xalapa
22
Search
Lunes, 24 de Julio de 2017
  • :
  • :

Quiebran comerciantes de flores por caprichos municipales

unnamed-2Los vendedores han cumplido con el pago de entre mil 500 y dos mil pesos por año al ayuntamiento de Xalapa, como parte del derecho de piso; sin embargo, el ayuntamiento de Xalapa aplica políticas públicas que empeoran su situación económica.

 

Doña Dolores Vázquez vende flores en el mercado “Alcalde y García” desde hace 40 años. Sus ventas han bajado más del 60 por ciento. El hostigamiento por parte de la autoridad municipal se ha recrudecido y podría ocasionar la quiebra de su negocio.

A sus 58 años, lleva a casa el sustento diario para sus diez hijos. Algunos de ellos la apoyan sacando “trabajitos” y ganando unos cuantos pesos.

Al mediodía del 11 de julio, personal del Departamento de Inspección y Atención Comercial (DIAC) arribó a su espacio laboral para mostrarle un documento.

Por instrucción de la subdirectora de Comercio, Clorinda Ferral Ferrando, se le solicitaba quitar la mercancía de exhibición y comercializarla solo dentro de su local.

Una bodega de unos cuatro o cinco metros cuadrados, donde sus rosas, girasoles y demás flores no estarían a la vista de los clientes y apenas cabrían.

“Nos han dicho que nos alineemos y nos alineamos, pero ahora quieren que metamos los botes (con flores) al local. Pero no nos parece justo, la verdad a veces nos salimos por necesidad, porque no hay venta”.

Su mercancía se observa a poco más de un metro de donde concluye el local comercial; sin embargo, no impide el paso peatonal, ni daña la imagen del mercado, ubicado frente al cuartel San José.

“Sino quieren que sigamos trabajando, que nos den trabajado con el gobierno, aunque sea de barrenderos, pero queremos trabajo, qué va a comer mi familia”.

Pese a su crítica situación financiera, ha cumplido con el pago de entre mil 500 y dos mil pesos por año al ayuntamiento de Xalapa, como parte del derecho de piso.

Acepta que en ocasiones se ha atrasado varios años con dicho pago; sin embargo, actualmente se encuentra al corriente.

La semana pasada echó a la basura 200 paquetes de rosa, porque no se vendieron, lo que representó una pérdida de 15 mil pesos para su bolsillo.

Su rostro exhibe la impotencia y preocupación por la posible pérdida de su negocio.

Al menos seis comerciantes de flores se encuentran en la misma situación y no están dispuestos a cerrar su local por “caprichos” de la autoridad municipal.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *