xalapa
22
Search
Jueves, 22 de Junio de 2017
  • :
  • :

“Somos víctimas de injusticias eclesiásticas”

Foto: Carol Suárez

Foto: Carol Suárez

La gente de la segunda sección de la unidad habitacional Lomas Verdes, en Xalapa, muestra su enojo e inconformidad, porque la parroquia “San Francisco de Asís” pretende apropiarse de 3 mil 72 metros cuadrados, de un estacionamiento. 

“No a la tala de árboles para la construcción de una iglesia. Somos víctimas de las injusticias eclesiásticas”, se lee en lonas que que vecinos de Lomas Verdes colgaron entre los árboles. 

La gente de la segunda sección de la unidad habitacional muestra su enojo e inconformidad, porque la parroquia “San Francisco de Asís” pretende apropiarse de 3 mil 72 metros cuadrados, de un estacionamiento. 

“No a la ampliación de la iglesia”, también se observa en cartulinas de color verde fluorescente  que fueron pegadas con cinta adhesiva en el tronco de algunos árboles. 

En la capilla, los religiosos ataron una lona de unos cinco metros de largo por tres de ancho, con una fotografía del edificio ampliado y remodelado. 

Luce su gran tamaño y diseño eclesiástico con acabados similares a la Basílica Menor de Nuestra Señora de Guadalupe, localizada en el barrio de El Dique. 

Actualmente, el altar está protegido por muros de concreto y un techo de lámina, mismos que encierran un calor infernal durante esta temporada. 

Aunque en 2003 los vecinos autorizaron de manera provisional que la capilla fuera montada en un espacio del estacionamiento, ahora están dispuestos a exigir que ésta sea reubicada. 

Y es que el 31 de enero de 2017, por acuerdo de Cabildo, el ayuntamiento de Xalapa decidió donar dicha superficie a la parroquia “San Francisco de Asís”, aún cuando la unidad habitacional Lomas Verdes no está municipalizada. 

La gente cree que el proyecto para la ampliación de la parroquia contempla la devastación de la pequeña área verde que rodea al estacionamiento. Además, de la construcción de un velatorio y un crematorio en medio de la zona urbana. 

Por tal motivo, los vecinos se han organizado para realizar ruedas de prensa y denunciar que las autoridades municipales obedecen favores al patronato eclesiástico, para que puedan construir su capilla. 

Los pobladores caminan y atraviesan diariamente el estacionamiento para dirigirse a sus viviendas. Creen que la obra impediría el paso peatonal en dicho lugar. 

Sin embargo, temerosos, evitan acercarse a la iglesia, toda vez que integrantes del patronato eclesiástico han amenazado de muerte a quienes rechazan la ampliación del edificio católico. 

La vecina Hilda Hernández Moctezuma pudo dialogar sobre el caso con Jesús Arturo Vázquez Islas, quien se identificó como subdirector de Desarrollo Urbano y presunto encargado de la obra, e  intentó intimidarla. 

“Me dijo que a él no se le van a ir de las manos esos 25 millones (de la obra) y que tuviera muchísimo cuidado con lo que yo andaba haciendo”. 

La gente también está dispuesta a tomar el terreno para evitar que inicie la construcción. 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *