xalapa
22
Search
Viernes, 17 de Agosto de 2018
  • :
  • :

Malecón del Paseo: Despistolizar Veracruz

LUIS_VELAZQUEZ

•Armadas quemadas en TAMSA
•Tiempo de López Arias

Luis Velázquez
04 de mayo de 2018

EMBARCADERO: Las siguientes son algunas viñetas del poder público en Veracruz… Por ejemplo: la yunicidad ya se fue o se está yendo… Con todo, le restan 7 meses de gobierno… Y aun cuando cada 8 días efectúan juntas cumbres para el seguimiento a la política de seguridad han fallado en un tema central… Fue el mismo que Fernando López Arias, 1962/1968, lanzara como gobernador… La firme y sistemática campaña de despolitización de norte a sur y de este a oeste de Veracruz tiempo cuando todas las pistolas embargadas en operativos eran quemadas, deshechas, pulverizadas en los hornos de TAMSA… Y es que el simple hecho de que los carteles y cartelitos estén mejor armados que los policías, con armas compradas en el mercado negro de Estados Unidos pero también en los tianguis norteamericanos favorece y alienta el fuego cruzado entre malandros y entre malosos y las corporaciones policiacas… Nunca, sin embargo, fue contemplada como una posibilidad… La yunicidad reprodujo el modelo de Felipe Calderón y Enrique Peña como es lanzar a los soldados, marinos y policías a la calle, los pueblos y las carreteras para luchar contra los barones de la droga… Faltó cerrar el círculo con una despistolización…

ROMPEOLAS: Todos los días, las páginas de los periódicos y noticieros y portales se llenan de taxistas asesinados, emboscados, tiroteados, escondidos los cadáveres en las cajuelas de sus unidades móviles, tirados a pozos artesianos de agua dados de bajar y arrojados a los ríos para que floten aguas abajo y sean descubiertos por niños jugando a orilla de la corriente… En unos casos, afirma el politólogo Ramón Benítez, se trata de taxistas ‘halcones’, denominados así a quienes sirven de espías a los malandros… En otros, porque ni hablar, fueron presionados bajo una advertencia y consigna… “Plata o plomo”… En otros, los taxistas con fama pública de vender droga, y en muchos casos, clavarse la lana, y ni modo, “el que se lleva se aguanta”… En otros casos, taxistas traidores que trabajan con un cartel y de pronto les resulta fácil pasarse a otro y el ajuste de cuentas… Y en otros más, taxistas víctimas de las circunstancias que han de pagar el llamado “derecho de piso” y si se niegan, los asesinan…

ASTILLEROS: Hay por ahora una especie de limpia de malos policías… Fue lanzada desde la yunicidad… Policías reclutados, en unos casos, para el examen de confiabilidad… En otros, policías alineados con los carteles para venderles protección, y también, para delinquir… Y es que cuando un gendarme estatal gana 7 mil pesos mensuales se trata, diría Carlos Marx, de un salario para delinquir… Cuento de nunca acabar, pues, además, en la fama pública está la creencia de que los policías se reparten entre ellos y con los narcos las ganancias… Y se vuelve un círculo vicioso, digamos, como los casos de pordioseros en la vía pública (limosneros sin piernas, incluso, franeleros, etcétera) que terminan vendiendo pericazos, de igual manera (y sólo para poner una referencia) que las escort, las damas de compañía, en la Ciudad de México obligadas, como han declarado, a vender droga…

ARRECIFES: Otra estampita de la eficacia del poder público es el feminicidio… Imparable, fuera de control, así digan en el boletín oficial que la inseguridad va pa´bajo… Tanto que, por ejemplo, las ONG y académicas de la Universidad Veracruzana cabildean la tercera Alerta de Género, no obstante que las dos anteriores (una con Javier Duarte y otra con Miguel Ángel Yunes Linares) de nada han servido… El penúltimo asesinato de una mujer se dio en Agua Dulce… Una joven, Sheila Moreno, de 21 años de edad, secuestrada y desaparecida… Su cadáver apareció la noche del viernes 27 de abril en un campo deportivo de la colonia Petrolera… Ella vivía, sola, en la zona centro de la ciudad… Soltera… Desapareció 48 horas antes… Huellas de violencia… Semidesnuda… Por ahora, ninguna palabra oficial… Y sólo falta que desde el poder político sea satanizada, de igual manera como en el duartazgo, el peor sexenio en la historia local y nacional…

PLAZOLETA: Desde la cancha azul se sienten orgullosos de que a cada rato están deteniendo a bandas de secuestradores y asesinos… Ok… Pero…, por equis razón, el índice de inseguridad e impunidad sigue, imparable… Se deberá quizá a que los malandros son tantos que se multiplican como la humedad, los ácaros y los conejos… Se aceptará que Veracruz es un río de sangre y un valle de la muerte, pero al mismo tiempo, dirán que los malandros se están matando entre ellos, y ningún civil es asesinado… Se ignora, por ejemplo, lo que dirá la señora Rutila Oporto, de 40 años de edad, de Córdoba, a cuyo hijo de 19 años, Roberto Rodríguez Oporto, asesinaron en Córdoba y tiraron el cadáver el domingo 29 de abril en el camino de los poblados de El Porvenir a Berlín… El caso es que la desesperación oficial por bajar el índice violento llega a reproducir aquella orden famosa de Enrique Peña Nieto de ordenar a los medios saquen de sus páginas las noticias de sangre… Es decir, ocultar la violencia… Sacarla del carril mediático… Hablar de cosas bonitas, el mundo color de rosa, el paraíso terrenal, así las familias continúen enlutándose…

PALMERAS: A todas luces fue un error del gobernador ofrecer en campaña electoral que en un semestre pacificaría Veracruz… Y ni modo que con su experiencia en seguridad nacional desconociera la realidad avasallante… Y de igual manera ignorara, por completo, la alianza entre jefes policiacos y policías con narcos… Y más, porque levantó demasiadas, excesivas esperanzas… Alguna vez, su hijo, el primogénito, se justificó diciendo que los ingenuos (los ingenuos que votaron por el candidato del PAN y PRD en el año 2016) fueron los únicos que creyeron en la posibilidad… Ahora, quizá por eso mismo, ningún candidato al trono imperial y faraónico se ocupa del tsunami de incertidumbre y zozobra que todos los días y noches apesadumbra el corazón social…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *