xalapa
18
Search
Jueves, 13 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

Piden auxilio para indigente senecto que deambula en centro de Xalapa

FOTO: CARLOS HERNÁNDEZ.

FOTO: CARLOS HERNÁNDEZ.

 

Don Carlos es un hombre en situación de calle de entre 70 y 75 años de edad. Fue abandonado a su suerte -quizá- por sus familiares y amigos y hoy mendiga entre el sol, lluvia, calor y frío en el Centro Histórico de Xalapa.
Este sábado paramédicos de Cruz Roja acudieron al llamado del encargado de una tienda de deportes, justo en la calle Primo Verdad para que checaran el estado de salud de Don Carlos Miguel Mota, así como se identificó.
Un hombre, quien dijo atender una tienda de deportes de la plaza Primo Verdad a escasos metros de donde se encuentra Don Carlos, expreso que le da mala imagen a su negocio, ya que se encuentra en la entrada, “es una zona privada, desde hace más de 90 horas que llegó, se sentó y no se ha movido de ahí”.
Don Carlos recibe comida, agua y café, incluso cigarros por quienes pasan a su lado y no le son indiferentes. Otros, simplemente lo ven y siguen su camino.
Los socorristas revisaron a don Carlos y verificaron que su estado de salud es bueno, “no nos lo podemos llevar, está estable, coherente, bromea, nos dijo que tiene 29 años y se empezó a reír”, comentó uno de los paramédicos.
Los comerciantes de la zona lamentaron que han realizado diversos reportes al número de emergencias 911 para que alguna institución se haga cargo de él y lleve una vida digna, de cuidado, sin embargo, tanto la policía estatal y el DIF municipal han acudido a revisarlo y se han negado a apoyarlo, justificando “que él está bien”.
A su vez lamentaron que el alcalde de Xalapa, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero haya dispuesto de dos albergues, comida y recursos públicos para los migrantes que arriben a la Capital veracruzana, incluso, que el Gobierno de Miguel Ángel Yunes no pueda hacerse cargo de él.

“Ojalá se venga a dar una vuelta por aquí, en pleno Centro, hay muchas personas que duermen en la calle, incluso abajo de Palacio Municipal y no he visto que alguna autoridad gubernamental los ayude”, dijo Ernesto Hernández, quien se acercó a observar el trabajo de los paramédicos. 

En tanto, don Carlos se mantiene tembloroso, cubierto con una chamarra color rojo, una cobija gris y una bolsa de plástico para basura color negra, que en la medida de lo posible, se cubre de la lluvia y frío en lo que pudiera ser una muerte anunciada, “sólo quiero que me dejen aquí”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *