xalapa
22
Search
Miércoles, 21 de Febrero de 2018
  • :
  • :

La crónica de hoy

ALEJANDRO HERNÁNDEZNingunea Segob a Américo Zúñiga

Durante varios días de la semana pasada la Plaza Lerdo, la sufrida, vapuleada, vejada y pisoteada Plaza Lerdo, estuvo convertida en un tianguis. Los puestos, incluso, impidieron que los visitantes, y los propios xalapeños, pudieran ver los ornatos que con motivo de las fiestas de fin de año ahí se ponen.
Y aunque ese atentado en contra de la imagen urbana de nuestra pobre ciudad ya ni nos debería de espantar, pues un día con otro esa zona es llenada de cualquier cantidad de trebejos, esta vez los vendedores ahí instalados dijeron contar con permiso de las autoridades para ejercer ahí su comercio. Esto no sólo es algo que no se había oído antes, pues si bien es cierto que ya ha habido vendedores ahí varias veces éstos se habían puesto por sus pistolas, sino que podría ser el principio del caos para nuestra ciudad, pues si el mismo corazón de Xalapa ya es moneda de cambio para que algunos funcionarios permitan la instalación de vendedores ahí a cambio de quién sabe qué electoreros favores, cualquier parque, calle, avenida o camellón de la ciudad, podrán ser “alquilados” con la mayor facilidad del mundo.
Al abundar en la búsqueda de información, sobre qué dependencia autorizó la instalación de vendedores en la Plaza Lerdo, descubrimos que fue directamente la Secretaría de Gobernación del Gobierno del Estado y que, por lo que dijo el alcalde, Américo Zúñiga Martínez, a algunos medios que le inquirieron por los vendedores en cuestión, a él ni le avisaron.
Esto, de ser verdad, significa dos cosas: la primera, que a los funcionarios del gobierno del Estado les importa muy poca cosa Xalapa y su imagen urbana y, segunda, que a esos mismos señores el alcalde no les merece ni la deferencia de avisarle cuándo piensan convertir el centro de la ciudad en un mercaducho.
Bien es sabido que Xalapa siempre ha sido el patito feo de los municipios del Estado, pues aun siendo la capital del mismo, los presupuestos millonarios y las grandes obras de infraestructura son asignados a otros lugares, de hace unos cuatro o cinco sexenios al Puerto de Veracruz y a su zona conurbada con Boca del Río principalmente. Por eso, y dando por ciertas las palabras del alcalde Zúñiga Martínez, que a él en Gobernación ni lo ven ni lo oyen, no se vale que todavía atenten así contra la autonomía del Municipio, establecida en la Constitución, ni que, encima de eso, ninguneen al alcalde de tan fea manera, que bien que mal es el que nos representa a todos los xalapeños y a los que en este municipio viven.
Claro que, si históricamente los alcaldes xalapeños no se mostraran tan serviles para con el gobierno del Estado y sus funcionarios, otro gallo nos cantara, pues no sólo se trata de que exijan respeto por la ciudad y su gobierno, sino también para su investidura; pero bueno, ya sabemos que a no ser por uno que hasta la basura les echó en la puerta, todos los alcaldes, por aquello de cuidar su “carrera política”, prefieren no levantar ni la mirada ante los que mandan en el Estado. Así las cosas en esta Xalapa de los tianguis.
Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *