xalapa
18
Search
Lunes, 17 de Febrero de 2020
  • :
  • :

Malecón del Paseo: El sepelio de los famosos

LUIS_VELAZQUEZ

* Juan Gabriel ganó a todos

* La gloria de Amado Nervo

Luis Velázquez

06 de diciembre de 2019

EMBARCADERO: Los políticos encumbrados en cada nuevo tiempo constitucional suelen creerse los dioses terrenales, alrededor de quienes gira la vida colectiva… Pero más allá de las locuras mesiánicas del poder, los artistas, entre ellos, escritores, poetas, novelistas, músicos y pintores, son mil años luz de distancia más populares que el político, digamos, más famoso… Bastaría contabilizar, aprox., el número de personas en sus velorios y sepelios, incluso, desfilando ante la urna con sus restos mortales cremados para determinar el índice de arraigo de ellos en el corazón humano…

ROMPEOLAS: Por ejemplo, el día cuando muriera Jorge Negrete, el gran actor del siglo pasado, uno de los esposos que fuera de María Félix, la “María Bonita” de Agustín Lara, hubo diez mil personas en el aeropuerto para esperar su cadáver procedente de Los Angeles, donde falleciera el 5 de diciembre de 1953… Además de las 500 mil personas que lo acompañaron en el sepelio… En cambio, cuando muriera de un avionazo Pedro Infante el 15 de abril de 1957 únicamente lo acompañaron unas cien mil personas en el sepelio…

ASTILLEROS: Y cuando el 20 de abril de 1998 muriera Mario Moreno, “Cantinflas”, cuyas películas, por cierto, se transmiten más, mucho en la tele que las de Jorge Negrete y Pedro Infante, unas 350 mil personas asistieron a su entierro en la Ciudad de México… El sepelio sin precedente en la historia artística fue el de Juan Gabriel el 28 de agosto del año 2016… Entonces, en Ciudad Juárez desfilaron ante su féretro unas 250 mil personas… Más 750 mil personas desfilando frente a su urna en la Ciudad de México… Y más de 250 mil personas en el duelo… Claro, era ya, además de su calidad artística, el tiempo del auge televisivo consolidado, pero más aún, de las redes sociales…

ESCOLLERAS: El 24 de mayo de 1919, en el Parque Hotel de Montevideo, Uruguay, a las 9 con 37 minutos murió el poeta Amado Nervo, entonces, en misión diplomática… Su cadáver fue trasladado por mar y en Uruguay la bandera nacional fue puesta a media asta y los cañones retumbaron… La fragata Uruguay, de México, navegó con su cadáver y en Venezuela, Brasil y Cuba, debieron hacer un alto para un homenaje de la población… Y cuando en la Ciudad de México fue sepultado, unas trescientas mil personas acompañaron al poeta laureado…

PLAZOLETA: Amado Nervo se volvió famoso en el país y en el extranjero por su poesía, entre las cuales, la más famosa, es aquella de “Vida nada me debes, vida estamos en paz”… Y sin haber sido cantante como Jorge Negrete, Pedro Infante y Juan Gabriel, ni cómico como Cantinflas, solo con sus poemas publicados en la prensa escrita, alcanzó una notoriedad mundial sin precedente en la historia y que, bueno, ni siquiera Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura… 300 mil personas en su sepelio llorando al poeta de la “Amada Inmóvil”…

PALMERAS: Un dicho árabe dice que el paso de un hombre por la tierra se mide por el número de enemigos que deja… Un dicho mexicano dice que un hombre se evalúa por el número de amigos a la hora de su muerte… Pero, también, por el número de personas que lo acompañan en el sepelio… Y el caso de Amado Nervo resulta impresionante… Su historia está recién contada en el libro “Yo te bendigo, vida, Amado Nervo, crónica de vida y obra” escrita por Carlos Monsiváis y reeditada por Ediciones Proceso y que circula en las librerías locales y el librito vale 125 pesos…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *