xalapa
18
Search
Lunes, 21 de Octubre de 2019
  • :
  • :

UN “PERIODICAZO” SALVA A LOS PERROS

POR FADIA MORENO/EXCLUSIVA

 

A través de una nota periodística, los más de 16 perros y cientos de animales más que rondan en las calles de Xalapa, podrían ser salvados de la eutanasia, una forma elegante de decir que los iban a matar.

En la recepción del Departamento de Control y Salud Animal del Ayuntamiento de Xalapa, una empleada, que temerosa de las consecuencias que podría enfrentar si hablaba de más, no permitía la entrada ni mucho menos daba información a los visitantes, a menos que “la licenciada” lo autorizara. Así daba a entender que estaba bajo el mando de una jefa muy estricta, pues ni siquiera quiso notificar cuántas personas trabajan en el lugar, ni cuantos perros había al momento, ni nada. “No podemos dar declaraciones, desde que llegó dijo yo ‘soy la jefa, yo soy la que mando’, está bien, cada quien tiene su manera de trabajar, pero como empleado no nos conviene decir nada por la situación en la que estamos, nos da miedo que nos pongan a disposición”.

Después de reportarle a sus superiores, quienes estaban en una reunión en el Ayuntamiento, nos permitió la entrada “pueden entrar, pero no hay quién les explique nada”. Lo que sí era notable es que el refugio, que anuncia en comunicados municipales adopciones y vacunaciones, no había ni un sólo afiche convocando a la ciudadanía a adoptar y/o vacunar a sus animales.

Ignorantes de su futuro negro, los canes de diferentes tamaños y colores, varios de los llamados “corrientes”, se distinguían por su extrema delgadez, causada por una mala alimentación en las calles, además que “tenerlos confinados les produce estrés, evitándoles subir de peso”.

Algunos otros, de razas finas como un Dóberman, de color golondrino, a pesar que una alergia a las pulgas le produjo alopecia causándole costras en el lomo y la limitación por el encierro de su jaula, no le quitaban esa majestuosidad de perro imponente, con una mirada tierna de querer ser rescatado, no obstante, dentro de sus jaulas relativamente limpias, se ocupaban en ser lo que los hace felices: ser perros.

Los ladridos de los perros se escuchaban por todos lados, unos más que otros, se ponían nerviosos por “los intrusos” que les tomaban fotos, algunos en cuarentena, encerrados en celdas especiales por ser perros “agresivos”, aullaban y movían la cola para tener la atención de los visitantes, que con una caricia bastaba para que se silenciaran.

En el momentáneo hogar de los animales, a media hora de la ciudad, dos perros enfermos de TVT: (Tumor Venereo Transmisible), se aferran a vivir y evitan a toda costa que les piquen con la inyección letal, que se les aplica a los que “ya no tienen remedio”. Si sobreviven, éstos podrán ser reinsertados en algunas de las 16 jaulas para perros “normales” y tener la posibilidad de ser adoptados.

Los animales no tienen nombres, para evitar encariñarse, así que sus encargados se limitan a llamarles por el número de su celda, su físico y actitud, “a unos les digo por su celda o si uno brinca mucho, se llama brincolín”.

“Tratamos de no ponerles nombre porque te encariñas, a pesar de que se los llevan no sabemos cuál será su futuro, tratamos de dar seguimiento. Hace poco se dio en adopción a una perrita y llego solita, ¿cómo llegó?, no sabemos. Afortunadamente se la volvieron a llevar”.

El futuro de estos animales sigue siendo incierto, no saben qué sucederá, con suerte, una perrita ya vieja, pasará el resto de sus días en esa jaula, recibiendo su paseo semanal y sus dos raciones diarias de alimento, porque se topa con paredes. Esta ciega y “la gente no quiere perros así”.

LOS JUEGOS LES COMPLICARON LA VIDA

Son alrededor 16 jaulas en las que alrededor de 16 perros habitan en el refugio animal, cuando son perros pequeños entran dos en cada jaula, y a los muy agresivos los tienen separados. También atienden gatos, caballos y hasta borregos.

Todas las especies que entran son esterilizadas. La política del lugar es evitar la sobrepoblación, informó, sin el miedo que caracterizaba a los demás empleados, la doctora Rosa Elena Rojas Guzmán.

En medio de los Juegos Centroamericanos coincidió que el ayuntamiento realizaría una campaña de esterilización que consistía en levantar a los animales para “ponerlos saludables”; a pesar que está prohibido en el reglamento las redadas, se intentaría modificar, explicó.

Aseguró que la eutanasia sólo la emplearían en perros en malas condiciones, para evitar enfermedades como tumores mamarios o el Tumor Venereo Transmisible (TVT) que pueden terminar en metástasis, sin embargo si se controla los animales pueden sobrevivir.

Dependiendo del estado de salud del animal y bajo los criterios de “buscar el bienestar animal y evitarle su sufrimiento” se utiliza la eutanasia; se valora el avance y el tipo de enfermedad, si la cirugía es de alto riesgo, se mide del 1 al 5 por la clasificación que usa la Sociedad Americana de Anestesiólogos, por sus siglas en ingles ASA.

Advirtió que por ser parte gubernamental, no se pueden “dar el lujo” de mantener perros en un estado crítico, es decir, que los perros que toman mucho tiempo en recuperarse por enfermedades o accidentes, se sacrifican.

“Se duermen a estas especies, aproximadamente una a dos veces… no hay un estimado, llegó un perro con exposición de hueso en el brazo, imagínate el tiempo que se iba a llevar en recuperar sin la certeza que soportara el tratamiento, cuando son casos muy malos se decide aplicarla”.

En cuanto a la adopción, son alrededor de 3 a 5 perros los que salen por semana, a pesar que la mayoría de los perros son relativamente jóvenes de 2 a 3 años, muchas de las personas que los visitan van en busca de cachorros, lamentó.

Las enfermedades más comunes con las que ingresan los perros es la gastroenteritis y muchas veces es por causa del cambio de alimento, asimismo la padecimiento más recurrente en esta época es la tos de perrera, es una enfermedad viral que no necesita antibiótico al menos que se complique por alguna bacteria, informó.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *