11.6 C
Xalapa

A exmilitar se lo tragó la tierra en Xalapa; familia fue advertida que lo “levantó” la Marina

Enrique García Romero fue “tragado por la tierra” en Xalapa el 11 de mayo del 2013, tenía 31 años. Enrique es moreno, con rostro serio, barba y bigote ralo. Tres décadas de vida muy agitada, ingresó al ejército cuando era menor de edad, perteneció a un destacamento “antinarcóticos” adscrito en Piedras Negras, Chihuahua al otro extremo del país; desertó de ahí, cuando lo tuvieron incomunicado de su familia por varios meses; volvió a la capital de Veracruz donde sólo encontró trabajo en la Plaza Clavijero vendiendo discos pirata y fayuca, empezó a tomar alcohol en abundancia y a consumir drogas, a “loquear”, se casó y se separó de su esposa con quien tuvo una hija, “su mayor adoración”, relata su familia.

El último trabajo de García Romero fue el bar “As de Oros”, un table dance de mala muerte en la avenida Lázaro Cárdenas, ahí trabajó durante seis meses. El día 11 de mayo del 2013 le llamó a su mamá, María Félix Romero: “Nos vemos al rato, iré a comer”. Han pasado siete años y ocho meses y nadie sabe nada de su paradero.

Alba Estela Romero de 35 años, es su hermana menor y quien está a cargo de su búsqueda, ha ido a hacer rappel a la barranca La Aurora -cerca de la academia de Policía de El Lencero-, ha acudido a las fosas clandestinas de La Guapota en Úrsulo Galván y en Arbolillo, Alvarado. También ha recorrido cárceles, hospitales, albergues de indigentes y nada, ni una pista concreta que dé con el paradero del “negro” Cesar Enrique.

Alba Estela empezó a ver “cosas raras” en el comportamiento de su hermano semanas antes de su desaparición: Un mes antes se salió de su casa en la congregación de El Castillo para “rentar un cuarto” cerca del bar donde trabajaba, pretextó que era muy cansado salir de trabajar al amanecer y desde ahí dirigirse hasta el último rincón de Xalapa; pasaron semanas y meses de su desaparición y nadie reclamó el alquiler de una vivienda, ni tampoco pudieron recuperar las prendas y objetos personales que Enrique García se llevó.

Una semana antes de desaparecer, Enrique le pidió a su mamá un “préstamo” de dos mil pesos, excusando que en el trabajo había roto varias botellas de licor que eran “muy caras” y que aunque fue un accidente, el gerente del lugar se las estaba cobrando.

Dos días antes de su desaparición, el exmilitar llegó a su casa con un amigo taxista y con dos amigos que la familia desconoció por completo y no dieron buena espina en el seno familiar: “Iban tomados, mi mamá, María le llamó la atención y mi hermano se retiró con ellos, le pidió disculpas”. Dos días después llamó para avisarle a su mamá que iría a visitarla por el Día de las Madres y no llegó.

Conforme pasaban las semanas, tanto Alba como su madre se preocuparon, acudieron a la extinta Procuraduría General de Justicia (PGJE) a poner una denuncia, en la congregación de El Castillo mandaron a dos vecinos al bar “As de Oros” para investigar por el paradero de Enrique.

“¿Dónde está el “negro” Enrique?”, preguntaron los vecinos en calidad de clientes a meseros del bar: “Llega más tarde, hoy no vino”, eran las escuetas respuestas que los meseros del bar daban.

¿Nunca intentaron hablar con el dueño del bar?

.-No nos recibió, hoy ya ni se podría, ya lo mataron y el bar ya cerró”, lamenta Alba Estela.

“Lo tienen secuestrado”

Un amigo de la infancia de Enrique, Carlos Báez, de oficio taxista apareció tres meses después de la desaparición, en la congregación de El Castillo para asegurar que al mesero del As de Oros lo tenían “secuestrado”, pidió cincuenta mil pesos para “traerlo de vuelta”. En ningún momento ofreció prueba de vida del joven de 31 años.

“Mi hermano es un chillón, pese a que estuvo en el ejército, siempre que se metía en problemas recurría a mi mamá. Sí caía a la cárcel por andar de borracho o escandalizando, era el primero en marcar desde San José (separos de la Policía municipal) a mí o a mí mamá para que lo sacáramos. Sí fuera cierta la versión del taxista, mi hermano hubiera sido el primero en pedir hablar con nosotros para entregar el dinero”.

Cumplido un semestre de la desaparición de Enrique García, un extraño telefonema llegó a la casa de la familia Romero, un joven las citó en la única tienda OXXO que hay en la congregación de El Castillo, el mensaje era darles razón de Enrique García. El joven quien no dio su nombre, descendió de un taxi que él mismo venía manejando y soltó a boca de jarro: “A Enrique se lo llevó la marina. No puedo decir más, no quiero problemas”.

Con esa única información, Alba Estela y su madre comenzaron el peregrinar penitenciario, buscarlo en la cárcel de Pacho Viejo en Coatepec, luego en el Penal de Allende en el Puerto de Veracruz -hoy ya desmantelado- y en Villa Aldama, cerca de Perote, sin obtener ningún resultado.

“Como mi hermano fue militar y además tenía antecedentes penales, ya estaba fichado. No podía cambiarse el nombre, además está el tema de las huellas. Si estaba en alguna cárcel sabíamos que íbamos a dar con él… y pues nada”.

La carpeta de investigación por la desaparición de Enrique García ya está en la PGR, incluso fue citado a declarar el taxista, Carlos Báez, sin embargo, es la fecha en que la autoridad ni federal, ni estatal ha podido localizarlo.

“Yo no sé en lo que mi hermano estaba metido. Era muy hermético, cerrado en sus cosas, lo que sí tengo muy claro es que su hija era su adoración, el por más que haya querido desaparecer de su exesposa, de su novia, de mí, jamás hubiera dejado de ver a su hija”.

La hija de Enrique García, Mariel García tenía ocho años al momento de su desaparición, hoy ya es una adolescente de 16 años. Su hija, también sigue preguntándose ¿cómo? y ¿porqué motivo? Su padre fue desaparecido.

Alba Estela Romero reprocha que en ocho años de búsqueda, hubo una inacción de la extinta Procuraduría General de Justicia los dos primeros años, una situación que hoy se repite con la actual administración, quienes para todo pretextan la contingencia sanitaria.

“Antes nos mandaban a traer para mostrarnos el expediente, hacían algunas preguntas. Con los cambios de fiscales, todos comienzan de cero y vuelve el mismo círculo de intentar ver ¿Qué paso?. Sin embargo, ahora por la pandemia, ya nos dejaron de llamar”.

En la búsqueda por su hermano, Alba Estela ahora tiene que aguantar los reproches de su madre, María Félix Romero quien se encuentra enferma de diabetes y teme por la vida de su hija.

“Mi mamá siempre me dice: Yo ya no quiero perder otra hija”.

En las fechas en que desapareció Enrique García la Atenas Veracruzana vivía una combustión muy convulsa en materia de seguridad. La organización delincuencial de Los Zetas se encontraba en franca disputa de la plaza con fracciones del hoy fortalecido Cártel de Jalisco Nueva Generación. Ambas organizaciones delictivas contaban con apoyo en corporaciones policiacas estatales y federales.

En el 2013 desaparecieron al menos medio centenar de jovencitas y jóvenes en la capital del estado y municipios cercanos como Coatepec, Xico y Teocelo. El entonces gobierno estatal del priista, Javier Duarte de Ochoa estableció una especie de “cerco informativo” cooptando a la mayoría de medios de comunicación estatal, para que la violencia, ejecuciones y las desapariciones no salieron a la luz pública. 

NOTAS RELACIONADAS

Músicos inician mal el año; ayuntamiento de Xalapa les adeuda dinero desde 2019

Más de mil familias de músicos se vieron afectadas por la pandemia en el estado de Veracruz.  El ayuntamiento de Xalapa mantiene adeudos con agrupaciones...

“Un amuleto para que el 2020 se quede en el olvido, y vengan sólo cosas buenas en este 2021”

Según el horóscopo chino el año 2021 es el año del Buey. Un año que según las predicciones será aun de cambios sistemáticos por los...

Temor a contraer Covid, desploma venta de vendedores en pasos peatonales y semáforos

La familia Valencia compuesta de cuatro integrantes se trasladó de Rinconada a Xalapa a inicios del último mes del año. Invirtieron algo de dinero...

Redes Sociales

125,234FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Este sábado 20 decesos y 304 casos nuevos confirmados de COVID-19 en Veracruz

 En seguimiento al panorama del coronavirus (COVID-19), la Secretaría de Salud (SS) informa que, al corte de las 19:00 horas, en la entidad han...

Regidora por Morena en Acapulco presume en redes recibir vacuna contra COVID-19

Alba Patricia Batani Giles, quien se desempeña como regidora por Morena en el cabildo de Acapulco, presumió en sus redes sociales que recibió la...

México rebasa los 140 mil decesos por covid-19

La Secretaría de Salud reportó este sábado que ya son 140 mil 241 las defunciones confirmadas por covid-19 en México, tras registrar mil 219...

La calculadora que te dice cuánto falta para ser vacunado contra Covid-19 en México

 Un joven científico desarrolló una calculadora que te indica qué tan larga es la fila y conozcas cuánta gente será vacunada contra el Covid-19 en México antes de...

México respeta reglas de energía en T-MEC: Nahle a EU

La titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle García, aseguró este viernes que la relación con Estados Unidos en materia energética es...