22.6 C
Xalapa

Barandal:Vivir asombrado

•Los días aburridos

•Nadie sorprende

Luis Velázquez

24 de noviembre de 2020

ESCALERAS: El filósofo del barrio dice que únicamente puede vivirse con plenitud cuando cada día se va renovando la capacidad de asombro.

Y el si el viejo filósofo, tan filoso, tiene razón, entonces, la vida se ha vuelto demasiado aburrida.

Por ejemplo:

Ningún político ni funcionario público sorprende a la población con un hecho de gobierno, con resultados sociales fuera de sí.

Acaso, quizá, la sorpresa consistiría en que todos los días unas tribus partidistas a otras “se dan hasta por debajo de la lengua”, pero la política se reduce a un chismerío de patio de vecindad, molino de nixtamal y salón de belleza.

PASAMANOS: En el periodismo, dicen quienes saben, también ha de sorprenderse al lector en cada nueva edición.

Y si el ciudadano lee y escucha los noticieros de cada día, ninguno, vaya, sorprende por una noticia sensacional bien documentada, fuera de serie. “Un campanazo” le llamaba don Julio Scherer García. “Una exclusivazazazazaza” exclamaba festivo.

Peor, porque de acuerdo con el historiador del barrio, cada año las noticias se repiten. Son las mismas. Guerras, rebatinga por el poder, intrigas, calumnias, muertos, feminicidios, etcétera. Lo único que cambian son los nombres de las personas y los lugares, acaso las circunstancias, pero ningún trabajador de la información sorprende al lector.

CORREDORES: Tampoco los profesores deslumbran a los alumnos en el salón de clases.

Quizá, en el tiempo del coronavirus, con clases en línea, habrían maravillado a los estudiantes porque les encargan mucha, demasiada, excesiva tarea, primero.

Segundo, para entregarse el mismo día hacia las doce de la noche, a más tardar.

Y tercero, porque los maestros repiten como chachalacas el libro de texto gratuito, pero sin poner su sabor, su sello original.

BALCONES: Con todo, quizá la tribu de MORENA ejerciendo el poder político en el palacio de Xalapa ha sorprendido a una parte de la población.

Por ejemplo, vaya sorpresa que para el góber de la 4T la más elevada filosofía social del sexenio consiste en tomar el machete para cortar el monte en lotes baldíos oficiales.

Y poner un tianguis de higos, mangos y pambazos para levantar la economía de las familias productoras.

Y en culpar al coronavirus de las observaciones formuladas por la Auditoría Superior de la Federación por un monto de 4 mil 200 millones de pesos.

PASILLOS: En los meses de confinamiento que corren alucinaron las taiboleras con el table-dance a domicilio, incluido el servicio sexual, previa satinización del lugar de los hechos.

Sorprendieron más los meseros con la mano tendida pidiendo limosna en la vía pública debido a la creciente recesión que padecemos.

Sorprendieron los mariachis desempleados llevando serenata a uno que otro presidente municipal solicitando una oportunidad laboral.

Sorprendió, claro, el diputado local de MORENA, Magdaleno Rosales Torres, con la fiesta de quince años para su hijita y que según las redes sociales ha registrado un par de muertos y tres personas contagiadas asistentes al pachangón.

VENTANAS: Vivir asombrados cada día, cada semana, significa un combustible energético de primer nivel, digamos, como cuando “los viajes espaciales convirtieron a la población del mundo en unos niños” como escribiera Ray Bradbury en “Las crónicas marcianas”.

Algún día, cuando la primera pareja de recién casados vaya al planeta Marte de luna de miel también quedaremos atónitos.

Pero mientras, caray, políticos, funcionarios públicos, reporteros, etcétera, incumplimos la tarea de sorprender a la población.

Ojalá que cada quien en casa pudiera sorprender a los suyos de vez en vez para quitar a todos el aburrimiento, el hastío y el fastidio.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,241FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA