xalapa
22
Search
Jueves, 20 de Julio de 2017
  • :
  • :

Malecón del Paseo: Las mujeres según su edad

LUIS_VELAZQUEZ

•La abuela de Bob Dylan
•Los escritores y sus libros

Luis Velázquez
07 de julio de 2017
EMBARCADERO: Las mujeres, dice el sicólogo, están llenas de dudas… Por ejemplo, con frecuencia suelen preguntarse la edad en que se sienten y creen más atractivas… Según la última encuesta, a la edad de veinte años, la mayoría de las mujeres se sienten la Lolita de Nabokov… A los treinta años, se creen la Sylvia Krystel de Emanuel, la mujer europea más sensual del cine en el siglo pasado… A los cuarenta años, creen que encarnaron a Salma Hayek y hasta recurren a su misma estrategia de enviar correítos electrónicos de carácter sensual y sexual a su pareja… A los cincuenta años les entra la nostalgia de lo que “El viento se llevó”… Y a los sesenta años esperan que pase el último tren de la vida… En contraparte, los hombres enfrentan la siguiente realidad: a los 20 años se enamoran de una mujer de cuarenta y a los cuarenta años, promedio, se enamoran de una chica de veinte, y a los sesenta años caen seducidos por un chamaco de 17 años… Con todo, la prueba del añejo en los hombres suele darse a los 60, 65 años, en que si ya llegaron intocados e intocables a una pasión gay significa que libraron la tentación homosexual y que el noviecito de Oscar Wilde llamaba “el amor que no se atreve a pronunciar su nombre”, una definición que, por cierto, tanto gustaba al poeta tabasqueño, el poeta de “Las horas de junio”, Carlos Pellicer… El sicólogo también dice que en las mujeres suele darse un conflicto silencioso y torturante, pues a la hora de hacer el amor están con su pareja, pero al mismo tiempo están pensando en otro… Según el experto, pocos, excepcionales hombres llegan a conocer el alma y el corazón femenino y que por lo regular constituye un misterio…

ROMPEOLAS: Con todo, lo más importante es considerar una frase bíblica que su abuela dijo a Bob Dylan y que era muy sencilla: si cada ser humano vino al mundo para ser feliz, nunca te obsesiones con la felicidad, pues la felicidad es el camino mismo… Luego, le dio otro consejo: nunca hables mal de los demás, porque todos, sin excepción, se la ven muy dura luchando en la vida… Antes de salir de Nopaltepec a conquistar el mundo, su señora madre dijo a Fidel Herrera Beltrán, el góber fogoso: “Nunca te pelees con una mujer porque es como pelearse con doscientos hombres al mismo tiempo”… Desde luego, le hizo caso, pero el fogoso cometió un solo error, como es provocar la ira de Miguel Ángel Yunes Linares… Pocos lo saben, pero ahora cuando un nieto de Jorge Wade, el cacique sindical y dueño de la sección 10 de Petroleros, con sede en Minatitlán, fue secuestrado, lo fue cuando salía del antro y se trepó a su automóvil de súper lujo… Y es que en el tiempo que se vive y padece, lo peor es andar en un coche carísimo… Pocos también lo saben, pero en sus inicios, Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016, tocaba la guitarra en un antro y su pago sólo era lo que una chica levantaba pasando el sombrero entre la clientela… El gran reportero y cronista del siglo pasado, Alfonso Taracena, quien también era historiador, tenía una frase célebre tomada de la Biblia (Isaías) para definir el ejercicio reporteril… “Centinela, ¿qué dice la noche?” y con lo que definía la búsqueda incesante de los hechos… Los asesinos solitarios más famosos y que en su momento acumularon todo el poder imaginable son los siguientes: José de León Toral (asesino de Alvaro Obregón), Mario Aburto (asesino de Luis Donaldo Colosio), Ramón Mercader (asesino de León Trostky) y Lee Harvey Oswald (asesino de John F. Kennedy)…

ASTILLEROS: Entre las cosas imborrables de la vida están las siguientes: de su primer libro, el escritor español, Valle Inclán, sólo vendió cinco ejemplares… La editorial “Oveja negra” rechazó su primer libro a Gabriel García Márquez y le dijo que se dedicara a otra actividad, porque era un fracaso… José Agustín, el gran escritor de la generación de “La onda”, financió con sus ahorros su primer libro, intitulado “La tumba”… A los diecisiete años, Arthur Rimbaud había escrito y publicado toda su gran obra literaria… A los 26 años de edad, Juan Rulfo publicó su primer gran libro, “El llano en llamas” y a los 28 años, el segundo, “Pedro Páramo”, y luego jamás volvió a publicar, porque obsesionado con mejorarse a sí mismo, de día escribía y de noche quemaba los originales… Los libros, decía el antropólogo Gonzalo Aguirre Beltrán, rara, extraordinaria ocasión dan para vivir, y a veces, sólo a veces, sirven para tener una noviecita que en el fondo desea volverse escritora… De acuerdo con Plinio Apuleyo Mendoza, a partir de que García Márquez se volvió famoso y vivía de los libros, pagaba todas las cuentas de los amigos… Lo peor de la vida, sin embargo, es fregarse el lomo durante meses escribiendo un libro y luego de la gran hazaña de que una editorial lo publique resulte que nadie lo compra… En el siglo pasado, el cantante Víctor Segovia financió su primer disco y todas las mañanas iba al café de “La Parroquia”, entonces, en la avenida Independencia en el puerto jarocho, y él mismo lo andaba vendiendo de mesa en mesa para, digamos, sacar unos centavitos y llevar el itacate a casa…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *