xalapa
22
Search
Jueves, 18 de Enero de 2018
  • :
  • :

Mueren diez pensionados en la lucha para rescatar al IPE

Foto: Fabián Delgado

Foto: Fabián Delgado

Aunque las enfermedades empeoren sus condiciones de salud, continuarán el movimiento para defender los derechos de los jubilados y pensionados.

Durante los seis años de protesta, han fallecido al menos diez integrantes de la Coalición de Pensionistas Independientes del Estado de Veracruz (Copipev) o sus esposas.

La presidenta de la Copipev, Adriana Chávez Tejeda, señaló que además hay varios adultos mayores en etapa terminal por cáncer.

Sin embargo, este sector de la población es visto como una “carga” por parte de los últimos gobernantes.

“Habemos muchos jubilados, vivimos más de 60 años y es porque debería dar alegría, ahora resulta que les da mucho coraje (gobierno), dicen: es que viven mucho y cobran pensiones durante mucho tiempo”.

La entrevistada indicó que si los gobernantes no se hubiesen robado los recursos de la Reserva Técnica del Instituto de Pensiones del Estado (IPE), el dinero alcanzaría.

“Porque los trabajadores siguen cotizando y lo que nosotros cotizamos lo desperdiciaron, se lo dieron a los gobernadores, lo usaron quiensabe para qué y desapareció”.

Chávez Tejeda aseguró que aunque las enfermedades empeoren sus condiciones de salud, continuarán la lucha, para defender los derechos de los jubilados y pensionados.

“Porque estamos exigiendo derechos, no estamos pidiendo regalías, privilegios, dádivas, no, estamos defendiendo derechos”.

Lo anterior, aunque también hayan sido víctimas de gobiernos represores.

Y es que el 23 de diciembre de 2015, el entonces secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, instruyó que los jubilados y pensionados fueran replegados mientras bloqueaban calles del centro de Xalapa, para exigir el pago de su pensión.

Algunos de ellos fueron empujados, jaloneados, incluso golpeados con toletes eléctricos por parte de elementos del grupo antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), comandada en ese entonces por Arturo Bermúdez Zurita.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *