xalapa
18
Search
Domingo, 16 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

Malecón del Paseo “AMLO tiene mucho de Dios”

LUIS_VELAZQUEZ

  • El padre Solalinde lo beatifica…
  • Un tabasqueño súper hombre

 

Luis Velázquez

30 de octubre de 2018

 

EMBARCADERO: El sacerdote José Alejandro Solalinde, siempre en guerra, fundador del albergue de migrantes, “Hermanos en el camino”, predicador de la Teología de la Liberación, amenazado de muerte por Los Zetas, ha tenido un viaje esotérico y como san Pablo camino a Damasco, tuvo una gran revelación, insólita… Según dijo al reportero de TV Milenio, Fernando del Collado, AMLO, el presidente electo, “tiene mucho de Dios”… Es decir, es, se parece, está a punto de ser, casi casi al ras, el nuevo Dios, con mayúscula, del siglo XXI en México y en América Latina, por lo pronto, digamos… Entonces, Del Collado preguntó al sacerdote satanizado por la elite eclesiástica, ¿cuál del par de Dios (el Dios sobrenatural y el Dios AMLO) es más milagroso? y la respuesta fue la siguiente… “El Dios del cielo apoya, pero AMLO está haciendo el milagro de la Cuarta Transformación”… Desde luego, una Cuarta Transformación que, primero, está por verse, y segundo, ya se verá, si la aterrizan, si es comparable a la Guerra de Independencia, a la guerra de Reforma y a la Revolución en su dimensión social…

 

ROMPEOLAS: Todos los niños tienen un dios al que adoran… A veces, es su padre, pero con regularidad se llama Superman, El Llanero Solitario, Batman y Robin y El Hombre Araña, entre otros… Hay niños, por ejemplo, que llegan a la adoración total, convencidos de que en verdad sus héroes, sus dioses, existen… Incluso, hay niños que hasta se han puesto la capa de Superman y han intentado volar descalabrándose y terminando en el hospital… De adultos, incluso, los hombres solemos tener a mortales como dioses, dioses supremos, por ejemplo, el jefe al que admiramos, el jefe de la oficina en donde trabajamos al que solemos endiosar, el jefe máximo al que proclamamos infalible como Dios… Es más, para los políticos Dios es el gurú, el tlatoani, el tótem, es decir, el presidente de la república, el gobernador y el alcalde en turno… Y por ellos, claro, damos la vida completa… En el caso, Solalinde ya lo dijo y todos, entonces, han de escucharlo… “AMLO tiene mucho de Dios”…

 

ASTILLEROS: En la campaña presidencial y luego del primero de julio los morenistas trascendieron que AMLO, Andrés Manuel López Obrador, era el enviado de Dios, el protegido de la Providencia, el iluminado, “el rayito de esperanza”, el hombre convertido en Dios, ascendido en Dios, hecho Dios… Incluso, los políticos referían que AMLO había endiosado a las huestes y tribus de MORENA, y de paso, a una parte de los priistas… Pero ahora, Solalinde, ministro de Dios y quien dice que suele hablar con Dios de igual manera como Francisco Ignacio Madero y Plutarco Elías Calles se comunicaban con sus antepasadas a través de los espíritus y los médiums, ha sido categórico y los más de treinta millones de mexicanos que sufragaron por AMLO presidente han alcanzado la dimensión estelar de sus vidas… “AMLO tiene mucho de Dios”… Nadie, al momento, y por desgracia, ha visto a Dios, salvo aquel Sumo Pontífice que un día al despertar y caminar solitario en un pasillo del Vaticano vio a Dios que lo esperaba… Pero, bueno, cosas de la vida y del destino, al Dios tabasqueño todos lo pueden ver, tocar, mirar y admirar…

ARRECIFES: Fernando del Collado preguntó a Solalinde… “¿ya escuchó Dios lo que anda diciendo de AMLO?… Respuesta del sacerdote: “Ya, ya me escuchó”… Pregunta. ¿Y sabe Dios que andan con la idea de una Constitución Moral?… Respuesta: “Sí sabe y la alienta”… Caray, despierta envidia, mucha envidia, envidia de la buena, que Solalinde hable con Dios… Se recuerda, incluso, una inundación en Tabasco en el siglo pasado cuando el legendario periodista, José Pagés Llergo, envió a un reportero a cronicar los estragos… Y cuando envió su crónica por teléfono comenzó el primer párrafo de la siguiente manera… “Y Dios mismo bajó del cielo para ver las consecuencias del río Grijalva en Tabasco”… Entonces, avisado Pagés Llergo de la entrada del texto, tomó el teléfono y dijo al reportero: “Olvídate de la inundación… Y si Dios anda por ahí, entrevístalo en exclusiva”…

 

PLAZOLETA: Admirable que Solalinde hable con Dios, pues no cualquier cristiano ni ministro eclesiástico tiene el alto privilegio… Respetable que Solalinde diga que AMLO “tiene mucho de Dios”… Pero, caray, el día cuando los hombres endiosamos a otro hombre, todos estamos perdidos y todo descarrila… Muchos en la Alemania nazi deificaron a Adolf Hitler… También a José Stalin en Rusia… Y a Benito Mussolini en Italia… Y a Francisco Franco en España… Y a Fidel Castro Ruz en Cuba… Y a Plutarco Elías Calles y Carlos Salinas de Gortari y Vicente Fox en México… Y a Antonio López de Santa Anna en Veracruz, donde fue tres veces gobernador y en el país, once veces presidente de la república… Está muy bien y aplausos, aplausos, a Solalinde porque mira en AMLO tales virtudes, pero en un hombre prudente, sereno, mesurado y recatado, la admiración y la heroicidad es un asunto interno, discreto, íntimo… Y a otra cosa es arrastrar a los demás…

 

PALMERAS: Lo que faltaba, deificar al tabasqueño… Elevarlo por encima de su naturaleza humana y declararlo un Dios… Casi casi, camino a los altares… Al ratito, caminado el sexenio, cuando los pobres y “los pobres entre los pobres” sean redimidos, Solalinde propondrá al Vaticano declarar santo a AMLO y que su estatua, su cara en un estandarte tipo la MORENA del Tepeyac, sean instalados en la Basílica de Guadalupe con veladoras prendidas día y noche para rezarle y pedir un milagro, por ejemplo, de igual manera como el cardenal Sergio Obeso Rivera pidió a Monseñor Rafael Guízar y Valencia en su cumpleaños en la Catedral de Xalapa frustrar la despenalización del aborto en Veracruz y en el país… AMLO será, entonces, el primer presidente de la república y el primer tabasqueño en llegar a los altares y que nunca, jamás, pudo el exgobernador Tomás Garrido Canabal, famoso en el continente porque era un come-curas y un come-santos…

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *