha sido incapaz de garantizar la seguridad de los veracruzanos. La operación de nuevas corporaciones policiales: un rotundo fracaso. El derroche de dinero ha sido incesante y los resultados nulos. La incidencia delictiva ha aumentado y el repudio de los ciudadanos hacia las autoridades también.

El 22 de octubre del año pasado, el gobernador priista Javier Duarte de Ochoa presumía en la Macroplaza del puerto jarocho a su corporación policial de última generación: la Fuerza Civil. Las expectativas del pueblo eran amplias, pues se hablaba de una agrupación realmente capacitada, sobre todo, en materia de inteligencia. Ahora la gente está molesta.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que encabeza Arturo Bermúdez Zurita ejerce cuatro mil millones de pesos al año; es la tercera dependencia estatal con mayor presupuesto, después de la Secretaría de Salud y de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV).

Sin embargo, los homicidios, los secuestros, los robos y los asaltos a mano armada continúan siendo el pan de cada día en el estado. La torpeza y la avaricia de los encargados de la seguridad pública siguen cobrando vidas. La Apenas Veracruzana, una ciudad segura hasta hace unos años, también ha padecido el problema.

La encuesta realizada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) sobre victimización arrojó que más del 80 por ciento de la población veracruzana se siente insegura.

Mientras tanto, el titular de la SSP compraba gorros navideños a los elementos de la Fuerza Civil para que se pasearan en las plazas comerciales e intentaran ganarse la confianza de los ciudadanos.

“Somos una sociedad atemorizada porque el estado no es capaz de darnos garantías. Los fondos federales para seguridad son utilizados para comprarles gorritos de venado a los policías para que anden en las plazas”, refutó el diputado local por el Partido del Trabajo (PT), Fidel Robles Guadarrama, al ser entrevistado en un restaurante de la Apenas Veracruzana.

De acuerdo con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Xalapa (CCEX), Juan Carlos Stivalet Collinot, han incrementado de manera acelerada los asaltos violentos.

Tan sólo en este mes, tres personas fueron asaltadas y asesinadas al retirar efectivo en cajeros automáticos. El 6 de febrero, el exfuncionario municipal de Coatepec, Alejandro Aguilar Vargas, fue sorprendido por unos ladrones, quienes le dispararon con un arma de fuego en la pierna izquierda y le robaron 34 mil pesos.

En la gasolinera de Las Trancas, un ciudadano ingresó a un cajero y, al salir, también fue asaltado de manera violenta; los ladrones dispararon al aire para que se detuviera y pudieran despojarle sus pertenencias.

El pasado lunes fueron asesinadas tres personas; el último de ellos fue Rafael Franzoni Hernández, quien fungía como presidente de la Asociación de Productores Lecheros de Veracruz y fue amagado por sujetos armados para despojarle el dinero que había retirado en un cajero automático.

Después de estos hechos violentos, la gente reaccionó en redes sociales: criticaron que no hay seguridad en el estado y mostraron fotografías donde los elementos de la Fuerza Civil pasan el rato, contemplando sus teléfonos inteligentes.

Los miembros de la Policía Montada hacen guardias en el parque Benito Juárez  de la Apenas Veracruzana, en lugar de vigilar las colonias marginadas, donde las patrullas de la Policía Estatal no pueden ingresar y donde los robos a casa-habitación y los asaltos también han aumentado.

El alcalde Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, adelantó que durante estos días quedarían instaladas diez videocámaras de vigilancia para reforzar las medidas de seguridad y tratar de inhibir la delincuencia.

Se trata de un equipo de alta tecnología, mismo que fue donado por la iniciativa privada y estaría directamente conectado al Centro Estatal de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4).

Las empresas privadas tienen que poner de su bolsillo para incrementar la vigilancia en la ciudad, pese al elevado presupuesto que maneja la Secretaría de Seguridad Pública.

A la fecha no se han aclarado las observaciones y recomendaciones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo a la SSP hace dos años; aún se desconoce el paradero de más de dos millones de pesos.

“Se le sigue echando dinero a un barril sin fondo que no da resultados. Nunca ha dado resultados ninguna medida que haya tomado la Secretaría de Seguridad Pública hasta ahorita, no son capaces de prevenir, ni de impedir, ni de aclarar ninguna situación”, repudia el petista.

Definitivamente, la solución no está “en las metralletas y en las macanas” o en tener más policías en las calles. Es necesario que el Gobierno del Estado atienda las principales necesidades de los ciudadanos: que haya empleo, salud, mejor educación y salarios más altos.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *