xalapa
22
Search
Domingo, 15 de Julio de 2018
  • :
  • :

“Tengo muchas cosas reprimidas, ni por mí, sino por mis hijos”: esposa de policía desaparecido

Foto: Carlos Hernández

Foto: Carlos Hernández

 “Lo sembraron boca abajo para esconder que el ya tenía la necropsia, eso es un delito muy grave que debemos exigir que se haga justicia, ¿qué grado de enfermedad tienen estos servidores públicos para hacer esta barbarie”.

Elizabeth Lozano, esposa del policía estatal David Lara Cruz, quien fuera localizado en la barranca La Aurora, ubicada en las inmediaciones de la Academia de Policía de El Lencero, exige justicia por la muerte de su marido, “mis hijos aún no captan que su papá ya no esta”.

Entre el medio y la zozobra, la afligida mujer rompe el silencio frente a reporteros y fotógrafos que permanecen a las afueras del edificio de Juicios Orales del reclusorio de Pacho Viejo, donde la Juez Mónica Segovia Jácome, impidió el ingreso de los medios de comunicación a la audiencia de pruebas y testimoniales de los exfuncionarios de la Fiscalía Veracruzana Carlota Zamudio Parroquín y Gilberto Aguirre Garza, ambos imputados por el delito de desaparición forzada en agravio de David Lara Cruz.

“Podría ser que oculten algo para que no salga a la luz, pero a mí me gustaría que estuviera la prensa presente (…) ellos ya no tienen derecho de nada, no sé porque la Juez les tomó su derecho a ellos”.

La esposa del policía veracruzano, quien laboró ocho años al interior de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, acudió a la Capital veracruzana a presentar los exámenes de confiabilidad.

“Se fue el 11 de enero (de 2016), estuvo en el cuartel (de policía de San José), regresó a su casa con sus hijos, se volvió a ir a entregar documentación que había falta y ya no regresó”, cuenta Elizabet Lozano.

Lamentó que cuatro días después de su desaparición, le fue informado que su esposo no se había presentado a trabajar, “la Fiscalía y Seguridad Publica no sabían nada y me daban largas, nadie me daba razón de nada”.

Una semana después de su desaparición, el 19 de enero de 2016, diecinueve cuerpos fueron localizados en la barranca de La Aurora, ubicada a un costado del camino que lleva a la colonia antorchista ingeniero Aquiles Córdoba Morán, ubicada en las cercanías de la Academia de Policía de El Lencero.

Ese día, peritos criminalistas de la Fiscalía General de Veracruz durante la administración de Luis Ángel Bravo Contreras, acudieron a realizar las diligencias de campo en la escena del crimen, donde fueron localizados 19 cuerpos en avanzado estado de putrefacción.

De acuerdo con las indagatorias de la Fiscalía Veracruzana en la administración de Jorge Winckler Ortiz, lograron establecer que por órdenes de Carlota Zamudio y Gilberto Aguirre, los peritos criminalistas alteraron la escena del crimen y únicamente reportaron el hallazgo de seis cuerpos.

“A mi esposo se lo llevaron a un camino que lleva a Alto Lucero, ya en estado de putrefacción, boca abajo y nos dijeron que ahí lo habían encontrado con huellas de tortura”, expresó la mujer que mantiene el resentimiento de que las autoridades en impartir justicia hayan mentido y simulado haber encontrado a su marido en otro lugar.

Recordó que fue hasta el 4 de febrero que simularon haber encontrado a su marido y ese mismo día se lo entregaron, “pero ya le habían hecho la necropsia (el 19 de enero) y eso nunca quisieron que yo lo viera, no me permitieron verlo, solo me dijeron que ahí estaba”, lamento Elizabeth Lozano.

Reconoció que el padre de sus dos hijos fue hallado el 19 de enero de 2016 junto a 18 cadáveres en el fondo de la barranca La Aurora, “lo tuvieron en Periciales hasta que fuer la orden de mandarlo al camino de Alto Lucero para simular que ahí apareció”.

Criticó que en servicios Periciales “no me permitieron ver el cuerpo y se excusaron en que estaba en estado de putrefacción”.

“Solo me enseñaron fotos de la dentadura, él tenía un jacket y así fue como lo conocí y ellos por las huellas dactilares”.

Explicó que la Fiscalía con el afán de no ver el cuerpo de su marido, se lo entregaron “en una caja sellada”.

Raquítico apoyo

Elizabeth Lozano cuenta que desde hace un año la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz la apoya económicamente con 2 mil 500 pesos mensuales, “que no me alcanzan y tengo que trabajar al doble para sacar a mis hijos adelante”.

Cuestionada sobre si legalmente es la indemnización que debe recibir por la muerte de su esposo, aseguró que en la SSP de Veracruz le dijeron que hasta que no se esclarezca el caso no la van apoyar conforme a derecho.

“Me han dicho que legalmente me corresponden 8 mil pesos mensuales, pero hasta que no se esclarezca el caso no recibiré tal cantidad”.

Recordó que desde la muerte de su marido “se las ha visto negras”, pues si no fuera por el apoyo de sus familiares difícilmente pudiera salir adelante con sus dos hijos.

Mano tibia

La esposa del policía lamenta que a la Jueza Mónica Segovia Jácome “le tiemble la mano para impartir justicia”, pues consideró que durante la audiencia inicial fue “muy blanda”.

“Ya después fue un poco más firme, confío en que se haga justicia aunque no se ve mucho avance”.

Acobijada por los Colectivos en búsqueda de familiares desaparecidos levantaron la voz para que el crimen de su marido no quede impune.

“Venimos a pedir justicia y que la Ley haga lo que tiene que hacer, pero realmente que haga las cosas bien, porque desde un principio todo estuvo mal y ahora necesito que me hagan justicia”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *