xalapa
22
Search
Lunes, 24 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Peña: dejo un país con estabilidad política, económica y social

005n1pol-1_mini

Con una emoción inocultable en la voz y en el rostro, el presidente Enrique Peña Nieto, como rubrica de su mandato, aseguró desde Palacio Nacional que deja un país con resultados tangibles y mejor del que recibió hace seis años. Asumió haber tomado decisiones difíciles y tener conciencia de que el cambio impulsado “afectó añejos privilegios.

Estuvimos dispuestos a asumir ese costo y asimilar el desgaste que es consecuencia de emprender profundas transformaciones, subrayó.

Admitió no haber alcanzado los objetivos trazados en todas las asignaturas, pero puedo asegurar que siempre actuamos para remover los obstáculos que habían impedido por largo tiempo un desarrollo pleno.

Peña Nieto se refirió también a su próximo sucesor, Andrés Manuel López Obrador: Como corresponde a una nación democrática, el pasado primero de julio en un proceso libre, plural y participativo, México decidió el rumbo que habrá de seguir en los próximos años. A partir del primero de diciembre iniciará una nueva etapa. Como presidente y como mexicano deseo el mayor de los éxitos al próximo jefe del Ejecutivo federal en su gestión.

Asistieron a la ceremonia los representantes del Congreso: el diputado Porfirio Muñoz Ledo y el senador Martí Batres, ambos de Morena; el ministro Luis María Aguilar, titular del Poder Judicial; los gobernadores e integrantes del gabinete. Todos, ubicados en un presídium dividido en dos, mientras en medio y solo en su podio, el mandatario dirigió el mensaje de casi 90 minutos, al cual se le intercalaron cinco videos –uno por cada eje de su administración– para ilustrar con datos duros los avances de su gestión.

Mientras éstos se proyectaban, él ocupó un lugar en el sillerío, en medio de su familia y el resto de invitados especiales, entre los que estuvieron empresarios, jerarcas católicos, líderes de organizaciones sociales y ex funcionarios de su gobierno, entre otros.

Al inicio, el Presidente reivindicó su política de reformas estructurales y el inédito Pacto por México para impulsarlas. Buscamos en todo momento convocar, convencer, nunca imponer, recalcó.

Luego, en el tema de seguridad, justificó la entrega a la Secretaría de Gobernación de su manejo para aplicar una política de coordinación y combatir a la criminalidad con inteligencia y el uso legítimo de la fuerza del Estado.

El gobierno, planteó, tuvo éxito al disminuir significativamente a las organizaciones de delincuentes, pero ese mismo debilitamiento provocó el surgimiento de bandas criminales de menor tamaño, sin que existieran, en el ámbito local, las capacidades policiales necesarias para enfrentarlas con eficacia. Lamentó que no hubiese prosperado en el Congreso su iniciativa para establecer sólo 32 policías estatales.

En otros espacios, defendió la reforma educativa y los mecanismos de promoción docente, porque ahí el clientelismo había sustituido al mérito. Hoy, afirmó, los cambios en la enseñanza ya muestran mejoras significativas en 11 entidades.

Indicó que dejará concluidos 97 por ciento de los compromisos que firmó ante notario cuando fue candidato presidencial. Aseguró haber trabajado para desterrar la corrupción, y con el nuevo marco legal quienes incurran en estas prácticas merecen todo el rigor de la propia ley, y así ha actuado el Estado mexicano, sin distinción.

Con todo, el mandatario diría asimismo que el gobierno le entregará a la siguiente administración un país con importantes fortalezas: estabilidad económica, política y social; finanzas públicas sanas, con 78 por ciento más de contribuyentes que hace seis años y una deuda manejable y en tendencia decreciente; la inflación más baja para un sexenio desde hace casi 50 años; nuevos empleos formales, que crecen a un ritmo de 800 mil por año; un nuevo modelo energético, que nos permite recuperar nuestra condición de potencia en ese sector y liberar recursos públicos para fines sociales; la mayor inversión extranjera directa, por casi 192 mil millones de dólares e inversiones comprometidas por casi 200 mil millones de dólares.

En esa misma enumeración de logros aseguró dejar los menores porcentajes de pobreza y de carencias sociales desde que se tiene registro; un nuevo modelo educativo que se aplica en las aulas a partir de este ciclo escolar; proyectos de telecomunicaciones en marcha; el doble de la capacidad portuaria de la existente al inicio de este gobierno; una renovada red de carreteras y proyectos ferroviarios y aeropoertuarios de gran escala, así como un conjunto de tratados comerciales de nueva generación y relaciones estrechas con todos los países con los que compartimos principios e intereses.

Peña Nieto afirmó haber actuado para hacer de México un país más justo, libre y próspero. Haberlo hecho con apertura y por encima de intereses sectoriales y dejando de lado diferencias para trazar una nueva ruta hacia el futuro.

Habló también del honor y privilegio que le representó ocupar la Presidencia del país, y agradeció a los mexicanos haberle inyectado ánimo y energía para mantener la entereza y el coraje necesarios en la conducción de la República.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *