14.7 C
Xalapa

Barandal: País jodido

•INEGI lo exhibe

•Dudas sobre la 4T

Luis Velázquez

09 de diciembre de 2020

ESCALERAS: El INEGI exhibe el desarrollo social del país. Sus números son fatídicos para la 4T. Y nada de inculpar a “los emisarios del pasado” porque han pasado dos años del obradorismo. Y aun cuando poco puede lograrse en términos económicos, en ninguna parte del país, vaya, ni en Veracruz, hay un pueblo, una comunidad, repicando las campanas por una mejor calidad de vida.

El INEGI es contundente y lapidario: 56 millones de los 127 millones de habitantes, sin recursos suficientes para comer.

PASAMANOS: 32 millones ganan menos de dos salarios mínimos.

44.5 de cada cien mexicanos en la pobreza y la miseria. Y sin prestaciones sociales, digamos, y entre otras cositas, con el servicio médico del IMSS y del ISSSTE.

Solo dos de cada diez albañiles con cobertura de salud.

32 millones de mexicanos con un salario insuficiente para cubrir las necesidades básicas.

Dos años después, la 4T puede seguir inculpando a los conservadores y a los ex presidentes priistas y panistas, y de paso, hasta tenerlos en la hoguera pública (Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox, Ernesto Zedillo y Carlos Salinas) para un juicio político y penal, si es posible.

Pero en los últimos 24 meses, la 4T deja mucho que desear. Claro, hay la posibilidad, como el góber de Veracruz, de inculpar a la pandemia…

CORREDORES: Está canijo, duro y rudo, catastrófico, que cincuenta y seis (56) millones de mexicanos estén sin recursos para comer cada día.

Uno, el jefe de familia. Dos, la esposa. Tres, los hijos. Y cuatro, los abuelos, a la deriva social. Algunos quizá con una pensión… de 3 mil pesos mensuales luego de treinta años de fajarse el lomo y la espalda en la chamba.

Solo en Veracruz, medio millón de personas hacen dos comidas al día, y mal comidas, de tan jodidas que están.

BALCONES: La vida de los niños en las regiones indígenas es terrible.

Por ejemplo, según el reporte de ONG, en las escuelas primarias de Zongolica, los niños quedan dormidos en el mesabanco, primero, por la anemia, y segundo, por la desnutrición, y tercero,

porque en términos generales, van a la escuela sin desayunar, acaso, una tortillita salpicada de frijoles y un vaso con agua, quizá un cafecito negro.

Y todos los días.

Grave, durísima serán sus vidas ahora con las clases en Internet en el tiempo del COVID, dado que en casa no tienen Internet ni tampoco televisión ni menos, Ipad o computadora.

La pandemia, exhibiendo la jodidez del país.

PASILLOS: 2 años después de la 4T el resultado es desolador. Se reduciría a la siguiente estrofa. Los pobres, más pobres. Y los ricos, más ricos.

Y de ñapa, los grandes favores a los pudientes. Desde las canonjías a las televisoras, por ejemplo, hasta el perdón judicial de Estados Unidos al ex secretario de la Defensa Nacional, cabildeado por el obradorismo, como todo parece. La DEA, en el desencanto total con el gobierno de Donald Trump.

VENTANAS: Lo más fácil habría sido presionar al INEGI para evitar la publicación de la estadística fatídica. Pero, bueno, el INEGI fue digno, honesto, honrado “a prueba de bomba”, y trascendió la jodidez del país.

Terrible, espantoso, imperdonable, cuando un pueblo carece de recursos para comer.

Más, cuando cantaletea que “por el bien de todos, primero los pobres”.

Y cuando igual, igualito que en los sexenios priistas y panistas regalan programitas sociales a la gente en la miseria en vez de garantizar un empleo estable, digno, y pagado con justicia laboral y social.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,726FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA