xalapa
18
Search
Jueves, 17 de Octubre de 2019
  • :
  • :

Xalapa con X

ROSA VÁZQUEZ

Agonía de la economía familiar

Este año para las festividades de día de muertos mezcladas con el adoptado Hallowen, la población mexicana adoptó nuevos disfraces de terror: los recibos de luz, agua, teléfono y el precio de la gasolina.
Y es que este mes de noviembre se reafirma que cada año la economía familiar mexicana está agonizando y en muchos casos, ya hasta murió. Pues en cada estado de la república los gastos que se tienen para poder mantener una vida con servicios básicos y alimentarse tres veces al día, son por demás exorbitantes.
En Veracruz la crisis económica no se queda atrás, y además de las familias ya existen con pobreza y pobreza extrema, ahora la clase media está cada vez más con un pie inmerso en esa estadística de vulnerabilidad.
La luz, servicio que brinda la Comisión Federal de Electricidad, ha duplicado sus costos desde que fue aprobada la reforma energética y comenzó la nueva estrategia de cobro a través de tarjetas inteligentes.
Con recibos de hasta 900 pesos de luz en una casa habitación con cuatro integrantes, la población dentro de poco tendrá que volver a hacer uso de las veladoras para poder mantener alumbrada su casa.
Y como ya se nos había anunciado pero no preparado para ello, este primero de noviembre ocurrió el onceavo gasolinazo del año, ese que a pesar de parecer pequeño por tratarse de algunos centavos, ha lacerado fuertemente el bolsillo de los mexicanos.
El alto costo de la gasolina ha obligado a mucha gente a vender sus automóviles que antes eran una necesidad para transportar a toda la familia, y que ahora resultan un lujo, especialmente sin son autos viejos y devaluados de seis u ocho cilindros en su tanque.
Pero el colmo del alza a los servicios públicos está en el agua, donde al menos en la capital veracruzana, se ha vuelto impagable.
Ya en diversas ocasiones colonos de diferentes zonas de la ciudad han manifestado su preocupación por que de un mes a otro sus recibos que antes eran por 300 pesos, ahora se elevaron inexplicablemente a 10 mil pesos.
Sin saber por qué, pero con la sospecha de que a los mexicanos nos ha tocado pagar la deuda de la clase política, cada familia rasca sus bolsos, duplica sus horas de trabajo, pide préstamos y créditos, come menos, y aun así parece nunca terminar de pagar los servicios básicos. La familia mexicana ve como lenta ente muere su economía.
Correo electrónico: vazquezrosa03@gmail.com

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *