xalapa
22
Search
Lunes, 24 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Se está haciendo justicia: padre de Gibrán Martíz

 

Foto: Carol Suárez

Foto: Carol Suárez

Era algo que iba llegar tarde o temprano, es justicia, dice Efraín Martíz, padre del cantante Gibrán Martíz, víctima de desaparición forzada y homicidio durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa al comentar la orden de captura contra Luis Ángel Bravo Contreras.

Entrevistado vía telefónica, Efraín Martíz resaltó el hecho de que se busque a Luis Ángel Bravo Contreras pues pese a que no estuvo de manera activa cuando pasó la desgracia de Gibrán y otros dos de sus amigos, tampoco hizo nada para castigar a los responsables.

El padre recordó que cuando se dieron los hechos, en enero del 2014, el responsable de la justicia era Amadeo Flores Espinosa, quien renunció al cargo después de la desaseada investigación que determinó que el joven habría muerto durante un enfrentamiento con una banda de delincuentes, y es cuando ingresa Luis Ángel Bravo.

Pese a que en varias ocasiones Bravo le dijo que “no se iba a comer eso”, tampoco hizo nada para investigar y castigar al gran responsable en ese entonces, el titular de la SSP, Arturo Bermúdez.

“Le tenía miedo, terror, Luis Ángel a Bermúdez y por eso lo protegía”, dice el entrevistado.

A la distancia, le queda claro que más que miedo, era complicidad, pues todos estaban de acuerdo para hacer el mal.

Incluso, rememora que Luis Ángel Bravo constantemente lo sentaba con Rosario Zamora, fiscal para su caso, y quien tampoco no avanzó nada. Ahora comprende que era para proteger a los agresores, pues ella está presa por un delito similar.

“Esta chica siempre tenia en su oficina una foto con este Erick Lagos, era su protector o muy cercano, a él también lo deben investigar”, dijo.

Expuso que el momento en que se decepcionó del `papel de Bravo Contreras, fue cuando descalificó la investigación que él, con sus conocimientos en tecnología, realizó para encontrar a su hijo, siendo el principal hallazgo, que la última señal de su teléfono celular, venía de los cuarteles de Lencero.

Cuando Efraín Martíz expuso esto, Bravo Contreras lo rebatió con argumentos frágiles. Un año después de la muerte de su hijo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en una recomendación, echó por tierra las mentiras de la fiscalía, y pedía la detención de los responsables.

“Aunque no es mi caso, de mi parte puedo decir que fue una persona completamente incompetente a la hora de hacer la investigación

“Probablemente en mi caso no de hace justicia, pero sí en otros jóvenes, esa gente debe estar presa, deben estar pagando” remató.

Desde el ataque a su hijo, Efraín Martíz tuvo que marcharse del país. Dejar su trabajo, casa y mover a sus seres queridos para protegerlos mientras los delincuentes paseaban tranquilamente. La CNDH ordenó el pago del daño por la pérdida de su hijo, lo que aún está pendiente.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *