15 C
Xalapa

Barandal: Fuego amigo en MORENA

•Objetivo, Manuel Huerta

•“¡Péguenle a esta cruz!”

Luis Velázquez

21 de diciembre de 2020

ESCALERAS: Hay un fuego amigo o enemigo en contra del delegado federal, Manuel Huerta. Se ignora si se deberá a que lo miran con fuerza para la candidatura de MORENA a gobernador en el año 2024. Y lo quieren minar.

Más, luego de que 7 delegados renunciaron al cargo para buscar la nominación a ejecutivos en sus entidades federativas.

Todos ellos, con una característica común. La amistad con López Obrador, el presidente. Igual, igualito que Huerta, ligado al tabasqueño desde, quizá, el tiempo insurgente de las marchas con indígenas y campesinos a la Ciudad de México en contra de Pemex. Hará más de 30 años.

PASAMANOS: Incluso, entonces diputado federal de la izquierda, jefe de Gobierno en la Ciudad de México, fue encumbrado por López Obrador en un cargo público.

Ahora, sus razones tendría para la comisión vigente. Y por eso mismo, acaso, el bombardeo.

Primero, empezó exhibiendo el atraso de los programas sociales federales en Veracruz.

Incluso, en una gira obradorista en el sur de Veracruz se tradujo en una protesta en su contra, de paso, con un manejo mediático erróneo pues nunca los hechos fueron precisados.

CORREDORES: El ramalazo más canijo fue cuando en el palenque político, social y mediático lo acusaron de “violín”.

Y de igual manera como antes, calló. Quizá apuesta a su amistad con López Obrador y/o a su fortaleza moral esperando que las cosas caigan por su peso.

Pero, bueno, de ser así, reencarna el proverbio popular de que “tú calumnia… que algo queda”.

El riesgo está en que los estatutos de MORENA vedan a un militante a un cargo público si su expediente está enlodado.

BALCONES: El miércoles 25 de noviembre, otra vez lo tundieron. Fueron campesinos de Zentla, Paso del Macho y Camarón en plantón en la oficina regional de la secretaría del Bienestar en Córdoba demandando la entrega de apoyos federales.

La cantaleta histórica. “El campo desde hace años está en el abandono y padece como nunca antes”.

De ñapa, los compas pidieron la renuncia del delegado y hasta se manifestaron con chanfle:

“El gobernador, dijeron, nos atendió amablemente, pero Manuel Huerta prometió y nunca cumplió”.

El góber de la 4T es bueno. El delegado, malo.

Es más, amenazaron con prender la mecha en el más alto nivel y tomar las oficinas en Xalapa.

PASILLOS: Falta mucho tiempo para el año 2024, pero como dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica, “nunca elección partidista ni en las urnas se gana de la noche a la mañana”.

Entonces, el fuego amigo. Más aún, quizá, para sembrar la duda en el corazón de López Obrador sobre el delegado federal que más, mucho más merecía en el año 2018, por ejemplo, la nominación a gobernador, igual, igualito que el otro amigo de López Obrador como es el diputado local, Amado de Jesús Cruz Malpica.

VENTANAS: Por ahora, los aspirantes y suspirantes a la silla embrujada del palacio de Xalapa están definidos.

Una, la zacatecana Rocío Nahle. Dos, el hidalguense Ricardo Ahued Bardahuil. Tres, el casi bajacaliforniano, Erik Cisneros Burgos. Cuatro, el exstripero Zenyazen Escobar. Y quinto, Manuel Huerta.

En tanto, y desde hace ratito, Huerta ha reiterado su “lealtad ciega” al góber de la 4T, quizá para cohabitar a partir, digamos, de ser el hombre de López Obrador en Veracruz, y aun cuando la decisión superior será única y exclusivamente del presidente, también su palabra contaría a la hora estelar.

Solo falta que el delegado se ponga de pie, extienda los brazos y pronuncie la frase célebre de “¡Péguenle a esta cruz!”.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,248FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA