xalapa
22
Search
Jueves, 21 de Junio de 2018
  • :
  • :

La crónica de hoy: Al pueblo televisiones y telenovelas

ALEJANDRO HERNÁNDEZDurante el esplendor del Imperio Romano, sus gobernantes tenían un método infalible para acallar las voces inconformes del pueblo que se rebelaban al gobierno: darles pan y circo.

Así entonces, en aras de mantener distraída a la plebe, los emperadores organizaban cruentos combates en las arenas, el Coliseo en Roma como su mejor referente, en donde además de tener la oportunidad de ver correr la sangre de los gladiadores, también se les repartía pan.

Hoy en día las cosas no son tan diferentes, aunque sí más sofisticadas, pues ya no se obliga a matarse a nadie para entretener al pueblo sino que, mediante la televisión, se le adoctrina, se le manipula y hasta se le convence de que sus gobernantes son magnánimos y buenos.

Y precisamente en estos días el gobierno mexicano, mediante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y bajo las indicaciones de la Secretaría de Desarrollo Social, lleva a cabo el reparto, gratuito, de televisiones digitales, esto por el ya inminente apagón analógico, que no es otra cosa que el fin de las transmisiones televisivas mediante ese formato. Para sustituir a las viejas televisiones, y que la gente no se pierda la transmisión de sus programas favoritos, el gobierno federal repartirá 14 millones de aparatos entre, se supone que así sea, la gente más pobre del país.

¿Y por qué regalar televisiones y no libros, por ejemplo?, ¿o becas de estudio, o computadoras para aprender alguna carrera técnica o conocimientos para mejorar la calidad de vida? Pues por la sencilla razón de que mediante una televisión es posible hacer llegar a la población mensajes de enajenamiento y distracción para, a fuerza de repetirlos una y otra vez, mantener a la gente adormecida.

Diversos estudiosos de los mecanismos sociológicos, han demostrado que mediante la manipulación inducida por la televisión y otros medios de comunicación como el radio o la prensa, es posible enajenar a las personas y mantenerlas en un estado de indefensión acerca de su condición de pobres, de ignorancia o de falta de justicia. Mediante programas que explotan el morbo, donde se presentan casos de gente con muchos problemas, económicos, sociales, de adicciones o familiares, los de Laura Bozzo, verbi gratia, se logra que la gente se enfoque en los problemas de otros y no en los propios, cosa que también se logra con las telenovelas, cuyos protagonistas son seres mediocres, bonitos algunos pero mediocres siempre, que por vía de la suerte (nunca del trabajo o el tesón), logran abandonar su condición de pobreza, creando en los espectadores una falsa percepción de la realidad y de su propia vida. Asimismo, se utiliza el deporte, al futbol principalmente, para ensalzar a una habilidad (jugar futbol) que pueda hacer llegar a un pobre (los jugadores casi siempre son gente del pueblo “descubiertos” por casualidad) a los círculos vedados del poder, el dinero y la fama.

A ningún gobierno del mundo, pero mucho menos al nuestro, le conviene que el pueblo despierte de su letargo, por eso mejor prefiere, antes que programas de empleo, o incubadoras de negocios o becas de estudio, regalar televisiones con pase directo al subconsciente colectivo.

Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *