xalapa
22
Search
Jueves, 21 de Junio de 2018
  • :
  • :

Posdata: Las barbas a remojar

•Los Pinos envían señales claras al priismo jarocho de cara al año 2016

•En Nuevo León, la candidata a gobernador surgió a partir de la encuesta

•Y en Sonora todo indica que habrá un dedazo de Los Pinos ante la división interna entre Manlio Fabio Beltrones con su favorito y los grupos locales

LUIS_VELAZQUEZEl PRI de Enrique Peña Nieto ya envió el primer mensaje a la elite priista de Veracruz: la candidata roja a gobernadora de Nuevo León, Ivonne Álvarez, exalcaldesa y exdiputada local, senadora en funciones, fue elegida en base a la encuesta.

Y desde antier, una vez manifestado el dedazo de Los Pinos, inició “la cargada” al registrarse, acompañada por César Camacho Quiroz, el presidente del partido, y el senador Emilio Gamboa Patrón (padrino de Adolfo Motita) quien le abrió el camino.

Ahora, el segundo mensaje de Los Pinos al duartismo está en Sonora, que también enfrentará elección de gobernador este año.

En Sonora, el PRI está agazapado. Espera a que el PAN nomine candidato y por eso retiene la publicación de la convocatoria para así medir la pujanza del nominado.

En la recta final hay dos aspirantes tricolores. Los dos, senadores de la república. Claudia Pavlovich Arellano y Ernesto Gándara Camou, primo hermano de Javier Gándara Magaña, exalcalde de Hermosillo y favorito del gobernador panista, Guillermo Padrés Elías, para la nominación.

Pavlovich Arellano es gente del diputado federal, Manlio Fabio Beltrones, mientras Gándara Camou es el precandidato rebelde (un Héctor Yunes Lana), porque se inconformó cuando en el año 2009 el góber Eduardo Bours Castelo se decidió por Alfonso Elías Serrano y lo dejó fuera de la jugada.

Incluso, en aquel año, Gándara Camou era el favorito de la encuesta priista, y ni así, mereció el palomeo del gobernador priista en funciones, lo que, por ejemplo, también ocurrió en Veracruz en el año 2010 cuando Fidel Herrera impuso a Javier Duarte como candidato.

Así los hechos y circunstancias, la familia priista de Sonora presiente que pudiera darse un dedazo desde Los Pinos, en donde, oh paradoja, dejarían fuera a Beltrones y el candidato sería otro.

Y más, cuando el candidato de Beltrones en Baja California (Héctor Yunes delegado del CEN del PRI) perdiera la elección ante el candidato panista.

Por eso es que, además, el PRI ha retenido la convocatoria, mientras por arriba y abajo pactan los acuerdos entre las partes a fin de evitar una ruptura tricolor, como de hecho y derecho se ha dado en Veracruz entre los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla ante Javier Duarte y Fidel Herrera, obsesionado como está con su Maximato para entronizar como sucesor en la silla embrujada de palacio a uno de los llamados “Niños infieles”, a saber: Gerardo Buganza Salmerón, Jorge Carvallo, Érick Lagos, Adolfo Mota y Alberto Silva Ramos (en estricto orden alfabético), ninguno de los cuales, por cierto, ha repuntado en la encuesta histórica, pues todos están confinados en el sótano electoral.

VIDAS PARALELAS ENTRE SONORA Y VERACRUZ

El mensaje queda claro: en Nuevo León, la encuesta, y por tanto, la disciplina institucional todos alrededor de la exsenadora Ivonne Álvarez, pues sin duda Los Pinos asestó el consabido manotazo, antes, mucho antes de arriesgarse a que por una fisura interna pierdan los comicios.

En Sonora, el riesgo de un dedazo desde el centro ante un Beltrones que empuja a su candidato y un candidato disidente, inconforme, rebelde, peleador callejero.

Y más, porque del lado panista el candidato será Javier Gándara Magaña, protegido del gobernador Padrés Elías, y por tanto, con toda la fuerza política, social, económica, electoral y mediática del gobierno del estado.

Pero, además, un Javier Gándara que fuera priista y que desertara del partido tricolor cuando fuera derrotada como candidato a la alcaldía de Hermosillo, y molesto, iracundo, ante el complot interno, emigró al PAN que años después lo entronizara como presidente municipal

Más todavía si se considera que el ex priista Javier Gándara, igual que Miguel Ángel Yunes Linares en Veracruz, se ha resistido a pertenecer a una corriente panista, y por el contrario, ha creado su propia marca con militantes de otros partidos, sobre todo del PRI. (La jornada, Ulises Gutiérrez, 15 de enero, 2014)

Es decir, entre Sonora y Veracruz se están dando características paralelas que por tanto, pudieran entenderse como más señales indicativas y significativas para la elección de gobernador en el año 2016.

En las próximas semanas habrá destapes de candidatos a gobernadores en 6 entidades federativas más, y por tanto, cada uno será una lección política para la familia roja de la tierra jarocha, aun cuando, claro, cada región del país tiene circunstancias diferentes.

Pero con todo, si se mira el bosque más allá del árbol hay señales definitivas para que los priistas jarochos pongan las barbas a remojar…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *