xalapa
18
Search
Jueves, 09 de Abril de 2020
  • :
  • :

Malecón del Paseo: Felicidad plena

LUIS_VELAZQUEZ

•Cuentos maravillosos

•Escritores imborrables

Luis Velázquez

25 de marzo de 2020

EMBARCADERO: Hay un montón de escritores a quienes ha de vivirse agradecidos por sus cuentos y novelas, pues además de entretener y distraer y pulir y volver a pulir el alma, alegran el corazón… Y las horas leyendo sus libros significan la mayor felicidad… Incluso, y como le pasara a Sergio Pitol cuando era adolescente y estaba enfermo, encerrado en su habitación durante meses leyendo, sin aburrirse ni fastidiarse, encantando y deslumbrado…

ROMPEOLAS: El cuento de Nicolás Gogol donde un par de ancianos son felices con una gatita que juega con ellos… Y un día, de pronto, llega un gato salvaje que la enamora y en la madrugada la convence de que se vaya con él a vivir en el bosque y se va y abandona a los viejitos… El cuento de Juan Rulfo donde un par de comadritas juran morir juntas para acompañarse al otro lado del charco por si las dudas en el camino se topan con el diablo… Otro cuento de Rulfo donde en el panteón los muertos platican en la noche y con frecuencia organizan pachangas y todos bailan…

ASTILLEROS: La mujer gitana en la novela de Gabriel García Márquez que vive alquilándose para soñar porque en sus sueños predice el destino… Nicolás Gogol describiendo en un cuento la historia de unos perritos que se escriben cartas y las depositan en el correo… El cartero aquel a quien según García Márquez nunca le habían escrito una carta y entonces, todas las cartas extraviadas se las llevaba a su casa y las leía como si se las hubieran enviado a él…

ESCOLLERAS: El hombre que una mañana perdió su nariz en la calle según cuenta Gogol y anduvo varios días y noches buscando su nariz en la cárcel, las cantinas, el forense, el panteón y en la iglesia… La historia de Franz Kafka en “Metamorfosis” donde una mañana al despertar, Gregorio Samsa advirtió que se había convertido en un insecto y volaba de techo en techo en su casa… La historia del monje aquel recién ingresado al monasterio que una noche, cuenta Anton Chéjov, describió al resto de los monjes la vida fascinante y sabrosa en el mundo y al día siguiente a las 6 de la mañana todos habían renunciado dejando una cartita y avisando que se iban a la tierra para vivir la más fascinante aventura…

PLAZOLETA: Charles Chautebriand, uno de los grandes poetas del surrealismo, contando la historia de una asamblea de hadas que reparten los dones y los bienes a los mortales convocados y un hombre llega tarde y entonces, pide a cada una de ellas que le bendigan con un don… Y una hada consulta a las demás y le regalan la facultad de agradar a los demás… Y el hombre aquel, lleno de soberbia, pregunta a las hadas para qué diablos sirve “la facultad de agradar”, y las hadas se arrepienten y lo excluyen del paraíso por su petulancia y soberbia…

PALMERAS: El escritor Curzio Malaparte contando la historia de un hombre cuya única razón de vida es ladrar y ladrar como cualquier perrito, a tal grado que en las noches empieza a berrear para que otros perritos lo escuchen y su felicidad es lograr un concierto de ladridos… La anciana pobre, muy pobre, que vivía en París, cuenta Chautebriand, y y que esperaba cada noche para ir al parque a escuchar la Orquesta Sinfónica de Francia, sentada por ahí, lejitos del escenario, en una banca, sin acercarse demasiado porque era pobre, muy pobre, y sabía que los ricos los menospreciaban…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *