xalapa
22
Search
Jueves, 20 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Malecón del Paseo: El hermano incómodo

LUIS_VELAZQUEZ

  • Cecil Duarte, el taxista
  • Tenía 300 concesiones

 

Luis Velázquez

10 de septiembre de 2018

 

EMBARCADERO: Javier Duarte es un político de sorpresas… Por ejemplo, en menos de un sexenio creó y recreó cuatrocientas empresas fantasmas para “ordeñar la vaca” con todo… Y con todo significa el visto bueno de Los Pinos de Enrique Peña Nieto, y de paso, del ex secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Cano… La fama pública, por ejemplo, de que Duarte, con cargo al erario, financió con cantidad millonaria la campaña presidencial de Peña Nieto… La otra gran sorpresa fue que su esposa, Karime Macías, hacía y deshacía en el gobierno de estado, aun cuando, digamos, con menos intensidad que Rosario Murillo, la co-presidenta de Nicaragua con su esposo, el ex sandinista Daniel Ortega… Otra sorpresa es que no obstante las denuncias penales de la Auditoría Superior de la Federación en la Procuraduría General de Justicia de la República, nunca Duarte fue sometido a proceso… La última gran sorpresa es que la yunicidad azul le canceló trescientas concesiones de taxis a su hermano Cecil Duarte de Ochoa…

 

ROMPEOLAS: La semana anterior, el director general de Transporte del gobernador Yunes lo anunció (AVC, Perla Sandoval)… Simple y llanamente, uno de los abusos más insólitos de Duarte en el ejercicio del poder… La ambición desmedida, fuera de control, desbordada del hermano… Así mientras por un lado Javier y su esposa saqueaban el erario (la lanchita italiana de 9 millones de pesos para pasear en el Golfo de México y en el río Papaloapan, por ejemplo), por el otro, Cecil se volvía un taxista preclaro, a tono, digamos, con el ex presidente del CEN del PRI y ex director de la Comisión Federal de Electricidad, Enrique Ochoa Reza, el líder taxista de las Ciudades de México y Monterrey… Pero, bueno, Ochoa Reza sólo tenía, según trascendido, cincuenta taxis y Cecil Duarte trescientas concesiones… Lo peor entre lo peor, que ninguno del par de secretarios Generales de Gobierno que tuvo Duarte (Gerardo Buganza Salmerón y Érick Lagos) lo evitaron… Tampoco, su secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, de quien dependía la dirección de Transporte… El lodazal y el estercolero por todos lados…

 

ASTILLEROS: La yunicidad se tardó un poquito, pero, bueno, durante diecinueve meses ha estado ocupada encarcelando a duartistas acusados de pillos y ladrones… En el caso de Cecil, al Ser Superior ha de dar gracias porque sólo le retiraron las concesiones cuando, caray, bien merecía la irrestricta y rigurosa aplicación de la ley… Y de ñapa, también los funcionarios solapadores… Todavía más por lo siguiente… El último día de Javier Duarte como jefe del Poder Ejecutivo, antes de huir en un helicóptero oficial de Xalapa a Guatemala, todavía tuvo espacio y tiempo para otorgar dos mil 600 concesiones más de taxis… Todas ellas, al momento, dice el titular de Transporte, canceladas… Más aún… Según el funcionario, Rafael Eugenio Escobar Torres, a dos

meses y semanas de terminar el bienio azul han cancelado quince mil concesiones que en el duartazgo fueron otorgadas vía dedazo, en muchos casos con papelitos falsificados…

 

ARRECIFES: Nadie dudaría de que Duarte tiene un ángel de la guarda… Por ejemplo, con la libertad a la profesora Elba Esther Gordillo y el regreso triunfal de Napoleón Gómez Urrutia y de Nestora Salgado, la activista, al Senado, y de Manuel Bartlett Díaz como director de la CFE, etcétera, en el carril político hablan de que Duarte podría, digamos, recuperar la libertad a partir del primero de diciembre… Buen karma de Duarte, por ejemplo, que una de sus barbies, a quien otorgó cuatro cargos públicos en el sexenio anterior es diputada federal… Y a otra de sus barbies sólo le quitaron una casita en Salmón, pero le dejaron dos… Y otra barbie, nunca, jamás, fue tocada… Y otra más hasta se sentó en la curul senatorial… Por eso, jugando a las cartas en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México con un chino con quien se entiende con señitas y risitas, sigue provocando oleaje con su posible libertad…

 

PLAZOLETA: Por eso, la vida pública en México se mide por sexenios… De entrada, durante seis largos y extensos años hay quienes, políticos encumbrados, familias y barbies, viven en el paraíso terrenal… Luego, a tono con la liturgia bíblica de que “los carniceros de hoy serán las reses del mañana”, son perseguidos y terminan encarcelados… Y más allá de que sean, digamos, presos políticos en vez de políticos presos, son sujetos de un proceso penal… Cecil Duarte, por ejemplo, durante casi seis años, más los 6 años de Fidel Herrera Beltrán con su hermano Javier subsecretario y secretario de Finanzas y Planeación y diputado federal, usufructuó casi doce años las mieles del poder… Ahora en el descrédito social, que en todo caso vale… Pero al mismo tiempo, vivir a salto de mata, temeroso de una orden de aprehensión, con la familia en la incertidumbre y la zozobra…

 

PALMERAS: Ningún político, igual que ningún ser humano que viva con sencillez y modestia, escarmienta en cabeza ajena… Desde Moctezuma II corrompiendo a Hernán Cortés quedó claro que tarde o temprano, los pecados veniales y mortales se pagan… La historia estrujante de Mario Villanueva como gobernador de Quintana Roo, ligado a los carteles, bien pudo significar una enseñanza de la historia para los funcionarios públicos… Antes de Javier Duarte, decenas de gobernadores en la picota por el alto índice de corrupción… Y, sin embargo, Duarte, Karime, Cecil y parte de su equipo legal y ampliado del gobierno del estado, escuchó el cántico de las sirenas… El penúltimo ajuste de cuentas de la yunicidad es con Cecil… Quizá, claro, ahorraría lo suficiente para vivir, digamos, sin pendientes, durante un tiempecito, pero la cuenta bancaria y los bienes se acaban… Y de ñapa, satanizado, igual que el hermano preso… El buen fario, el mejor karma, del que todos ellos alardeaban se agotó de igual manera, por ejemplo, que el incienso mediático que tiraban los medios al paso de Javier Duarte…

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *