26.6 C
Xalapa

Barandal: Purificación moral

•Bartlet y AMLO

•Agravio a Cárdenas

ESCALERAS: Nada ha estremecido tanto a la Purificación Moral como Manuel Bartlett Díaz en la dirección de la Comisión

Federal de Electricidad.

Una mancha ennegrece su pasado como secretario de Gobernación y de Educación y gobernador en el tiempo priista

La vez aquella cuando en nombre de Miguel de la Madrid anunció que el sistema electoral se había caído.

Y que lo hizo cuando

, todo indicaba, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano iba derrotando al priista Carlos Salinas de Gortari en la carrera presidencial.

PASAMANOS: Es un pasado negro y truculento que nunca puede olvidarse. Incluso, con el que ha de cargarse como un fardo, no en la espalda, sino en las neuronas y la conciencia.

Durante muchos años, asesoró en materia política a Miguel de la Madrid en plática semanal en un Sanborns de la Ciudad de México. Luego, lo nombró titular de la SEGOB y lo alentó como aspirante presidencial con posibilidades.

Carlos Salinas lo derrotó en el camino. Se adueñó de De la Madrid.

Y todavía de ñapa, muy institucional, Bartlett se prestó al trastupije de la caída del sistema para rellenar las urnas y perfilar a Salinas como ganador.

CORREDORES: Cuauhtémoc Cárdenas era candidato de la izquierda. Con Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo, entre otros, renunciaron al PRI. Y se lanzaron por la libre.

Entre otros, Joaquín Hernández Galicia, La Quina, el dueño del sindicato petrolero, y cuyas huestes sufragaron por Cárdenas.

Salinas se indignó y hacia el diez de enero del año 1988, Fernando Gutiérrez Barrios, secretario de Gobernación, lo encarceló.

Cuestión, claro, de ajustes de cuentas entre las tribus del poder.

Pero en el caso de Bartlett, descarrilar a propósito el sistema electoral para favorecer a Salinas significó cambiar el sentido de los votos, pues todos, tirios y troyanos, estaban convencidos de que Cárdenas derrotó al candidato de De la Madrid.

BALCONES: Andrés Manuel López Obrador estuvo siempre del lado de Cuauhtémoc. El maestro. El héroe cívico. El gurú.

Y, sin embargo, muchos años después, López Obrador perdonó a Bartlett aquel agravio de su vida pública.

Con todo, incluso, que Salinas lo nombró secretario de Educación y aceptó. Y lo lanzó para gobernador de Puebla y aceptó.

López Obrador, entonces, en la más alta expresión religiosa perdonando.

PASILLOS: Todavía más: en el viaje sexenal de la 4T y la Purificación Moral, ene número de veces lo ha defendido.

Y hasta cuando los golpazos llovían como los peces y los panes, salió en su defensa.

Y cuando estallara el escándalo de uno de sus hijos como concesionario de servicios públicos, la secretaría de la Función Pública también avaló a Bartlett.

Con Miguel de la Madrid y Salinas, Bartlett cometió error histórico. Fue un gran mapache electoral. Y en contra de la izquierda. La izquierda de López Obrador.

Nunca Jesús perdonó a Judas. López Obrador ganó todas las indulgencias del mundo. Pero desde entonces, hace más de dos años, la Purificación Moral en la tablita floja.

VENTANAS: En todo caso, si mucho arrepentimiento alcanzó Bartlett en el camino al Gólgota, como decía Luis Donaldo Colosio a los priistas bajo sospecha.

–Mira, estarás conmigo en el gobierno. Pero mantente lejos.

El desencanto con el obradorismo empezó con el nombramiento de Manuel Bartlett.

Ahora se ha redoblado con la designación de Félix Salgado Macedonio como candidato de MORENA a la gubernatura de Guerrero, en medio de las denuncias por acoso sexual y ultraje, y que están sin demostrarse argumentan los Morenos.

En el fondo, morenos, rojos, azules, amarillos, etcétera, son iguales, dándose “golpes de pecho”.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,779FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA