xalapa
22
Search
Sabado, 19 de Agosto de 2017
  • :
  • :

“Matilda”, el personaje que inmortalizó y hundió a Mara Wilson

matilda - mara wilson

 

Para pocos pasarán inadvertidos títulos como Mi Pobre Angelito, Malcolm el de en medio o Matilda, pero nadie sabe qué ha sido de sus protagonistas. Precisamente la actriz encargada de dar vida a Matilda, Mara Wilson, ha sido una de las encargadas de revelar al público lo complicado que es ser un niño prodigio dentro de la industria de Hollywood.

Su testimonio ha sido uno de los más duros hasta hoy conocidos. La joven se inició muy prematuramente en el cine, ya que a la edad de tres años ya acudía a castings. Su primer papel llegó de la mano de un grande, nada más y nada menos que del rey de la comedia, Robin Williams, con quién protagonizó Papá por siempre (Mrs. Doubtfire), donde interpretaba a la hija pequeña del cómico. Su cara entrañable y su talento para la actuación no pasaron inadvertidos, y a pesar de que el papel no tenía grandes líneas, la pequeña Wilson se había convertido en toda una estrella.

 

La niña de los ojos de Hollywood

Después del exitazo cosechado con la junto a Robin Williams, el teléfono de los Wilson no paró de sonar para reclamar a su hija. Finalmente, madre e hija decidieron que la pequeña protagonizaría Milagro en la calle 34, el remake de la película homónima dirigido por Les Mayfield. En un primer momento ambas quedaron prendadas del guión del filme, pero durante el rodaje las cosas se fueron torciendo, la intérprete empezaba a conocer como funcionaba Hollywood de verdad. Al parecer, poco a poco el director fue introduciendo cambios en el guión que alejaban a la pequeña del papel inteligente y elocuente de un primer momento para pasar a ser una simple cara bonita. Finalmente, la cinta vio la luz con críticas muy dispares, aunque todas coincidían en que Mara Wilson era todo un filón.

Mrs. Doubtfire

 

Aunque con ambos títulos la actriz se granjeó una gran reputación, su momento estelar llegó con Matilda, la película que narraba las aventuras de una niña con poderes mágicos. La cinta, considerada todo un clásico del cine infantil, supuso un antes y un después en la carrera de nuestra protagonista, y aunque todo indicaba que el cambio sería para mejor, lo que vino después fue un descenso al abismo.

Poco después del rodaje de la película su madre falleció a causa de un cáncer fulminante, lo que la sumió en una terrible tristeza. Su padre, vencido por la situación, comenzó a ejercer en ella un papel sobreprotector, al punto de no dejarle “ni siquiera cruzar la calle sola”, en palabras de la actriz. La situación fue tan abrumadora que Wilson ha confesado no recordar apenas nada de la premiere y el estreno de Matilda.

 

matilda

La pubertad, el comienzo del rechazo

Durante un tiempo permaneció alejada de la industria, pero cuando conoció a Britt Allcroft la cosa cambio. Al parecer, la directora le recordó a una especie de abuela tierna, y no se pudo negar a participar en Thomas y el tren mágico. Fue en esta película cuando todo cambió por completo. La artista rodó este filme con once años, en plena pubertad, y al cumplir los doce su cuerpo comenzó a cambiar. La actriz ya no era la dulce niña que la había hecho famosa y eso era algo que molestaba al equipo, al punto que un día esa “abuela” tuvo que tener una conversación con ella: “Mara, cuando comenzamos a filmar todavía eras una niña, pero ahora creciste, tienes 12 años. Tu cuerpo ha cambiado, y nos dimos cuenta de esos cambios al revisar las tomas. Tal vez podrías usar un sostén deportivo”. Nada más entrar en la habitación, la joven tenía toda una serie de sujetadores encima de la cama. “La pubertad había llegado y yo fui la última en enterarme”, explica.

Después de Thomas y el tren mágico el teléfono dejó de sonar. Su familia había cambiado, su cuerpo había cambiado y su carrera también. Otro de los episodios que narra con crudeza fue la hipersexualización que se hizo de ella. A muchos les hizo gracia ver como la tierna niña de Matilda se iba convirtiendo en una mujer a pasos agigantados, por lo que comenzaron a proliferar montajes donde colocaban la cara de Wilson en cuerpos desnudos de mujer. Cuando esta vio las fotografías por Internet quedó completamente en shock. Aun era una niña de doce años que no estaba preparada para nada de lo que estaba pasando.

La actriz decidió alejarse por completo del mundo del cine y pasar la pubertad apartada de la gran pantalla. A sus 16 años se llenó de valentía para recuperar su carrera y volvió a presentarse a castings. Esta vez el problema no vendría por su sus cambios físicos, sino porque a partir de cierta edad eres invisible para la industria sino eres guapa y tienes un cuerpo 10. Así lo percibió en el casting de Catch that Kid cuando el responsable del proceso la desechó en detrimento de Kristen Stewart, que destacaba más en belleza. Por lo menos en este proceso de selección fueron más sutiles que en uno para una serie de televisión, donde el director de casting le comentó que era perfecta para el papel de “amiga gorda”.

 

Caer para levantarse después

Desde ese instante, Mara Wilson grabó un mensaje en su cabeza a sangre y fuego: “A los 13 lo que importa es ser guapa, tanto en el cine y la televisión como en la vida real”. A raíz de este pensamiento y de todos los desencuentros que se sucedieron, la actriz padeció depresión y un desorden obsesivo compulsivo.

Afortunadamente, las cosas han cambiado para la que fuera Matilda. Alcanzada la madurez ha podido hacer frente a todos esos fantasmas del pasado. Lo ha hecho a través de la publicación de un libro autobiográfico Where Am I now? (¿Dónde estoy ahora?), donde ha relatado todos estos episodios. Si bien, no todo es negativo en el libro, ya que en él también habla de su amor por la escritura y de sus otras dedicaciones, como el teatro o el doblaje. Y es que si ha podido desgranar una máxima lección de su historia es que la vida es un proceso de lucha continuo, en el que siempre hay que levantarse.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *