xalapa
18
Search
Jueves, 06 de Agosto de 2020
  • :
  • :

Reyna ayudaba a sus padres a vender pan, fue asesinada a golpes

31E0A293-0EB3-49FF-B190-253EC4234E3BUna niña de 12 años que vendía pan de casa en casa en Naolinco fue asesinada  en un paraje solitario de esta cabecera, luego de que fuera reportada como desaparecida.
El sábado pasado a mediodía, Reyna Márquez Morán salió a hacer un mandado después de haber trabajado vendiendo pan por las calles del Pueblo Mágico de Naolinco, pero ya no regresó a su casa.
La menor fue reportada desde el sábado por su familia ante las autoridades locales que de inmediato comenzaron con las tareas para buscarla.
La Comisión Estatal de Búsqueda subió una ficha con sus datos en la que se informó los generales de la pequeña y que su vida podría estar en peligro.
La familia, amigos y la policía municipal salieron por las calles y caminos de Naolinco en la búsqueda de pistas sobre el paradero de la pequeña.
Sin embargo fue hasta la tarde del domingo que fue encontrado su cadáver en el paraje conocido como Las Fuentes, una zona donde opera una red de bombeo de Agua Potable, en la misma zona del pueblo.
Sus restos presentaban señales de violencia, según reportes aportados por la familia de la pequeña. “Al parecer la drogaron y le dieron un garrotazo en la nuca”, dijo una familiar bajo anonimato.
Las redes sociales de la zona sin embargo se han llenado de mensajes de exigencia de justicia a las autoridades, se espera más adelante que las autoridades confirmen si cuentan con pistas sobre el o los responsables de este crimen.
La pequeña Reyna Márquez acababa de terminar la primaria en Naolinco y estaba realizando el papeleo para seguir estudiando en la secundaria, cuando desapareciò el sábado, iba a sacar unas copias de su certificado escolar.
“Salió como a la una y media, dieron las cinco y nos comenzamos a preocupar, y fuimos a buscarla”, dijo la familiar.
Ella despertaba diario a las seis de la mañana para ayudar en las labores del hogar, después se iba con sus padres para surtirse de pan en la Panaderia Los Catanos, propiedad de un tío.
Tomaba una canastita o una caja y se iba a vender pan de casa en casa por las calles de Naolinco, una cabecera cercana a Xalapa que no está en el radar de las ciudades con más feminicidios ni menos por delitos como secuestro u homicidios dolosos.
Cuentan sus seres queridos que la pequeña estaba en planes de trabajar para ahorrar y poder comprar unos tenis para estrenar en su próximo curso escolar, en la secundaria.
La pequeña estaba esperando que acabara la cuarentena por el Covid-19 para que regresara la normalidad, y seguir son sus estudios.
En estos días estaba ocupada organizando un baby shower para una de sus hermanas, le emocionaba la idea de ser tía por primer vez.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *