xalapa
22
Search
Martes, 17 de Julio de 2018
  • :
  • :

Malecón del Paseo: Cantores de la lucha social

LUIS_VELAZQUEZ

•Sangre en Nicaragua
•Muertos y desaparecidos

Luis Velázquez
04 de julio de 2018

EMBARCADERO: Un poeta, un cantautor, sueña con parar el bacanal de sangre y de muerte en Nicaragua con sus canciones… Se llama Carlos Mejía Godoy, de 74 años de edad… Hace 40 años luchó en el movimiento sandinista que derrocara al dictador Anastasio Somoza… Al frente de aquella lucha armada estuvieron, entre otros, los hermanos Humberto y Daniel Ortega, los escritores Sergio Ramírez y Ernesto Cardenal, y el famoso Comandante Cero, Edén Pastora… Entonces, también cantó a la insurgencia… Ahora, cuando Daniel Ortega se ha entronizado en el poder presidencial y es un nuevo Somoza, Carlos Mejía ha tomado de nuevo la lira y al momento, cuando Nicaragua lleva más de trescientos muertos y miles de heridos, ha compuesto diez canciones narrando la nueva historia… “Y todavía hay muchas cosas que escribir”, dice (El País, Carlos Salinas)… En sus canciones cuenta la revolución desde las calles”, “desde el civismo de esos muchachos valerosos” que han enfrentado a Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo…

ROMPEOLAS: El cantautor nicaragüense entra a la historia de los artistas del continente que, en otros tiempos, y ahora, describen en sus canciones la lucha popular… Por ejemplo, nadie ha olvidado a Víctor Parra, el guitarrista y compositor que enfureciera con sus canciones al general usurpador, Augusto Pinochet, en Chile… En aquellos días del golpe de estado a Salvador Allende, el primer presidente socialista de América Latina que llegara al poder a través de las urnas, Víctor Jara, hermano de Violeta Parra, aquella de “Gracias a la vida, que le debo tanto…”, fue detenido y concentrado en el estadio deportivo donde los esbirros de Pinochet lo mataron… Años después, cuando triunfara la democracia, el estado fue rebautizado con su nombre… Es el mismo caso, pero por otros caminos de Atahualpa Yupanki cantando las historias de su pueblo, Perú, la tierra de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, pero también de Alberto Fujimori, con su esbirro Vladimiro Montesinos, el poderoso, sórdido y siniestro jefe de seguridad…

ASTILLEROS: En México están, entre otros, Oscar Chávez, vigente desde el siglo pasado, dado a conocer en la película “Los caifanes”, donde debutara al lado de Julissa, Enrique Álvarez FÉlix, el único hijo de María Félix, y el jarocho Ernesto Gómez Cruz… “El caifán” le llamaron desde entonces a Chávez, el símbolo nacional de las canciones de protesta… Una de ellas dedicada al “Comandante Ernesto Che Guevara”… Pero al mismo tiempo, sus canciones describen la lucha nacional por la dignidad humana, además de tantas canciones de amor… Por cierto, una de sus primeras películas fue sobre los migrantes de México en Estados Unidos, y en donde él mismo, un indocumentado, es detenido y encarcelado sólo por negarse a prestarse al juego político de un candidato norteamericano a diputado federal… Desde luego, y en la lista de los cantautores mexicanos habrá otros (Guadalupe Pineda y Tania Libertad, por ejemplo), pero Chávez avasalla con todos… En el otro extremo estarían, digamos, desde Agustín Lara, quien enalteciera a las trabajadoras sexuales de la Ciudad de México, hasta Paquita la del barrio, con sus canciones de menosprecio a los hombres infieles y a los políticos pillos y ladrones con la famosa canción de “Rata de dos patas”…

ARRECIFES: Todos los pueblos soñando con una utopía social tienen siempre un cantautor, un escritor, un novelista, un cuentista, un cronista, un actor teatral, un historiador, un politólogo, un sociólogo, etcétera… Y desde luego, también los políticos… Por ejemplo, en su tiempo de candidato a gobernador, Fidel Herrera Beltrán, aseguraba que le compusieron ochocientas canciones… Javier Duarte decía que sólo había inspirado a quinientos cantautores… Miguel Ángel Yunes Márquez tuvo uno que le compuso la canción a ritmo de cumbia y de reggeton “El chiquis, el chiquis, el chiquis”… Se ignora, por ejemplo, si los Solecitos y los Colectivos, en su frenética búsqueda de sus hijos desaparecidos, tengan algún compositor que cante su epopeya y que entraría en la tesitura, por ejemplo, de Óscar Chávez y el nicaragüense Carlos Mejía Godoy… En Nicaragua, por cierto, un par de escritores documentaron la lucha sandinista (aquella que ya se extinguió y cambió, incluso, por una dictadura) como Sergio Ramírez, Premio Cervantes, y Ernesto Cardenal…

PLAZOLETA: El actor y cineasta, Emilio “El indio” Fernández alcanzó la plenitud en el cine nacional con historias sobre la revolución y canciones subliminales… Imborrable, por ejemplo, en la vida cotidiana la canción de ‘La cucaracha”, estrenada en la película del mismo nombre con la generala María Félix, la mujer más bella de su tiempo que al cruzar una avenida en París con su garbo detenía el tránsito y el tráfico… Cuco Sánchez sería el equivalente a Oscar Chávez cantando las epopeyas de los jefes revolucionarios desde Emiliano Zapata hasta Pancho Villa, las figuras icónicas y simbólicas de “Los de abajo” como se llamara una novela de Mariano Azuela para describir a los jodidos… Gracias a Cuco Sánchez, por ejemplo, la sangre del millón de muertos en la revolución significa un hito en la historia, más allá de los libros de texto…

PALMERAS: En Nicaragua, se reproduce uno de los poemas de Pablo Neruda cuando decía “Nosotros los de entonces ya no somos los mismos”… Igual que en los movimientos estudiantiles del 68 en México, París y Checoslovaquia, los jóvenes han enfrentado al dictador Daniel Ortega, seguidos por la población… Y más, porque Ortega y su esposita utilizan el Ejército, la Policía y las tropas de choque en contra de los ciudadanos organizados… Y al lado de todos ellos, el cantautor Carlos Mejía, quien por cierto permanece apostado en las afueras de la Dirección de Auxilio Judicial, buscando al hijo de su compañero artístico durante 40 años, Milciades Herrera, quien desde los primeros días de la sublevación está desaparecido… Su foto, quebrado en llanto al lado de un montón de mujeres humildes, todas desesperadas, buscando a los suyos, se ha convertido en el símbolo del terror que sufre y padece Nicaragua… Y también, claro, sus diez canciones compuestas al momento… Carlos Mejía compuso “Son tus perjúmenes, mujer” de tanto éxito artístico en el continente…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *