19.5 C
Xalapa

Barandal

-

LUIS_VELAZQUEZ

•Comedia política •Duarte se apropia de… •Obra pública del peñismo

PASAMANO: Desde hace un ratito, y por alguna razón, el gobierno de Veracruz se ha estado acreditando la obra pública del gobierno federal… Desde luego, tal cual lo manejan en los medios locales; pero al mismo tiempo en la prensa defeña, lo que resulta indicativo… Y, por supuesto, con el silencio, digamos, de la dirección de Comunicación Social de la presidencia de la República… Los últimos hechos, por ejemplo: en la inauguración de la autopista Tuxpan/México, inaugurada por Enrique Peña Nieto, iniciada desde el sexenio de Miguel de la Madrid, un día antes y después el duartismo aseguró que se trataba de una obra pública estatal que multiplicaría el desarrollo económico, portuario, turístico, social y cultura del norte de Veracruz, y más aún considerando que desde tiempo inmemorial todos y cada uno de los gobernadores han cacareado la hora del norte de la entidad y nunca, jamás, han cumplido… En el arranque de la ampliación de la zona portuaria el director general de Puertos y Marina Mercante fue cortés y galante con la esposa de Javier Duarte y le regaló unas flores por su cumpleaños… Pero luego Duarte abrió el fuego retórico y expuso que la inversión de 29 mil millones de pesos contemplada de aquí al año 2025 se debía al gobierno de Veracruz, al grado, incluso, que poco faltó para decir que también la proyección de la obra correspondiente… Y tal cual fue repiqueteada en la prensa local y defeña… El secretario de Agricultura y Ganadería, Enrique Martínez y Martínez, entregó en Tierra Blanca casi cien millones de pesos para los proyectos productivos de los agricultores y el gobernador aseguró ante todos que se trataba de una inversión estatal y así fue manejado en los medios de Veracruz como del altiplano… Y la oficina de Comunicación Social de Los Pinos en la contemplación mística…

BALAUSTRADAS: Se ignora, por ejemplo, si tratan de valores entendidos y/o porque con eso de Ayotzinapa, Tlatlaya, en el estado de México, y la Casita Blanca de Las Lomas, el gabinete peñista anda ocupado y estresada en otras cositas, digamos, de mayor importancia… Pero, por un lado, sin un solo peso de inversión local el gobierno de Veracruz se queda con hacha, calabaza y miel ante el imaginario colectivo… Y, por el otro, el peñismo aplica el principio francés de dejar hacer y dejar pasar a un gobierno que ante la falta de liquidez, en el cuarto año de austeridad, ninguna obra de infraestructura ha canalizado de norte a sur y de este a oeste con recursos propios, en ningún momento por falta de voluntad política, sino simple y llanamente porque está caminando de pura suerte, sin fondos, capitalizando la inversión de otros… Es más, el secretario de Infraestructura, Gerardo Buganza Salmerón, alardeó en la comparecencia de más de 4 mil 800 millones de pesos en obra pública; pero omitió acreditar y reconocer el tipo de la inversión… Atrapado, pues, en la camisa de fuerza económica y financiera, el duartismo está expropiando para sí el trabajo de Peña Nieto, mientras, oh paradoja, cada una de las secretarías omite la precisión… En todo caso, digamos que para el peñismo lo trascendente es iniciar y terminar la obra para el bienestar común, sin importar el crédito… Es decir, la misma tónica con que durante seis años operó Agustín Acosta Lagunes, en que su sexenio erigía la obra y nunca, jamás, la inauguró, aun cuando, claro, la ponía en automático al servicio común… Es más, el sucesor, Fernando Gutiérrez Barrios, se dio lujo cortando el listón de todas las obras sin inaugurarse de su antecesor, pues le encantaban las candilejas, y más por tantos años de servicio en el sótano policiaco y político del sistema…

ESCALERAS: Es más, con la obra de infraestructura de los Juegos Centroamericanos se reprodujo el mismo fenómeno político y mediático… El gobierno de Veracruz lanzó sus petardos, fuegos artificiales, en el discurso oficial y en la prensa escrita, hablada y digital, alardeando una millonaria inversión que habría llegado a los 4 mil millones de pesos… Y oh sorpresas, resulta que toda la inversión fue y es federal… Incluso, hasta con empresas constructoras foráneas que ya estaban etiquetadas… A eso, pues, hemos llegado, es decir, a jugar con el escore político, acreditándonos una infraestructura que corresponde de manera legítima al presidente Peña Nieto… Se ignora hasta cuándo tal comedia política podrá continuar, pues ni modo que los próximos meses así sigan, robando el mérito y el crédito… Y más porque, bueno, cada secretario del gabinete federal llegará a sentirse vulnerado en su legítimo logro y resultado y ni modo queden sin respingar… En derechos de autor, un escritor puede demandar a otro por daño literario y moral y social por tales acciones, mientras en política, una vez descubierta la falacia y el engaño y la usurpación, sólo alimenta la irascibilidad social y la venganza en las urnas… blog.expediente.mx