20.5 C
Xalapa

Barandal: Dos niños huérfanos

•Madre asesinada

•Vecinos violentos

Luis Velázquez

13 de enero de 2021

ESCALERAS: El 5 de diciembre del año 2020 desapareció en Cosoleacaque. Se llamaba Adriana Beatriz López Rodríguez, de 27 años. Ella vivía en el Frac. “Las Olas” y tenía unos vecinos, digamos, violentos. Mejor dicho, ladrones, rateros, pillos.

El 15 de febrero del año anterior (9 meses y 3 semanas antes de su plagio y desaparición), Adriana Beatriz interpuso una denuncia en contra de sus vecinos, Edgar Adonay y su madre Nereyda, por el delito robo.

Le habían vaciado su casa. Fueron detenidos y luego de cumplir la condena, se vengaron.

PASAMANOS: Entonces, quizá la habrían invitado “a fumar la pipa de la paz” y Adriana Beatriz creyó.

Y fue a la casa de ellos. Fue la última vez que la vieron con vida.

Según versiones, en la misma casa la asfixiaron. Luego, tasajearon el cuerpo y metieron en una maleta.

Después, tiraron la maleta en un predio ubicado cerca de la bomba de la Comisión Municipal del Agua.

Allí, fue descubierta por unos vecinos y avisaron a la policía.

Su señora madre, Isabel, escribió en las redes sociales: ”Exactamente un mes después volverás a casa, pero sin vida”.

Adriana Beatriz dejó dos hijos, menores de edad, en la orfandad.

Una más en la lista de los feminicidios.

CORREDORES: Punto número uno: el rencor, el odio y la venganza, fermentando en el secuestro, desaparición y asesinato de Adriana Beatriz.

Punto número dos: los particulares cobrando venganza. Nadie diría que haciéndose justicia por su propia mano. En todo caso, su justicia.

Punto número tres: la moraleja, la desdicha de tener vecinos así.

Punto número cuatro: Edgar Adonay, y su madre Nereyda, están detenidos. Los vecinos de Cosoleacaque esperan justicia pronta, rápida y expedita, pues a mayor impunidad, los delincuentes “crecen al castigo”.

BALCONES: Punto número cinco: “la muerte sigue teniendo permiso” en Veracruz.

Se dirá, quizá, y desde la mirada sociológica y sicológica, que con una población de 8 millones y medio de habitantes, “la violencia, ni modo, es inevitable”.

Y que en la lucha por la vida, “el pez grande se come al chico”.

Y que en toda relación humana suelen existir diferencias, rispideces, envidias, intrigas, complots y venganzas.

Caray, ¡lamentable que el sueño utópico de la convivencia humana sea así!

PASILLOS: Punto número seis: con todo, si en Veracruz existiera un gobernador como Fernando López Arias y Fernando Gutiérrez Barrios, quienes además de respetados, eran temidos, muy temidos, entonces, se le estaría dando la razón a Maquiavelo.

Y a Maquiavelo, cuando aseguraba que el Príncipe ha de ser temido para garantizar el llamado Estado de Derecho.

En el caso, insólito, hasta las señoras de la manualidad, la pastelera y la zumba pitorrean del góber machetero.

En tanto, el secretario de Seguridad Pública se redujo a sí mismo al jefe Matute y la Fiscal General a la Gatúbela del siglo XXI en Veracruz.

VENTANAS: Punto número siete: la población ha de sabedlo, luego de 25 meses de estar viviendo en el infierno, ninguna lucecita alumbra el largo y extenso y espinoso túnel de la inseguridad y la impunidad.

Y más allá de la oferta ridícula de que la violencia va a la baja, la violencia continuará originando peores estragos.

Nadie está seguro. Nadie puede gritonear y festinar que ya la libró, así tenga escoltas y guardaespaldas. A la vuelta de la esquina, y entre vecinos, el secuestro, la desaparición y el asesinato tienen más salud que “Don Gato y su pandilla”.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,232FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA