xalapa
22
Search
Viernes, 17 de Agosto de 2018
  • :
  • :

La comparsa de los imputados…

 

Foto: Carlos Hernández

Foto: Carlos Hernández

Por Noé Zavaleta/Crónica

Tres hileras de la Sala de Juicios Orales 2 son ocupadas por policías estatales de Veracruz acusados de desaparición forzada en tiempos del sexenio del priísta, Javier Duarte de Ochoa. En primera fila, en los capitanes de los imputados, el exsecretario de Seguridad Publica (SSP), Arturo Bermúdez Zurita, el exdirector de Reinserción Social, Óscar Tirado Sanchez y el exdirector de Fuerza Civil, Roberto González Meza.

Son 16 policías estatales y los tres mandos de SSP acusados de la desaparición forzada de 15 personas (sexo masculino todos ellos) y cuya audiencia inicial tuvo que ser suspendida por tres horas, pues los defensores de los oficiales se quejaron de que la orden de aprehensión y la carpeta de investigación no les fue girada con la antelación debida.

16 oficiales ataviados en el uniforme carcelario naranja, tres de blanco, porque las casacas en ese color ya no alcanzaron. Para este domingo, el penal de Pacho Viejo fácil podrá armar un partido de “Fútbol 7” y todavía tener a tres expolicías en la banca.

Hay diez reporteros adentro de la Sala de Juicios Orales 2, más de quince afuera, para presenciar por vez primera, el inicio del juicio, en donde 19 exelementos policiacos serán juzgados por desaparición forzada de 15 personas, en una entidad, en donde las cifras marcan más de 3 mil, 600 desaparecidos en la entidad -cientas de ellas forzadas- en el sexenio de Duarte.

“Delito muy grave”, han dicho los defensores de los imputados; “delito de lesa humanidad”, insiste, en plática, el Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz quien agrega que los imputados, de resultar culpables se podrían llevar hasta 90 años de prisión.

En la Sala de Juicios Orales 2, Bermúdez con fina chamarra naranja no pierde el temple, ni el buen humor, sonríe y suelta bromas con Meza Gonzalez y con Tirado Sanchez, solo Bermúdez y Tirado carcajean.

Los 16 policías lucen afligidos, unos desconcertados, otros, los menos con las cabezas cabizbajas. Afuera, sus familiares solo lloran, gritan a las cámaras que sus oficiales son “inocentes”.

Meza González está contrariado, se queja con la juez, Alma Leyda Sosa de que fue detenido con “lujo de violencia”, “sin mostrarle orden de aprehensión” cuando se encontraba en compañía de sus tres hijos -dos de ellos menores de edad- y su esposa, en el sitio turístico de Playa del Carmen, en el estado de Quintana Roo, el mismo lugar, donde su otrora jefe, Arturo Bermúdez -hoy compañero de desgracia- posee el hotel de lujo Artisan.

En las afueras de Pacho Viejo, el titular de FGE, Jorge Winckler se “pavonea”, camina por el cereso y sonríe a las cámaras, sabe que conforme pasen las horas será protagonista en los medios nacionales por la detención de casi 20 policías del duartismo acusados de desaparición forzada. Esa comparsa de los imputados que calmará un poco, solo un poco, la sed de justicia de los familiares de los miles de desaparecidos.

Ayer por la noche y hoy en la madrugada, la Fiscalía General del Estado (FGE) arrancó una redada de detenciones de policías estatales de Veracruz que serán juzgados por el delito de “desaparición forzada”.

El otro mando policiaco, clave en la gestión de Duarte, y hoy requerido por la FGE, es Nabor Nava Holguín, exsubsecretario de Seguridad Publica quien se encuentra en calidad de “desaparecido”, confiaron los abogados que llevan el caso de Roberto González.

Ayer por la noche, Policías Ministeriales catearon la casa de el exdirector de la Fuerza Civil en Veracruz y en un lujoso fraccionamiento de Xalapa, así como realizaron un interrogatorio a sus familiares quienes desconocieron su paradero.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *