17.1 C
Xalapa

Barandal

-

LUIS VELÁZQUEZ

•Mentiras de un sexenio
•El adiós a la pobreza
•La miseria indígena

PASAMANO: Vaya burla de la Secretaría de Desarrollo Social federal con su lema de Prospera para los pobres entre los pobres y los jodidos del país y, por añadidura, de Veracruz, ahora cuando el lunes 20, Enrique Peña Nieto lo relanzó en Poza Rica… Dice: “Sin hambre… Veracruz prospera”… Con todo y que Rosario Robles Berlanga creyera como estudiante de Economía en la UNAM que con la dictadura del proletariado de Carlos Marx y Federico Engels se acabarían los problemas económicos y sociales de los jodidos, más, mucho más allá de Prospera, el programa denominado “Adiós a la pobreza” en el duartismo, iniciado en Mixtla de Altamirano, con Marcelo Montiel Montiel y Juan Antonio Nemi, pudo quizá, acaso, obtener más resultados, cuando menos, sembrar la ilusión y la esperanza… Lástima, por eso, que ambos fueron removidos de sus cargos en la Sedesol jarocha y el DIF, y lástima que los sucesores Alberto Silva Ramos y Jorge Alejandro Carvallo Delfín menospreciaron a Montiel Montiel, porque entonces, el modelo Veracruz de “Adiós a la pobreza” pudo servir de inspiración a Peña Nieto… “Sin hambre… Veracruz prospera” manifiesta, claro, la miseria y la pobreza política, social, económica, ideológica, y de Estado (eso que los tecnócratas llaman visión de Estado)… Obvio, lógico, como dice el refrán popular, “barriga llena, corazón contento”, para expresar que con el estómago feliz, cualquier ser humano camina a la creación y a la productividad… Bastaría, por ejemplo, una mirada a las regiones indígenas en el Veracruz de hoy para que tanto el secretario de Educación, Adolfo Motita, y de Salud, Fernando Benítez (el médico) contaran la historia de los miles y miles de niños que se duermen en el pupitre porque llegaron al salón de clases con el estómago vacío, acaso, quizá, con un cafecito caliente y un pedacito de pan compartido con los hermanos…

BALAUSTRADAS: Hay hambre en Veracruz… Milenaria, histórica, antigua, tan vieja como los dinosaurios y tan vieja como el origen del hombre antes de Cristo… Niños, ancianos y mujeres anémicas y desnutridas que con una diarrea mal tratada se van al camposanto… Y en tales circunstancias existen 800 mil habitantes de las ocho regiones étnicas de Veracruz, 500 años después de que Hernán Cortés y sus esbirros desembarcaran en las playas de Chalchihuecan, seguidos por el “Pirata” Lorencillo y sus pistoleros y sicarios… También hay hambre en los asilos públicos de la tierra jarocha donde cada día los ancianos sin seguridad social, solos, abandonados quizá, llegan a pedir un cafecito caliente con un pan y a llenarse con picadas y gordas, vaya pueblo anémico… Existe hambre en los cientos de migrantes que caminan de Veracruz a la frontera norte y Estados Unidos… Hay un bajo, pobre, escaso, limitado aprovechamiento educativo en los niños de norte a sur y de este a oeste del llamado “estado ideal para soñar”, debido a los alimentos chatarra en las áreas urbanas; pero a la mala alimentación en las zonas suburbanas, rurales e indígenas porque simple y llanamente, los padres de familia obtienen ingresos limitados, salarios de hambre les llamaba Ricardo Flores Magón en 1900… “Sin hambre… Veracruz prospera”, vaya lemita de la Sedesol federal, repetida y cacareada en la tierra de Javier Duarte como una tomadura de pelo, de igual manera como antes se llamaba Oportunidades y antes de otro nombre, reinventado en cada sexenio… Pero, bueno, Peña Nieto ya fue claro con Rosario Robles cuando le dijo “que no se preocupara”, que dejara intrigar a los demás porque ella tenía su confianza absoluta, la confianza presidencial, del jefe máximo, del tlatoani, del gurú…
ESCALERAS: Hay hambre porque hay desempleo… Hay hambre porque los patrones pagan salarios de hambre… Hay hambre porque hay patrones millonarios y trabajadores jodidos… Hay hambre porque la política económica favorece el enriquecimiento de unas cuantas familias a costa de los empleados jodidos… Hay hambre porque ningún legislador federal, diputados ni senadores, revisan los salarios mínimos para pagar un salario justo y digno, de acuerdo con la productividad de cada trabajador, pues antes, mucho antes, deben quedar bien con los empresarios nacionales y extranjeros… Hay hambre porque a cada elite política sexenal le vale un bledo el destino social de la población… Así, cada nuevo presidente y gobernador llega al ejercicio del poder con sentido patrimonialista, sin nunca, jamás, rendir cuentas, pues gozan de la impunidad oficial… Por eso hay una casta divina de 200 familias que en el país (y en cada entidad federativa) acumulan más del 60 por ciento de la riqueza… Y por eso, los pobres y los jodidos… pobres y jodidos nacieron y así han continuado y seguirán por los siglos de los siglos… Además, el sonsonete de que los políticos han sacado de la pobreza a equis número de familias es una patraña, pues bastaría caminar las zonas suburbanas de las cabeceras municipales y las rancherías y los pueblos indígenas para advertir otra realidad lacerante, cruda y sórdida…