14.7 C
Xalapa

Barandal:Matute, ¡pare esta masacre!

•Matute, ¡pare esta masacre!
•Infierno en el sur de Veracruz
•Despavorida población huyó

Luis Velázquez
04 de diciembre de 2020
ESCALERAS:
En Coatzacoalcos, el terror, el horror y el pavor. Un caso más para el policía Matute y/o para “Don Gato y su pandilla”. Un comando trepó a un autobús urbano con pasajeros. Y bajaron de la unidad a todos. Y luego, simple y llanamente, en medio de la inseguridad, la incertidumbre y la zozobra y la impunidad como valor agregado, le prendieron fuego.
Días anteriores, otros pistoleros subieron a camión urbano de pasajeros y mataron a uno delante de todos. Y en Cosoleacaque, un comerciante de Puebla fue asesinado por negarse a pagar la cuota.
El sur, el norte, el este y el oeste y el centro, en la noche más oscura de su historia como dice el arzobispo Hipólito Reyes Larios, y quien, ni modo, qué le vamos a hacer, predica en el desierto, pues ninguna autoridad desea escuchar.

PASAMANOS: El secretario de Seguridad Pública compareció en la LXV Legislatura y pronunció frase célebre, memorable, imborrable y citable. Soy un político, un político, un hombre, dijo, de resultados.
Uno de sus resultados ahí está. En Coatzacoalcos, un infierno llamado sur de Veracruz. Igual, igualito como está, claro, el resto de “la noche tibia y callada” de Agustín Lara.
Secretario Matute, tenga piedad y misericordia de los 8 millones y cacho de habitantes. ¡Apiádese! ¡Pare esta masacre! ¡Detenga el río de sangre y el olor a pólvora en Veracruz! ¡Tráigase a un comando norteamericano que haya combatido en Afganistán!

CORREDORES: En el duartazgo, entraron los malandros a Veracruz por el norte, provenientes de Tamaulipas. Entonces, se anunciaron en la tierra jarocha rafagueando un autobús de pasajeros en la carretera de Tantoyuca a Pánuco. Varios muertos, entre ellos, un bebé en manos de su señora madre.
En el sur de Veracruz, “Don Gato y su pandilla” midieron la temperatura al jefe Matute y matanza en Minatitlán con diecinueve muertos, entre ellos, un bebé, en un salón social, y masacre en Coatzacoalcos, en el antro El Caballo Blanco, con treinta muertos entre bailarinas y clientes.
Ahora, caray, los pistoleros haciendo y deshaciendo, dueños de la plaza, mostrando el puño, desafiando a las corporaciones policiacas.
Y lo peor entre lo peor, en contra de la población civil.
Caray, hacia las cuatro de la tarde del miércoles 2 de diciembre. En la avenida Quevedo, autobús de la ruta Quetzacóatl, cerrándole el paso.
Ningún miedo de los sicarios al jefe Matute.

BALCONES: Primera viñeta: los pasajeros obligados a bajar del autobús. Segunda viñeta: los pasajeros huyendo despavoridos del infierno para, digamos, salvar la vida. Tercera viñeta: los sicarios lanzando bombas incendiarias sobre la unidad para prenderle fuego. Cuarta viñeta: en medio de una impunidad atroz, incruenta, despiadada, con saña y barbarie. “Aquí, mandamos nosotros” dirían a tono con la frase célebre de la Fiscal General cuando tomara posesión. “Aquí mando yo”. Cada quien, entonces, con sus parcelas de poder.

PASILLOS: El primer avisito fue la matanza en el antro “El caballo blanco”. Ahora, el autobús incendiado, frente al ex antro Las Iguanas. La unidad, reducida a cenizas. Las cenizas sociales de Coatzacoalcos. El Waterloo del general Matute.
De ñapa, los malosos dejaron las famosas narco/cartulinas.
En el fondo, que las extorsiones. Que el cobro de derecho de piso. Que los comerciantes y empresarios negándose. Que el ajuste de cuentas.
Bamba violenta y caliente. Los días y las noches, un infierno. El Estado de Derecho relevado por el Estado Delincuencial. ¡Ay, la 4T!

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,726FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA