xalapa
18
Search
Sabado, 20 de Abril de 2019
  • :
  • :

Mujer de 81 años y su chistosa caracterización para “El Viejo”

6112AB5D-21C0-4137-8B51-60943BE61945Vive la víspera de Año Nuevo como si fuera la última. Su entusiasmo hace que las personas se acerquen, bailen con ella y le den una moneda.

 

La señora Ana María Octuna Olivares porta un suéter rojo y en su interior dos grandes globos que simulan sus pechos y que presume con gran alevosía en el Centro Histórico de Xalapa, mientras baila y canta como parte de la tradición de “El Viejo”.

Su chaleco blanco sólo le cubre los hombros, no alcanza a taparle los senos. En su espalda, atado con un reboso, lleva un muñeco de plástico, muy similar a un bebé de carne de hueso.

Había adoptado la caracterización de los hombres para dicha tradición, pues es común que ellos se disfracen de mujeres de la tercera edad, colocándose globos en pechos y glúteos, cabellos blancos, una falda, máscara y, en ocasiones, sombrero.

Como cada fin de año, Ana María sale a las calles con sus compañeros, también residentes de la casa hogar “Mariana Sayago”, con el propósito de divertirse, pasar un rato inolvidable, promover las tradiciones y, además, pedir una cooperación para su aguinaldo.

La mujer de 81 años se mueve con facilidad. Saca sus mejores pasos entre la multitud de gente que camina entre comercios en busca de los últimos detalles para la cena, el festejo nocturno y la despedida del año viejo.

Vive la víspera de Año Nuevo como si fuera la última. Su entusiasmo hace que las personas se acerquen, bailen con ella y le den una moneda.

“Una limosna para este pobre viejo, que ha dejado hijos para el año nuevo”, se escuchaba en el primer cuadro de la ciudad.

Jóvenes con guitarras acompañaban a los adultos mayores en su travesía. Era difícil no llamar la atención de la gente, sobre todo a su paso por la calle Juan de la Luz Enríquez.

Las personas de la tercera edad lucieron una gran sonrisa; preferían bailar y cantar que estar postrados en una silla o cama del asilo, ubicado sobre la calle Xalapeños Ilustres.

Sobre todo para hacer perdurar la tradición de “El Viejo”, misma que nació en el puerto de Veracruz, cuando trabajadores de los muelles iniciaron una protesta haciendo ruido con latas, porque no recibían aguinaldo; sin embargo, al repetirlo al año siguiente, consiguieron que sus patrones les dieran botellas de licor y comida.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *