16.8 C
Xalapa

15 días sin fornicar 

-

LUIS VELÁZQUEZ

 

•Eso de que con los Juegos Centroamericanos los deportistas serán hospedados en moteles habrá una tregua sexual de una quincena, lo que pudiera significar un riesgo para la seguridad social y la paz pública

 

Durante los 15 días de los Juegos Centroamericanos, en las ciudades de Veracruz, Boca del Río, Coatzacoalcos, Xalapa y Tuxpan los amantes furtivos, las parejas prohibidas, vivirán y padecerán el peor de los infiernos en la tierra, pues estarán condenados a pasar una quincena sin hacer el amor, pues los deportistas de 30 naciones serán hospedados en los moteles.

Y los moteles, por tanto, serán cerrados a los amores apurados y urgentes, además de que estarán súper vigilados, pues si algunos malandros entraran de improviso a un motel y secuestraran a un deportista ya podrá el lector visualizar el escándalo internacional.

15 días, pues, de abstinencia sexual. 15 días, todos, respetando el control de la natalidad con que tanto soñaran en el siglo pasado las elites priistas. 15 días con un voto de castidad.

La profecía de la fidelidad se habrá cumplido al pie de la letra. Bugy, el súper secretario del gabinete duartista, el político y el hombre que nunca, jamás, en su vida ha sido infiel a su esposa, ni siquiera, vaya, con el pensamiento, será el más feliz del planeta.

Su plegaria de la fidelidad se habrá escuchado en el cielo, traducida en la tierra.

Incluso, los lamas, para quienes la abstinencia es el estado de gracia perfecto tanto de la mujer como del hombre, pues la potencia sexual se recicla en fuerza mental, también elevarán oraciones al cielo.

Veracruz, entonces, vivirá en estado de gracia durante 15 días.

Claro, también se corre el riesgo de que las parejas furtivas se guarezcan debajo de un árbol en la calle y en la avenida, a la mitad de la noche, cerca, cerquita de una lámpara fundida, quizá incluso en la playa, para un atracón sexual rapidito, lleno de bilirrubina, porque las ciudades sede de los Juegos serán vigiladas por unos 7 mil policías y estará cañón que un gendarme te caiga en el momento estelar, los llamados siete minutos que dice Irving Wallace, y también el terapeuta sexual, dura la alucinación sexual, cuando los ojos quedan en blanco, como en un trance.

Y si es cierto, como afirma el sexólogo, que haciendo el amor las parejas amanecen cantando y chiflando, entonces, con 15 días de ayuno sexual, sólo se deseará que cuando menos los pajaritos enjaulados en las casas puedan silbar y de una casa a otra, debuten, por misericordia y piedad, en un concierto.

Ni modo, fue imposible construir las Villas Olímpicas que el gobierno de Veracruz anunciara para que los deportistas de las 30 naciones del continente se conocieran y convivieran y cohabitaran.

Y ante la emergencia serán hospedados en los hoteles; pero como son insuficientes se irán a los moteles de 5, 4, 3, 2 y 1 estrella, donde en algunos casos tienen hasta jacuzzi y alberca, como Hugo Hefner en la mansión de las conejitas.

 

INSÓLITA TREGUA SEXUAL

Se ignora, por ahora, si en cada cuarto motelero instalarán a un solo deportista, y/o a dos; pero, bueno, tratándose de un templo de la energía solar y biológica, la iglesia del pecado, habrá la posibilidad para que cada uno practique el sexo ocasional, pues ni modo de vivir 15 días en un motel en santidad.

Y más cuando el viejo sabio del pueblo dice que lo más triste del mundo en la vida es trabajar todo el día duro y tupido y en la noche acostarse en una cama vacía, sin tener con quien empiernarse.

Por eso sólo se espera que el doctor Nemi Dib, secretario de Salud, contemple en los 30 millones de pesos destinados para la salud y los médicos y las medicinas de los deportistas alguna terapia para las miles y miles de parejas moteleras de las ciudades sede con el único objetivo de evitar un caos social, pues eso de permanecer 15 días en ayuno sexual significa un riesgo para la paz pública.

Y más, mucho más, si por ejemplo, se recuerda al poeta y guerrillero nicaragüense, Omar Cabezas, cuando afirmaba que si escribía antes de hacer el amor sus textos eran intensos y violentos y después de hacer el amor sus textos eran tiernos y reposados.

Además, ninguna ciudad en el continente ha sido puesta a tan espantosa tregua sexual por los Centroamericanos, y si como en el caso se trata de una venganza oscura y anodina de alguna Juana de Arco ojalá y se achicharre en el infierno.

Y es que, bueno, con eso de instalar a los deportistas en moteles nadie puede descartar un complot de los cristeros del siglo XXI en Veracruz en contra de los amores apasionados, locos y frenéticos alimentados en la cama de un motel pintado de rojo, el color de la pasión desenfrenada, y morado, el color del deseo insatisfecho…