xalapa
18
Search
Jueves, 17 de Enero de 2019
  • :
  • :

Malecón del Paseo: Desencanto en Veracruz

LUIS_VELAZQUEZ

•Pesimismo galopante

•Días sórdidos y siniestros

•Estado Terrorista

Luis Velázquez

08 de enero de 2019

EMBARCADERO: Luego de la emboscada a migrantes en Isla con una guatemalteca ejecutada… y de la emboscada a los paisanos norteamericanos de Actopan… Y de los feminicidios que están ocurriendo en el puerto de Veracruz… Y de los tres chicos de Atzalan asesinados y cuyos cadáveres se comían los coyotes y zopilotes… Y de la niña asesinada, con sus padres, en Santa Ana Atzacan… Etcétera, etcétera, la pregunta al secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, el responsable número uno de la seguridad, es conocer el paso siguiente, la respuesta concreta y específica para combatir y abatir la ola de incertidumbre y zozobra… Desde luego, nadie puede borrar de un plumazo ni por decreto el dolor, el sufrimiento y la tristeza de los familiares… Más si se considera que en cada familia se ha velado un pariente asesinado, un conocido, un vecino, un amigo o un compañero de trabajo… Por encima de todo, solo es esperan medidas de seguridad más fuertes, más efectivas, incluso, radicales, si se parte de una realidad avasallante, como es el fracaso de las policías estatales y municipales y la Fuerza Civil y los soldados y los marinos…

ROMPEOLAS: Quizá lo mejor, digamos, sería que los soldados aparezcan más seguido en las calles y avenidas de los pueblos y ciudades de Veracruz… Acaso que se resucitara a la Policía Rural de los tiempos de Benito Juárez y Porfirio Díaz… Y/o a la Policía Intermunicipal… Y/o integrar la Policía Charra como Claudia Sheinbaum como jefa de Gobierno de la Ciudad de México… Y/o la apuesta por las Guardias Comunitarias, con todo y el enojo de la Cuitlamanía… Y/o integrar comités vecinales de vigilancia… Y/o crear y recrear el grupo de los llamados AntiZetas… Y/o cruzarse de brazos para el arribo de la Guardia Nacional, con todo y los graves cuestionamientos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos… El caso es que hemos tocado fondo en los 212 municipios de Veracruz y ninguna, absolutamente ninguna lucecita alumbra el largo y extenso túnel de la incertidumbre y la zozobra…

ASTILLEROS: El paisaje urbano, suburbano, indígena y rural de Veracruz, el paraíso terrenal que asombrara a Alejandro de Humboldt en el siglo XVIII, está formado hoy por secuestrados, desaparecidos, asesinatos, fosas clandestinas, feminicidios, infanticidios, robos a casas habitación y comercios y bancos, asaltos a personas en los estacionamientos y en los mercados y en las calles y en las avenidas y hasta en las iglesias y restaurantes… Más las balas perdidas y los robos de autos en estacionamientos y en las calles… Unas veces con pistolas, otras con R-15, otras hasta con cuchillos, el caso es que de “la noche tibia y callada” de Agustín Lara hemos brincado en un salto al vacío a los días y noches sórdidos y siniestros, donde nadie, ningún ciudadano, ninguna familia, está a salvo ni nadie tampoco puede cantar victoria de que ya la libró, así tenga escoltas y guardaespaldas… Y lo peor, el desaliento y el desencanto, el pesimismo y el escepticismo, consumiendo las horas del día y de la noche…

ARRECIFES: Ninguna autoridad ha podido en los últimos ocho años frenar a los carteles y cartelitos, sicarios y pistoleros… Para ellos, resulta fácil armarse y delinquir… Y ni policías, soldados y marinos han impedido que los malandros y malosos sigan matando, como si fueran unos terroristas del Medio Oriente, de Londres, de España… Y es que todos ellos cumplen la orden de trabajo “al pie de la letra”, como es matar, exhibiendo al gobierno en su incapacidad, principio de Peter, para evidenciar el llamado Estado de Derecho… Simple y llanamente, el Estado Delincuencial que vivimos y padecemos ha originado, incluso, que en algunas cabeceras municipales de Veracruz domine y predomine hasta un Estado de Sitio en que apenas pardea, antes de que la noche se instaure, las familias estén reclutadas en sus hogares, temerosas de la violencia… Y más, porque todos ellos son unos suicidas, dispuestos a matar, igual que los terroristas en el otro extremo del planeta…

PLAZOLETA: Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes Linares, los gobernadores números 73 y 75 (el 74 fue Flavino Ríos Alvarado, 48 días en el trono imperial) ya fueron juzgados por la historia y la población… Incluso, Duarte, por la ley y que lo confinara en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México y en donde sueña con una revisión de su condena de 9 años de cárcel… Ahora, es el tiempo de Cuitláhuac García y los suyos… Y la epidemia de atentados contra la población civil sigue vigente, frenética, avasallante, impetuosa, mucho más allá de que sigamos en un ajuste de cuentas entre carteles para adueñarse de la jugosa plaza Veracruz… Incluso, con el mismo frenesí que en otras latitudes del país… Pero en todo caso, allá cada gobernador con su estrategia para garantizar la tranquilidad en la vida cotidiana… Aquí, entre nosotros, “la muerte sigue teniendo permiso” y el túnel que atravesamos es el más largo y extenso de los días y las noches…

PALMERAS: Quizá sea la hora de otra estrategia… Por ejemplo, ante el terror, el horror, el miedo y “el miedo al miedo”, en el sur de Veracruz, los vecinos de Coatzacoalcos iniciaron una resistencia civil y pacífica y que de pronto, ¡zas! entró en viaje esotérico, en el limbo, y nada más ha trascendido en una lucha que llegó a la ONU, Organización de las Naciones Unidas, y a la protesta cibernética levantando firmas a través de la plataforma Charge.org… Acaso, entonces, convendría que cada familia conserve la mesura y la prudencia y “siga viviendo como siempre” (John Carlín), es decir, con bajo perfil, sin exponerse ni andar de noche en las calles y avenidas ni visitar antros y menos a deshoras de la noche ni exponerse en prostíbulos ni salir a cenar en los restaurantes, es decir, llevar una vida monástica, hasta donde sea posible… Con todo, incluso, que así salgas a trotar en un parque público, se corre el riesgo de un secuestro y un asesinato como ocurriera en el puerto jarocho con un par de mujeres asesinadas en las últimas semanas… Ya se verá, entonces, la política reactiva de la Cuitlamanía para, digamos, establecer medidas de seguridad más fuertes y contundentes… Cierto, se han vivido y padecido 8 años ininterrumpidos de caos, barbarie y saña… Pero ninguna culpa tiene la población civil de la incapacidad o indolencia oficial… Además, la izquierda está en la cancha… Es su tarea y su tiempo, y seguir inculpando a los antecesores es “lavarse las manos”…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *