13.5 C
Xalapa

Contracrónica

*Un priista a Morena 

*Los magos del Congreso Local 

*Andrea Yunes a Morena vía PVEM 

El exdiputado local del PRI y empresario transportista, Manuel Castelán Crivelli -hermano del alcalde de Ixtaczoquitlán, Miguel Ángel- ya tocó las puertas en Morena para ser contemplado como posible candidato a la alcaldía de Orizaba. 

Manuel Castelan ya palpó de primera mano el rechazo que ha tenido del actual alcalde con licencia, Igor Roji y del exalcalde, Juan Manuel Diez Francos quienes le han bloqueado el acceso a las bases priistas y municipales de la región de Orizaba. Por dos razones, Diez Francos busca de nuevo ser presidente municipal del Pueblo Mágico y Roji busca ser diputado federal apoyado por su gran amigo Diez.

Así que la región entrará en completa efervescencia política y delincuencial luego de que los elementos de la Policía Municipal serán sometidos a exámenes de confiabilidad por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) tras la emboscada y muerte de tres policías estatales muy cerca del Servicio Médico Forense.

El único “frijol negro” que tendrá en contra Manuel Castelán, será su hermano incómodo, Miguel Ángel quien en su alcaldía panista-perredista, forjó una gran amistad -y probablemente negocios- con el diputado federal panista, Carlos Valenzuela -hijo putativo político de Miguel Ángel Yunes Linares- y con la loza pesada que carga, pues en Ixtaczoquitlán, familiares de desaparecidos lo señalan de ser omiso ante la desaparición forzada de diez personas -siete de ellos comerciantes- en octubre del 2019.

Mientras Morena aplica la de “nos reservamos el derecho de admisión” y evalúa pros y contra de Manuel Castelan, otro expanista y empresario, Alejandro Zairick Morante podría irse a Morena como suplente de Castelán, según lo han filtrado, operadores políticos de la Cuarta Transformación afines al hoy delegado, Esteban Ramírez Zepeta. 

Sin justificar más de cien millones 

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) llegó con la espada desenvainada en Veracruz. En la solicitud de aclaración (2019-A-30000-19-1286-03-002), el ente fiscalizador del Congreso de la Unión -se entendería que afín al gobierno federal en turno y a la cuarta transformación- solicita que el Gobierno del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave aclare y proporcione la documentación adicional justificativa y comprobatoria de nada más y nada menos, 118 millones, 147 mil, 394 pesos ejercidos por el Congreso Local y en el cual no se presentó la documentación justificativa y comprobatoria del gasto.

Una cantidad alta, desproporcionada y ajena a cualquier inconsistencia o error de dedo, pues se supone que la Casa del Pueblo de los veracruzanos ejerció en dicho año 776 millones, 116 mil con cien pesos; razón por la cual y a ojos de buen cubero, la Dirección Administrativa del Congreso Local ha sido “incapaz” de explicar, solventar y resarcir casi dos de cada diez pesos que fueron ejecutados, gastados y ejercidos por nuestros cincuenta diputados locales.

El escándalo podría ir creciendo, sobre todo si se toma en cuenta que al interior del Congreso Local ya se habían señalado por corrupción, por parte de los propios diputados locales de Morena -partido en el poder-, como el propio Magdaleno Rosales, quien habría acusado que había empresas de funcionarios legislativos facturando al interior, empresas fachadas propiedad de otros funcionarios estatales.

Círculo de camaleones 

En este circo político, en donde el trapecismo es uno de los deportes preferidos de nuestros servidores públicos. Continúan los enjuagues, enroques, cambios de camiseta entre los 14 partidos políticos de Veracruz, como si se tratara del mismísimo draff del Fútbol Mexicano.

Así, cuando Tony Cruz Hermida, alcalde priista de Ignacio de la Llave tenía todo fraguado para ser candidato a diputado local por ese distrito, pero bajo las siglas de Morena-PVEM-PT de repente se hecho para atrás.

Recordó que en su pueblo todos votan PRI, se acordó que sus compañeros de partido muchos “trapitos al sol” le saben y para no andar jugando con fuego, se bajó del barco de cualquier aspiración política.

En dicha coyuntura política electoral y a sabiendas que, en dicha región, Morena no tiene cuadros políticos, el Partido del Trabajo no existe por aquella zona netamente campesina y ganadera, el Partido Verde Ecologista de México “levantó la mano” y presentó una alternativa, para por un lado, Morena obtenga un escaño seguro, y para otra lanzarse un guiño a una de sus actuales diputadas locales.

Andrea Yunes, actual diputada local plurinominal por el PVEM-PRI e hija del diputado federal priista, Héctor Yunes podría ser postulada como candidata por el principio de mayoría relativa en esta demarcación que incluye Boca del Río, Tlalixcoyan, Alvarado, Acula e Ignacio de la Llave. 

Los morenos del palacio no la ven con malos ojos, los expriistas que jalan con Andrea tampoco, pues en automático entraría a un proceso de reelección, el PVEM luciría encantado, solo falta que ver que dice el papá de Andrea Yunes. 

@zavaleta_noeper 

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,798FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA