xalapa
22
Search
Miércoles, 21 de Febrero de 2018
  • :
  • :

Miles de hectáreas de Veracruz quedarán infértiles

  • Germán Larrea, del grupo México, el segundo hombre más rico del país luego de Carlos Slim, listo para extraer gas shale del norte del territorio jarocho y otras entidades federativas, lo que significará un holocausto ecológico

  • En el norte del país ha originado el peor desastre natural con la industria minera

  • Cientos de niños intoxicados por su culpa

  • 63 cadáveres sepultados en Pasta de Conchos

  • Mientras diputados locales de Baja California han puesto en alerta, en Veracruz todos callan

 

LUIS_VELAZQUEZDespués de Carlos Slim Helú, Germán Larrea, del Grupo México, está considerado como el segundo más rico del país, según la revista Forbes.

Su fortuna está calculada en unos 16,700 millones de dólares.

Su grupo México se extiende desde México hasta Estados Unidos y Perú.

Es el más influyente empresario del mundo en la industria minera.

También es propietario de 295 complejos cinematográficos en el país que incluyen las cadenas Cinemex (que a su vez adquirió las compañías de exhibición de cine MM Cinemas y Cinemas Lumiére) muchas, muchísimas en el estado de Veracruz.

Es dueño de las redes ferroviarias Ferrocarril del Sureste y Ferrosur que se fusionaron y atraviesan los estados de Oaxaca, Veracruz, Puebla e Hidalgo.

En su ferrocarril del sureste, más de 400 mil ilegales de América Central (Honduras, Salvador y Guatemala) caminan en el lomo de “La bestia”, en donde también suelen treparse los carteles y cartelitos, amafiados con los agentes federales del Instituto de Migración y los policías estatales y municipales para lanzarse contra los migrantes.

Incluso, y por eso mismo, el entonces procurador de Justicia, ahora Fiscal General de nueve años, “el implacable e impecable” Luis Ángel Bravo Contreras, ideó demandar al Grupo México, de Germán Larrea, por permitir que los indocumentados treparan a “La bestia” y así acabar con la mala fama de Veracruz como el peor rincón del país para los migrantes.

Aquel reality show pareció terminar cuando, oh paradoja, a Germán Larrea se le ocurrió levantar un muro de Berlín en Tierra Blanca para bloquear el acceso de los migrantes al patio de su ferrocarril.

Germán Larrea soñó con extender su imperio y emporio a la televisión y quedarse con una de las tres concesiones comerciales que otorgará el presidente Enrique Peña Nieto; pero fue eliminado por sus antiguo aliado, Emilio Azcárraga Jean, de Televisa, donde fungía como miembro del Consejo de Administración.

Pero a cambio, oh paradoja, está en la recta final, y/o ya habría ganado la licitación para explotar el gas shale, que se obtiene mediante el llamado fracking, o sea, la fractura hidráulica, y que tiene su fuente de provisionamiento en el norte de Veracruz y en Tamaulipas, Hidalgo, San Luis Potosí y Puebla.

Y con tal proyecto, cien municipios de las cinco entidades federativas anteriores se expondrán a que miles de hectáreas queden infértiles, pues se trata de una explotación irracional.

Y más en un empresario, el segundo más poderoso de la república, luego de Carlos Slim, que en otros territorios del país ha hecho y deshecho, consciente de que por los favores prestados a las elites políticas, entre ellas el PRI, goza de impunidad.

 

LA HUELLA DE SUS DESASTRES NATURALES

 

Ha gozado de impunidad con sus concesiones mineras cercanas a Taxco, Guerrero, a partir de que convirtiera las lagunas y ríos en depósitos de desechos tóxicos, y aun cuando desde hace ocho años las tiene cerradas ante el coraje popular y la irascibilidad social: “El gobierno federal no se las ha retirado” según el columnista Carlos Fernández-Vega, La Jornada, México SA, del lunes 19 de enero, 2014.

En Cananea, Sonora (donde estalló la huelga obrera del porfirismo a la par que en Río Blanco, 1907) “ha contaminado toda la zona y, de paso, la vida de la comunidad, además de ser causante del peor desastre ambiental con la industria minera del país”.

“En Chihuahua dejó un regadero de plomo tras el cierre de su Fundidora de Ávalos, en cuyo terreno se construyó un fraccionamiento habitacional que, entre otras gracias, ha dejado a cientos de niños intoxicados por ese metal pesado” (Ibídem).

En Coahuila, con la mina Pasta de Conchos llegó al homicidio industrial, donde luego de la explosión todavía hay 63 cadáveres sepultados bajo toneladas de rocas, pues el barón de la minería en México primero fue priista, luego panista, y ahora de nuevo, con Peña Nieto, priista y, por tanto, intocable.

Y más aún si se considera el testimonio de Chile, donde luego de la explosión de una minera el mismo presidente de la república encabezó el rescate… hasta que salió el último de los obreros, vivo y salvo.

Ahora mismo, en Baja California tiene en marcha el proyecto denominado “El arco”, donde también destrozará la ecología y que se trata “de un yacimiento de cobre de clase mundial… con reservas de mineral de más de mil 500 millones de toneladas… y que producirá 190 mil toneladas de cobre y 105 mil onzas de oro al año”.

Y es que en el proyecto aplican una técnica contaminante para las áreas naturales protegidas de la región y que ha puesto en alerta a los diputados locales…para que las secretarías de Medio Ambiente, Recursos Naturales y de Pesca, y de Economía “proporcionen los expedientes de las autorizaciones de impacto y riesgo ambiental así como las concesiones mineras otorgadas por la coordinación general de minas a Grupo México y Mexicana del Arco, incluyendo las concesiones y perforación de pozos de agua” (Ibídem).

Tal cual es la biografía industrial de Germán Larrea, a quien durante muchos años le llamaran el empresario misterioso, porque es un hombre reacio a que le tomen fotografías y a figurar en las páginas de sociales, hasta que un día, en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, le tomaron la foto y se hizo pública.

Ahora, con la explotación irracional del gas shale en el norte de Veracruz y cuatro estados más del país, un nuevo peligro ecológico se avecina sobre el territorio jarocho que afectará sobre todo la parte norte.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *