xalapa
18
Search
Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

“No podemos darnos el lujo de dar a conocer una ejecución masiva”: Javier Duarte al entonces Fiscal de Veracruz

Duarte y Luis Ángel BravoEl exgobernador de Veracruz, el priísta Javier Duarte de Ochoa, “no se podía dar el lujo de un hallazgo masivo de cuerpos, porque le iban a partir la madre”, por lo que instruyó a Luis Ángel Bravo Contreras, exfiscal general, a ocultar 13 cadáveres -de 19- localizados en la barranca La Aurora, también conocida como Laguna Negra.

Durante la audiencia de imputación por desaparición forzada a Bravo Contreras, el Fiscal Especializado en Atención a Personas Desaparecidas, Luis Eduardo Coronel Gamboa, expuso que a través del “teléfono rojo”, la línea interna y directa entre funcionarios de gabinete con el exgobernador Duarte de Ochoa, ordenó a una reunión en calidad de urgente al exfiscal y al ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz Arturo Bermúdez Zurita.

En la reunión, a puerta cerrada, Duarte de Ochoa preocupado cuestionó sobre el hallazgo de 19 cuerpos en la barranca La Aurora, “no se puede filtrar más información”, aludiendo a la fotografía filtrada a medios de comunicación donde se aprecian seis cuerpos en el fondo de la también conocida Laguna Negra.

Ante la preocupación de Duarte de Ochoa, Luis Ángel Bravo Contreras, cercano colaborador del exgobernador y cumpliendo al capricho, instruyó a María del Rosario Zamora González exdirectora de investigaciones ministeriales a “hacerse cargo del operativo”.

Zamora González obligó a los peritos criminalistas de Servicios Periciales a reportar únicamente el hallazgo de seis cadáveres, además de quitar teléfonos celulares a policías y peritos para borrar las fotografías y evitar filtraciones a la prensa.

Durante la exposición de la Fiscalía General de Veracruz, afirmó que la cadena de mando venía desde el exgobernador veracruzano Duarte de Ochoa, toda vez que tras la detención de Carlota Zamudio Parroquín, ex delegada de la Policía Ministerial y del ex director de Servicios Periciales, revelaron que Rosario Zamora se encargaría en ocultar los cuerpos.

Los tres exfuncionarios duartistas dijeron en entrevistas por separado realizadas este año por la Fiscalía Veracruzana, que Luis Ángel Bravo Contreras los instruyó a alterar la escena del crimen por órdenes de Javier Duarte. También Bermúdez Zurita y testigos de identidad resguardada, confirmaron la versión de los excolaboradores de la fiscalía.

Esto debido a que entre los cuerpos localizados en el fondo de Laguna Negra se encontraba el cadáver del policía estatal David Lara Cruz, quien fue levantado por sus propios compañeros el 12 de enero de 2016 al salir del edificio de la SSP de Veracruz donde le practicaron los exámenes de control y confianza. David Lara Cruz quedó en la lista de las trece víctimas que serían desaparecidas.

En la audiencia, Coronel Gamboa precisó que un perito en dactiloscopia cotejó las huellas del policía en la base de datos que arrojó como resultado que la víctima -David Lara Cruz- era elemento en activo de la policía estatal en Acayucan, municipio ubicado al sur de Veracruz.

Entre los seis cuerpos que pertenecían a la “versión oficial”, se encontraba el cuerpo de José Alonso Tejeda Reyes, quien fue identificado por huellas dactilares, ya que anteriormente había sido detenido en Poza Rica.

La instrucción fue precisa, trasladar el cuerpo del policía estatal a un paraje solitario de la localidad de Santa Anna, municipio de Alto Lucero, donde el perito criminalista que simuló el hallazgo -y que actualmente sirvió de testigo para revelar las irregularidades de los hechos- colocó el cuerpo boca abajo para ocultar la necropsia que se le había practicado con anterioridad.

Sin mayor preámbulo, Rosario Zamora instruyó a Carlota Zamudio Parroquín a alterar el número de cuerpos localizados en la barranca La Aurora, por lo que en consecuencia, ordenó a los policías ministeriales que acudieron a la escena del crimen a cumplir con canalizar la petición.

Por su parte -según la Fiscalía- Bravo Contreras vía telefónica ordenó a Gilberto Aguirre Garza a modificar el número de cadáveres localizados en la barranca.

“Vengo de una reunión con el uno”, aludiendo al encuentro con Javier Duarte en la sala de juntas de Casa Veracruz, por lo que solo se tenían que reportar, de manera oficial, los seis cuerpos que aparecen en una fotografía que fue filtrada a la prensa, ya que la escena del crimen por su cercanía con la Academia de Policía “era un tema muy mediático y no se necesitaba un desmadre así en este momento”.

En la entrevista de la FGE de Veracruz a la fiscal de distrito Eva Aquino Tamayo, relató que acudió a la barranca La Aurora y observó que se encontraban más de quince cuerpos, mismos -que según ella- tenían que haber sido marcados por el perito criminalista, sin embargo, Rosario Zamora ya había “dado instrucciones”.

Los cadáveres, cráneos y restos humanos fueron llevados al Servicio Médico Forense de Xalapa, donde días después acudió un policía de Fuerza Civil -según el testimonio de un testigo de identidad resguardada- a llevarse en bolsas los cuerpos en una camioneta Ford Lobo.

No obstante y tratándose de que pudiera incurrir en algún delito, previo a que se llevaran los cuerpos, tomó fotografías y videos que daban cuenta del número exacto de cadáveres localizados en Laguna Negra.

Este dato de prueba es pieza fundamental en el caso de los 19 cuerpos de la barranca La Aurora, ya que hasta el día de hoy se desconoce el paradero de los doce cuerpos restantes.

Otro testigo afirmó en su declaración que Roberto González Meza, director de Fuerza Civil, se presentó en la escena del crimen y dialogó con Rosario Zamora por más de 20 minutos.

González Meza se encuentra internado en el penal regional de Pacho Viejo imputado por la comisión del delito de desaparición forzada, en agravio de quince personas -hombres, mujeres y menores de edad- mismos que fueron levantados, torturados y desaparecidos por el grupo élite Los Fieles, el cual lideraba bajo el consentimiento de Bermúdez Zurita para perseguir a presuntos integrantes de la delincuencia organizada, principalmente del sangriento cartel de Los Zetas.

Por estos hechos, también se encuentran detenidos e imputados por desaparición forzada dieciséis policías veracruzanos, que se encuentran internados en el reclusorio regional de Pacho Viejo.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *