xalapa
18
Search
Jueves, 22 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

Se dispersan migrantes centroamericanos desde la Cuenca del Papaloapan hasta las montañas

FOTO: NOÉ ZAVALETA.

FOTO: NOÉ ZAVALETA.

 

 

Cuatro niños hondureños juegan “luchitas” en un polvoroso ring de lucha libre en tonos azules y negros. Un catracho menor a los seis años agita la mugre del cuadrilátero al contar las tres palmadas de rigor, mientras uno de sus amigos somete al más débil con un candado al cuello, como en sus mejores tiempos los aplicaba Blue Demon.

Son solo cinco de los casi mil menores de edad que integran la Caravana de Migrantes Centroamericana. Cuatro mil migrantes catrachos esparcidos en territorio veracruzano, y de estos mil 800 ya acampan en el Salón Social de Isla, Veracruz.

Salón, orgullo de esta región piñera, cuyas mayores atracciones para migrantes este sábado son: la estación de tamales y arroz, las cajas de pan y el ring de lucha libre, un oasis lúdico para los más pequeños.

En contraparte, otros niños y jóvenes decidieron salir a “botear” y con gorra en mano, piden en los cruceros de Isla, Loma Bonita y Rodriguez Clara “monedas para los pasajes” a los lugareños que por ahí transitan.

En el segundo día de tránsito por territorio veracruzano, la Caravana de Migrantes Centroamericanos se dispersó en tres grandes grupos: Los mil 800 que acampan en el salón social de Isla, otro tanto similar en Loma Bonita, y los pequeños grupos independientes que se encuentran regados desde Córdoba -en la punta-, hasta Orizaba, Amatlan de los Reyes, Cosamaloapan, Tres Valles, Tierra Blanca y otros poblados.

 

FOTO: NOÉ ZAVALETA.

FOTO: NOÉ ZAVALETA.

 

El destino madre para mañana será partir hacia la ciudad de Córdoba -en el caso de los rezagados- a donde esperan arribar mañana, para el próximo lunes juntarse de forma masiva en Puebla, y de ahí a la Ciudad de México.

Bajo un intenso sol que rebasaba los 30 grados centígrados, el éxodo hondureño buscó diversas vías para trasladarse. Quienes viajaban con liquidez económica, pagaban a traileros, tractocamiones y camionetas de redilas una cuota de cien pesos para poder obtener “un viaje directo” a Cosamaloapan o Orizaba.

El grueso de la caravana -mil 800 hondureños, aproximadamente- caminó de la carretera federal 185 hasta la desviación a Isla, para de ahí pedir “aventón” o viajar de forma masiva en las plataformas de vehículos pesados.

En los paraderos de la Cruz del Milagro y de San Juan Evangelista, en el sur de Veracruz, una treintena de migrantes corrió y batalló por subirse gratis a una plataforma de trailer. Lugareños de la Cruz del Milagro les dotaron de agua de sabor en bolsas de plástico, tortas y tamales para mitigar el hambre y la sed en el camino.

Los autobuses de la ruta Acayucan-Isla fueron testigos de cómo unas religiosas (monjas) sacaron de sus hábitos un monedero para “costear” el viaje de migrantes de Rodríguez Clara a Isla, pues los choferes de dicha ruta se negaron a dispensar el pasaje a los centroamericanos.

 

FOTO: NOÉ ZAVALETA.

FOTO: NOÉ ZAVALETA.

 

En el entronque de Isla y Rodriguez Clara, en las afueras de la comandancia de la Policia Federal, voceros de la organización “Pueblos Sin Fronteras” y de la “Caravana de Migrantes Centroamericanos” advirtieron a los hondureños de que era vital en este “tramo” de la travesía, “permanecer unidos”, pues les recordaron que “Veracruz” es mundialmente conocido por ser tierra de narcotráfico, delincuencia organizada y fosas clandestinas, razón por la que había que estar muy alertas.

Al caer el atardecer, una cuadrilla de media docena de patrullas de la Policia Federal comenzó el resguardo del albergue de la caravana.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *